Ne­ce­sa­rio re­le­vo en la al­cal­día de la ca­pi­tal

Prensa Libre - - OPINIÓN - Antonio Mos­que­ra http://re­gis­troa­ka­si­co.word­press.com

El se­ñor Álvaro Ar­zú Irigoyen, al­cal­de de la ciu­dad, pa­de­ce un fuer­te de­te­rio­ro de sus fa­cul­ta­des men­ta­les. La pru­den­cia acon­se­ja apar­tar­lo del car­go pa­ra que bus­que asis­ten­cia es­pe­cia­li­za­da, an­tes de que se pro­duz­ca una si­tua­ción más pe­li­gro­sa. Sus in­so­len­cias reite­ra­das no son ex­pre­sio­nes de una per­so­na­li­dad ex­tra­va­gan­te, sino ma­ni­fes­ta­cio­nes del agra­va­mien­to de un pa­de­ci­mien­to de­ge­ne­ra­ti­vo que pue­de ocu­rrir en cual­quier per­so­na, de­bi­do a la edad.

En me­dio de la cri­sis, rea­li­za un nue­vo des­plan­te don­de nue­va­men­te lla­ma a la vio­len­cia. Cuan­do más ne­ce­si­dad se tie­ne de templanza y mo­de­ra­ción; con des­ca­ro se ex­pre­sa con una in­so­len­cia re­pu­dia­ble. Pa­ra la ma­yo­ría, los mi­les de muer­tos del en­fren­ta­mien­to ar­ma­do del si­glo pa­sa­do mue­ven a la con­vic­ción de evi­tar un nue­vo de­san­gra­mien­to. Re­ini­ciar la gue­rra ci­vil no es un chis­te.

En es­tos años se ha in­sis­ti­do en que los ali­nea­mien­tos po­lí­ti­co mi­li­ta­res ya no exis­ten ni ex­pli­can el ac­tuar cí­vi­co. Los acuer­dos de paz di­vul­gan la jus­ti­cia de pe­ti­cio­nes y ac­cio­nes; por lo tan­to, los par­ti­da­rios de esas de­man­das es­tán im­pe­di­dos de usar me­dios vio­len­tos pa­ra con­cre­tar­las, o ser re­pri­mi­dos por im­pul­sar­las.

Ob­vio, su­ce­den desacuer­dos so­bre el al­can­ce de los pro­gra­mas de go­bierno, me­di­das ad­mi­nis­tra­ti­vas y ac­cio­nes de di­ver­sos ac­to­res so­cia­les. Pue­den acae­cer ex­ce­sos, tan­to en la de­man­da co­mo en la de­fen­sa de si­tua­cio­nes con­tro­ver­sia­les.

La Po­li­cía Na­cio­nal Ci­vil de­be ac­tuar pa­ra ase­gu­rar el ré­gi­men de le­ga­li­dad. De­be asu­mir una ac­ti­tud pre­ven­ti­va pa­ra evi­tar una in­ter­ven­ción de fuerza. Pro­ce­de­rá obli­ga­to­ria­men­te, si se que­bran­ta la paz. Las pen­den­cias se re­sol­ve­rán so­bre la ba­se de los dic­ta­dos de ley. Con res­pe­to tan­to a los de­re­chos ad­qui­ri­dos que en ca­so de mo­di­fi­ca­ción su­po­nen in­dem­ni­zar cual­quier me­nos­ca­bo, co­mo evi­tar el uso de me­dios des­pro­por­cio­na­dos. Los tri­bu­na­les de jus­ti­cia di­ri­mi­rán, re­sol­ve­rán las con­tro­ver­sias y se res­pe­ta­rán las sen­ten­cias por to­dos.

Una gue­rra pue­de ter­mi­nar con una victoria ab­so­lu­ta o por una ne­go­cia­ción que es­ta­ble­ce la paz. Un acuer­do en­tre los con­ten­dien­tes se ex­pli­ca por­que la ma­yo­ría es­tá har­ta de la vio­len­cia. Acep­ta mo­de­rar sus pun­tos de vis­ta pa­ra evi­tar ma­yo­res ma­les. Siem­pre que­da­rán gru­pos irre­den­tos que bus­quen agra­var los con­flic­tos pa­ra que ad­quie­ran un ca­rác­ter bé­li­co. Úni­ca­men­te la to­le­ran­cia po­lí­ti­ca com­bi­na­da con ape­go a la ley, por par­te de la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos, pue­de evi­tar ese agra­va­mien­to.

En el li­ti­gio so­bre la presencia o cam­bio del co­mi­sio­na­do de la Cicig, que ha­brá de re­sol­ver­se con una ne­go­cia­ción con Na­cio­nes Uni­das, se mos­tró la erup­ción de pa­sio­nes pe­ren­to­rias. La po­si­ción del presidente ha si­do apre­su­ra­da pe­ro es­tá en­fo­ca­da en su pre­ten­sión. Otros es­tán en­fo­ca­dos en avan­zar la des­ti­tu­ción del presidente. No se apre­cia a in­di­vi­duo al­guno pre­pa­ran­do a sus par­ti­da­rios pa­ra asu­mir me­dios ar­ma­dos que re­suel­van la pen­den­cia.

Con­tras­ta la ac­ti­tud del al­cal­de de la ca­pi­tal, que lla­ma a la gue­rra. Sus ad­lá­te­res, pa­ra man­te­ner pri­vi­le­gios, qui­sie­ron sua­vi­zar la de­cla­ra­ción, in­di­can­do que era gue­rra con­tra la ba­su­ra, lo que no de­ja de te­ner un sig­ni­fi­ca­do in­cons­cien­te. Per­pe­tuar­lo en el pues­to bus­ca sos­te­ner una ad­mi­nis­tra­ción edi­li­cia que ha he­cho uso ex­ten­si­vo de los re­cur­sos fi­nan­cie­ros ca­pri­cho­sa­men­te y que de­be ser au­di­ta­da.

El re­ti­ro de las fun­cio­nes de la al­cal­día sig­ni­fi­ca pa­ra Ar­zú mi­ni­mi­zar sus úl­ti­mas des­ver­güen­zas pa­ra que sea re­cor­da­do co­mo el go­ber­nan­te que por en­ci­ma de una opo­si­ción con pe­so po­lí­ti­co se de­ci­dió a con­cre­tar la paz. Sus cer­ca­nos y ami­gos no de­bie­ran es­pe­rar a que sal­ga en­lo­da­do.

La des­fa­cha­tez se in­cre­men­ta con dis­pa­ra­ta­dos ata­ques a la re­so­lu­ción ci­vi­li­za­da de con­tro­ver­sias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.