MP INDAGA FON­DOS DE OTROS 8 PAR­TI­DOS

Agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas no re­por­ta­ron al TSE ori­gen de fi­nan­cia­mien­to por más de US$10 mil en cam­pa­ña de 2015

Prensa Libre - - Portada - Por Ma­nuel Her­nán­dez Ma­yén md­her­nan­dez@pren­sa­li­bre.com.gt

En ocho agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas que par­ti­ci­pa­ron en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 2015, el Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral (TSE) ha en­con­tra­do in­di­cios de que re­ci­bie­ron mon­tos su­pe­rio­res a los US$10 mil —unos Q75 mil— sin la de­cla­ra­ción ju­ra­da co­rres­pon­dien­te del ori­gen de los fon­dos, co­mo lo ordena la Ley. Otras no re­por­tan el ori­gen del di­ne­ro uti­li­za­do el día de las elec­cio­nes y pu­die­ron ha­ber re­ci­bi­do fi­nan­cia­mien­to anó­ni­mo. Hu­bo par­ti­dos que pre­sen­ta­ron ex­cu­sas pa­ra no ser au­di­ta­dos.

La Fis­ca­lía de De­li­tos Elec­to­ra­les del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co in­ves­ti­ga a las ocho agru­pa­cio­nes, lue­go de que el TSE pre­sen­tó las de­nun­cias co­rres­pon­dien­tes por los re­sul­ta­dos de las au­di­to­rías prac­ti­ca­das.

Los par­ti­dos Unio­nis­ta, Fuer­za, Bie­nes­tar Na­cio­nal, Mo­vi­mien­to Wi­naq, Mo­vi­mien­to Re­for­ma­dor, Uni­dos, Pro­duc­ti­vi­dad y Tra­ba­jo y Mi País son ob­je­to de esa in­ves­ti­ga­ción.

Es­tas agru­pa­cio­nes se su­man a las in­ves­ti­ga­cio­nes en cur­so, acu­sa­cio­nes y so­li­ci­tu­des de an­te­jui­cio em­pren­di­das por el MP y la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (Cicig) en con­tra de la UNE, Lí­der y FCN-Na­ción, hace unas se­ma­nas.

“Se ha da­do un fe­nó­meno en el que las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas, por cos­tum­bre, por un mar­co le­gal un po­co la­xo o por­que las ins­ti­tu­cio­nes no te­nían ma­yo­res re­qui­si­tos, es­ta­ble­cie­ron una se­rie de me­ca­nis­mos pa­ra po­der bur­lar la le­gis­la­ción elec­to­ral y, pro­ba­ble­men­te, en al­gu­nos ca­sos, no so­lo la Elec­to­ral”, di­jo la pre­si­den­ta del TSE, Ma­ría Eugenia Mi­jan­gos.

SIN RES­PON­DER

Se in­ten­tó ob­te­ner la res­pues­ta de Ro­lan­do To­rres, se­cre­ta­rio ge­ne- ral del par­ti­do Uni­dos, pe­ro Pa­me­la Men­do­za, una de sus se­cre­ta­rias, in­di­có que le fue im­po­si­ble co­mu­ni­car­se con él por­que se en­con­tra­ba de gi­ra en la pro­vin­cia.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do Pro­duc­ti­vi­dad y Tra­ba­jo di­jo que de­vol­ve­ría la lla­ma­da pa­ra dar a co­no­cer su pos­tu­ra, pe­ro no lo hi­zo.

Tam­po­co fue po­si­ble co­mu­ni­car­se con Fi­del Re­yes Lee, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do Bie­nes­tar Na­cio­nal (Bien), y con Mau­ri­cio Rad­ford, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Fuer­za.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Mi País, Al­fre­do Rab­bé Te­ja­da, quien tam­bién es­tá li­ga­do a un pro­ce­so pe­nal por pla­zas fan­tas­ma en el Con­gre­so, no fue lo­ca­li­za­do.

EL PE­CA­DO DE LA DE­MO­CRA­CIA

El je­fe de la Cicig, Iván Ve­lás­quez, al mo­men­to de dar a co­no­cer el fi­nan­cia­mien­to elec­to­ral ilí­ci­to de la Uni­dad Na­cio­nal de la Es­pe­ran­za (UNE) y de Li­ber­tad De­mo­crá­ti­ca Re­no­va­da (Lí­der), hace unos días, re­sal­tó que es po­si­ble afir­mar con to­tal con­tun­den­cia que es­te es “el pe­ca­do ori­gi­nal de la de­mo­cra­cia gua­te­mal­te­ca”. “Es la puer­ta de en­tra­da al círcu­lo vi­cio­so de la co­rrup­ción”, a la sus­ti­tu­ción del bien co­mún por in­tere­ses sec­to­ria­les y a la per­pe­tua­ción de la vie­ja cla­se po­lí­ti­ca en el ejer­ci­cio del po­der.

El in­for­me so­bre el fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca pre­sen­ta­do por la Cicig en ju­lio del 2015 mues­tra có­mo fun­cio­nan las re­des po­lí­ti­co-eco­nó­mi­cas.

Ru­bén Hidalgo, del Ins­ti­tu­to Cen­troa­me­ri­cano de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos (In­cep), se­ña­ló que en las úl­ti­mas dé­ca­das los par­ti­dos han per­di­do la ca­pa­ci­dad de es­ta­ble­cer pro­yec­tos po­lí­ti­cos a tra­vés de pla­ta­for­mas que les per­mi­tan el acer­ca­mien­to con la po­bla­ción, y en ba­se a ese tra­ba­jo con­ver­tir­se en la me­jor op­ción elec­to­ral pa­ra el ciu­da­dano.

“Al ca­re­cer los par­ti­dos de una pla­ta­for­ma pro­gra­má­ti­ca, han

sus­ti­tui­do la pro­pues­ta y el tra­ba­jo po­lí­ti­co por la seducción, la com­pra o el con­di­cio­na­mien­to eco­nó­mi­co del vo­tan­te, y lo han ter­mi­na­do de for­ta­le­cer a tra­vés de la ex­ce­si­va uti­li­za­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra ha­cer su már­que­tin po­lí­ti­co, va­cío de cual­quier men­sa­je”, ex­pli­có Hidalgo.

El po­li­tó­lo­go sos­tie­ne que “el te­ner que ofre­cer­le a la po­bla­ción re­ga­los pa­ra que asis­ta a los mí­ti­nes, com­prar can­di­da­tos, com­prar ac­ce­so a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y pro­mo­ver una gran cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca ha he­cho que los par­ti­dos pri­vi­le­gien el lle­var fon­dos a sus ins­ti­tu­cio­nes. Ellos cons­tru­ye­ron la ló­gi­ca de que en­tre más di­ne­ro, más po­si­bi­li­da­des pa­ra ga­nar tie­nen”.

Con­si­de­ra que los par­ti­dos de­ja­ron de au­to­fis­ca­li­zar­se, ya sea por ig­no­ran­cia o por prác­ti­ca ya ins­trui­da. No les im­por­ta de dón­de ven­gan los fon­dos, sim­ple­men­te los ob­tie­nen pa­ra ga­ran­ti­zar­se de al­gu­na ma­ne­ra ser una ins­ti­tu­ción elec­to­ral com­pe­ti­ti­va que pue­da con­se­guir es­pa­cios po­lí­ti­cos.

“Se vino a mer­can­ti­li­zar a la po­lí­ti­ca y por eso los par­ti­dos sa­len a com­prar can­di­da­tos a los de­par­ta­men­tos, ca­ci­ques, due­ños de gran­des em­pre­sas, y por ahí van de la mano las cons­truc­to­ras. Es un be­ne­fi­cio en do­ble vía: si le doy la opor­tu­ni­dad de ser au­to­ri­dad elec­ta a un due­ño de una cons­truc­to­ra, es una in­ver­sión a cor­to pla­zo”, opi­na.

DI­NE­RO MAN­DA

El pre­si­den­te de Ac­ción Ciu­da­da­na, Man­fre­do Ma­rro­quín, in­di­có que el fi­nan­cia­mien­to anó­ni­mo e ilí­ci­to se con­vir­tió en una fuen­te y un vehícu­lo pa­ra in­fluir y mol­dear las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas a los in­tere­ses de los fi­nan­cis­tas.

“La ma­yo­ría de par­ti­dos po­lí­ti­cos se cons­tru­ye­ron en ba­se al di­ne­ro no re­por­ta­do y de fuen­tes des­co­no­ci­das. Es­to lle­vó a que la po­lí­ti­ca par­ti­dis­ta se con­vir­tie­ra en un mer­ca­do ne­gro de fa­vo­res e in­tere­ses, has­ta lle­gar a la coop­ta­ción de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas del Es­ta­do, que a su vez usa­ron el pre­su­pues­to pú­bli­co pa­ra se­guir ali­men­tan­do el sis­te­ma per­ver­so y mafioso”, afir­mó Ma­rro­quín.

PRE­SI­DEN­TE DE­PEN­DE DE CSJ

El ex­per­to en trans­pa­ren­cia ase­gu­ró que el par­ti­do FCN-Na­ción, pe­se a ser una agru­pa­ción nue­va, adop­tó las prác­ti­cas de la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal.

La Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia co­no­ce­rá es­te lu­nes tres de las so­li­ci­tu­des de an­te­jui­cio plan­tea­das en con­tra del pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les. El pro­ce­so se desa­rro­lla­rá en me­dio de una cri­sis de Es­ta­do por la de­ci­sión de es­te de de­cla­rar no gra­to a Iván Ve­lás­quez.

Uno de los ex­pe­dien­tes de an­te­jui­cio fue pre­sen­ta­do por la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, que acu­san a Mo­ra­les por el de­li­to de fi­nan­cia­mien­to elec­to­ral ilí­ci­to du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral de 2015, cuan­do ga­nó la elec­ción pre­si­den­cial co­mo can­di­da­to del par­ti­do Fren­te de Con­ver­gen­cia Na­cio­nal (FCN-Na­ción), del cual era se­cre­ta­rio ge­ne­ral.

Los otros dos ex­pe­dien­tes son los plan­tea­dos por los ciu­da­da­nos Ale­jan­dro Bal­sells, Eleo­no­ra Mu­ra­lles, Elvyn Díaz y Ga­briel Wer, quie­nes se­ña­lan al man­da­ta­rio de obs­truc­ción a la jus­ti­cia y abu­so de au­to­ri­dad al ha­ber in­ten­ta­do de­cla­rar no gra­to al je­fe de la Cicig y ex­pul­sar­lo de Gua­te­ma­la. El otro es de Ac­ción Ciu­da­da­na, por los mis­mos de­li­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.