Úni­ca sa­li­da: Jimmy Mo­ra­les sin an­te­jui­cio

Prensa Libre - - OPINIÓN - Juan Car­los Lemus @juan­le­mus9

Vol­ve­rán a in­ten­tar­lo y fra­ca­sa­rán de nue­vo, por­que la lu­cha con­tra la im­pu­ni­dad es más in­te­li­gen­te. ¿Qué si­gue? El cri­men no duer­me. Tra­ba­ja 24 ho­ras al día y po­see mu­cho di­ne­ro. Lo su­yo es la as­tu­cia, se man­tie­ne idean­do for­mas de re­ge­ne­rar ca­da ten­tácu­lo que le cor­tan. Bas­tan­te ca­lla­do ha­bía es­ta­do, y de pron­to, un do­min­go, al des­per­tar nos en­te­ra­mos de que Jimmy Mo­ra­les ha­bía in­ten­ta­do echar por la puer­ta de atrás al Co­mi­sio­na­do Iván Ve­lás­quez. Ese cua­dro es del go­bierno tra­tan­do de des­truir to­dos los pro­ce­sos ju­di­cia­les de al­to im­pac­to.

Los acon­te­ci­mien­tos que si­guie­ron a su fa­lli­do in­ten­to, crea­ron tal caos que se ha­ce di­fí­cil des­cri­bir­los. Hay en las de­cla­ra­cio­nes de los fun­cio­na­rios una mez­cla de ri­di­cu­lez y pe­li­gro­si­dad. Nues­tra his­to­ria ha si­do com­ple­ja, pe­ro es­ta vez es su­rreal. Nos go­bier­na un chis­te con­ta­do por fa­ná­ti­cos de la muer­te y de la Bi­blia co­mo he­rra­mien­ta de so­me­ti­mien­to al po­der os­cu­ro, ma­ni­pu­la­dor, co­rrup­to. Son ellos quie­nes han po­la­ri­za­do con la can­ción del ex­tran­je­ro que nos ha po­la­ri­za­do. El cri­men se ins­ta­la en las ofi­ci­nas de go­bierno, en cár­ce­les, juz­ga­dos, cortes, en el Con­gre­so. Des­de allí ar­ti­cu­la el nue­vo gol­pe, pe­ro re­ci­bi­rán otro re­vés. Y otro.

Con es­te caos se agru­pa­ron fun­cio­na­rios acu­sa­dos de va­rios de­li­tos, dipu­tados que tie­nen so­li­ci­tu­des de re­ti­ro de an­te­jui­cio o que ya lo per­die­ron, al­cal­des con de­man­das ante el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, go­ber­na­do­res, Jo­viel Ace­ve­do, Ot­to Pérez, el Ta­que­ro, es de­cir, gen­te res­pe­ta­ble in­jus­ta­men­te per­se­gui­da. Esa con­fluen­cia, pla­ni­fi­ca­da, ce­rró fi­las al­re­de­dor del fan­to­che be­ne­fac­tor, pe­se a que fue in­ca­paz de eje­cu­tar ade­cua­da­men­te la or­den. Mo­ra­les fra­ca­só. Pa­re­cía tan fá­cil. So­lo te­nía que fir­mar y en­viar la no­ta al Co­mi­sio­na­do Ve­lás­quez pa­ra que fue­ra ex­pul­sa­do de in­me­dia­to. Una ho­ra des­pués, so­bre su ca­be­za de presidente pa­sa­ría vo­lan­do el avión que lle­va­ría a Ve­lás­quez a otro país, o un he­li­cóp­te­ro a la fron­te­ra. Se fro­ta­ría las ma­nos, un tra­go gar­ga­rea­do en el gaz­na­te le avi­va­ría esa ri­si­ta de bu­fón, y or­de­na­ría que fue­ra di­fun­di­do el pri­mer vi­deo pre­gra­ba­do en el que —hi­pó­cri­ta­men­te com­pun­gi­do— ex­pre­sa­ría: “He to­ma­do la di­fí­cil de­ci­sión de de­cla­rar non gra­to al se­ñor Iván Ve­lás­quez…”

Sa­bía —sa­bían— que ha­bría reac­cio­nes en su con­tra. Pe­ro es más fá­cil ha­cer cuen­tas de lo acon­te­ci­do que cálcu­los so­bre lo que po­dría su­ce­der. Qui­so ser más as­tu­to que Ot­to Pérez, quien al ver­se obli­ga­do a con­ti­nuar con el man­da­to de la Cicig e Iván Ve­lás­quez, con­fió en su in­te­li­gen­cia, su di­ne­ro pa­ra de­fen­der­se y sus con­tac­tos. Y tam­bién fra­ca­só. Mo­ra­les, en cam­bio, sa­be que es­tá en el po­der gra­cias al fi­nan­cia­mien­to elec­to­ral ilí­ci­to y que le sa­le más ba­ra­to pelear aho­ra que des­de la cár­cel cuan­do los lo­bos que le ro­dean lo ha­yan trai­cio­na­do. Tam­bién fra­ca­só. Y se­gui­rá —se­gui­rán— tra­tan­do y fra­ca­san­do. El MP y la Cicig van des­pa­cio, se­gu­ros, gol­pean don­de se de­be y por eso go­zan del apo­yo de la po­bla­ción, de la co­mu­ni­dad internacional y de los jue­ces, ma­gis­tra­dos y po­cos dipu­tados que han da­do mues­tras de no es­tar dis­pues­tos a ama­man­tar la co­rrup­ción.

El Ca­cif su­gi­rió a Mo­ra­les di­ri­mir sus di­fe­ren­cias con Ve­lás­quez. ¿Cuá­les di­fe­ren­cias con Iván? Es irra­cio­nal mi­ni­mi­zar la co­rrup­ción na­cio­nal a un lío per­so­nal. ¿Por qué pe­dir que con­ver­sen el la­drón y el po­li­cía? La úni­ca so­lu­ción es que Mo­ra­les sea des­po­ja­do de su de­re­cho de an­te­jui­cio pa­ra que sea in­ves­ti­ga­do por el de­li­to de fi­nan­cia­mien­to ilí­ci­to que lo lle­vó a la pre­si­den­cia. Ma­ña­na, la CSJ dic­ta­mi­na­rá so­bre tres de cua­tro so­li­ci­tu­des de re­ti­rar­le ese pri­vi­le­gio que blin­da a los co­rrup­tos.

¿Cuál es el in­te­rés del Ca­cif al de­cir que es un pro­ble­ma en­tre per­so­nas que de­ben di­ri­mir sus di­fe­ren­cias?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.