Al­za in­jus­ti­fi­ca­da en com­bus­ti­bles en to­do el país

El MEM y la PDH in­di­can que au­men­tos son des­pro­por­cio­na­dos, aun­que im­por­ta­do­res ar­gu­men­tan que se de­ben al cie­rre de re­fi­ne­rías en EE. UU., re­sul­ta­do del im­pac­to del hu­ra­cán Har­vey.

Prensa Libre - - Portada - Por Ro­sa Ma­ría Bo­la­ños, Car­los Ven­tu­ra y Eduar­do Sam ac­tua­li­dad@pren­sa­li­bre.com.gt

Los au­to­mo­vi­lis­tas, tan­to en la pro­vin­cia co­mo en la ca­pi­tal, re­cha­zan el au­men­to en los com­bus­ti­bles y exi­gen a las au­to­ri­da­des que ac­túen pa­ra evi­tar el al­za, que ya es ca­ta­lo­ga­da co­mo in­jus­ti­fi­ca­da por el Mi­nis­te­rio de Ener­gía y Mi­nas (MEM) y la Pro­cu­ra­du­ría de De­re­chos Hu­ma­nos (PDH).

En Quet­zal­te­nan­go, au­to­mo­vi­lis­tas, fle­te­ros, ta­xis­tas y ve­ci­nos de la ca­be­ce­ra ase­gu­ran que es un du­ro gol­pe pa­ra la eco­no­mía fa­mi­liar por­que aho­ra tie­nen que pa­gar has­ta Q1.50 más por ga­lón de com­bus­ti­ble.

El pi­lo­to Martín Rodríguez afir­mó que el in­cre­men­to afec­ta su pre­su­pues­to y que no se es­pe­ra­ba que los de­ri­va­dos del pe­tró­leo re­gis­tra­ran ese in­cre­men­to in­jus­to, cuan­do la eco­no­mía es­tá mal en el país.

El ta­xis­ta Raúl López opi­na que no hay mo­ti­vo pa­ra un au­men­to en la ga­so­li­na y me­nos cuan­do las ca­rre­te­ras no re­fle­jan in­ver­sión del im­pues­to que se pa­ga por el dié­sel.

“Es una bar­ba­ri­dad lo que ha­cen. ¡Có­mo le van a su­bir, si ni si­quie­ra hay ca­rre­te­ras bue­nas con los im­pues­tos que he­mos pa­ga­do an­tes! Es­to es un ro­bo y hay que ave­ri­guar el por­qué del au­men­to”, re­cla­mó.

Por ca­da ga­lón de com­bus­ti­ble los usua­rios pa­gan im­pues­to de dis­tri­bu­ción de de­ri­va­dos del pe­tró­leo. Por ga­so­li­na su­pe­rior, Q4.70; re­gu­lar, Q4.60; de avia­ción, Q4.70; y por dié­sel y gas oil, Q1, se­gún el de­cre­to 38-92.

LOS PRE­CIOS

En una se­ma­na, se­gún En­ri­que Me­lén­dez, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la la Aso­cia­ción Gua­te­mal­te­ca de Ex­pen­de­do­res de Ga­so­li­na (Ageg), se han re­gis­tra­do dos al­zas.

La pri­me­ra, el 28 de agos­to, y la se­gun­da, el 1 de sep­tiem­bre.

Las ga­so­li­nas acu­mu­lan un au­men­to de Q2.50 por ga­lón, mien­tras que el dié­sel subió has­ta Q1.10. Los in­cre­men­tos va­rían se­gún la es­ta­ción de ser­vi­cio, el mu­ni­ci­pio o el de­par­ta­men­to.

El MEM pu­bli­có el 1 de sep­tiem­bre los pre­cios de re­fe­ren­cia al con­su­mi­dor pa­ra la Ciu­dad de Gua­te­ma­la, en au­to­ser­vi­cio, e in­di­có que el ga­lón de ga­so­li­na su­pe­rior de­be cos­tar Q23.50; la re­gu­lar, Q22.20; y el dié­sel, Q18.20.

El mo­ni­to­reo que hi­zo ese día esa de­pen­den­cia re­gis­tra pre­cios de Q24.90, Q23.69 y Q18.19 por ga­lón.

Sin em­bar­go, en al­gu­nas ga­so­li­ne­ras que Pren­sa Li­bre re­co­rrió el vier­nes úl­ti­mo el pre­cio de la ga­so­li­na ha­bía au­men­to ca­si Q3 por ga­lón res­pec­to del pre­cio de re­fe­ren­cia en la su­pe­rior y re­gu­lar. La pri­me­ra cos­ta­ba Q26.09, y en el dié­sel la di­fe­ren­cia era de Q1.10 con la co­ti­za­ción de re­fe­ren­cia.

En Quet­zal­te­nan­go los pre­cios se re­por­ta­ron más al­tos, in­for­mó el corresponsal de Pren­sa Li­bre.

El MEM y la PDH afir­ma­ron que no ava­lan esos pre­cios por­que son injustificados.

El Mi­nis­te­rio ca­li­fi­có el au­men­to co­mo “des­pro­por­cio­na­do” y la PDH le so­li­ci­tó re­for­zar la ve­ri­fi­ca­ción que se efec­túa con el plan cen­ti­ne­la de los pre­cios, la can­ti­dad y la ca­li­dad de los com­bus­ti­bles.

Esas ins­ti­tu­cio­nes y la Di­rec­ción de Aten­ción al Con­su­mi­dor (Dia­co) in­te­gra­ron una me­sa téc­ni­ca in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal e in­vi­ta­ron a las au­to­ri­da­des de las com­pa­ñías im­por­ta­do­ras de com­bus­ti­bles a ex­pli­car las cau­sas de esos in­cre­men­tos. Has­ta aho­ra no se han re­ci­bi­do de­nun­cias por los au­men­tos.

Aun­que el pre­cio del pe­tró­leo cru­do no re­por­tó al­za en Es­ta­dos Uni­dos, el vier­nes úl­ti­mo Faus­to Ve­lás­quez, ge­ren­te de Ven­tas de Uno Gua­te­ma­la, li­cen­cia­ta­ria de Shell, ex­pli­có que el cli­ma en el Gol­fo de Mé­xi­co es un efec­to im­por­tan­te que cau­só que se ce­rra­ran mu­chas re­fi­ne­rías, y al­gu­nas afron­ta­ron da­ños, por lo que se en­ca­re­ció el com­bus­ti­ble re­fi­na­do.

“Co­mo so­mos un país im­por­ta­dor de com­bus­ti­bles, se re­fle­ja en el mer­ca­do lo­cal. Re­cor­de­mos que el efec­to de la tor­men­ta lle­va im­pac­tan­do dos se­ma­nas”, ex­pli­có Ve­lás­quez.

PRO­DUC­TOS MÁS CA­ROS

Bert­ha Re­ci­nos, ama de ca­sa, mien­tras ha­cía sus com­pras en el mer­ca­do La De­mo­cra­cia, zo­na 3 de Xe­la­jú, di­jo que ca­da vez que hay au­men­to en el pre­cio de la ga­so­li­na el de los pro­duc­tos de la ca­nas­ta bá­si­ca tam­bién au­men­ta.

“Los se­ño­res que traen fru­ta de la Cos­ta Sur son los pri­me­ros en de­cir que ya subió el pre­cio en la pi­ña, ba­nano, san­día y otros pro­duc­tos por­que la ga­so­li­na es­tá ca­ra. Suben los pre­cios y el con­su­mi­dor fi­nal es el más per­ju­di­ca­do. No veo ra­zón del au­men­to”, se­ña­ló.

En Co­bán, Al­ta Ve­ra­paz, el ta­xis­ta Re­gi­nal­do Xoy in­di­có que ayer se per­ca­tó del in­cre­men­to de en­tre Q1 y Q1.50 por ga­lón de com­bus­ti­ble. Afir­mó: “Con es­te pre­cio to­da­vía se pue­de tra­ba­jar, el pro­ble­ma es si sube más, por­que no­so­tros no po­de­mos in­cre­men­tar­le el pre­cio a nues­tros clien­tes y ya no se ga­na lo mis­mo. Oja­lá que no suba más el pre­cio, por­que cuan­do es más ca­ra de Q30 to­do em­pie­za a su­bir”.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: DONY STEWART

FO­TO PREN­SA LI­BRE: CAR­LOS VEN­TU­RA

Com­bus­ti­bles en Quet­zal­te­nan­go re­gis­tran au­men­to y la po­bla­ción pi­de con­trol y mo­ni­to­reo a la Dia­co pa­ra evi­tar un al­za ge­ne­ra­li­za­da en pro­duc­tos de la ca­nas­ta bá­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.