Vie­jos ar­gu­men­tos al res­ca­te po­lí­ti­co

Prensa Libre - - PERSPECTIVA -

Fran­cis Fu­ku­ya­ma fue de­mo­le­dor al afir­mar que Gua­te­ma­la es un país po­dri­do, y aun­que pa­ra al­gu­nos po­dría re­fe­rir­se a la ac­tual en­cru­ci­ja­da del pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les, con­fron­ta­do con quie­nes li­de­ran la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, di­cha afir­ma­ción al ser ana­li­za­da re­sul­ta mu­cho más en­glo­ba­do­ra.

Lo pri­me­ro que de­be afir­mar­se es que si en nues­tro país pre­do­mi­na­ra un mí­ni­mo de ho­nes­ti­dad en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, no ten­dría­mos a dos ex­go­ber­nan­tes ni un ver­gon­zo­so nú­me­ro de fun­cio­na­rios pú­bli­cos tras las re­jas, ni mu­cho me­nos su­ce­de­ría que otro pre­si­den­te, en tan cor­to tiem­po, es­té a las puer­tas de en­fren­tar otro pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción por re­ci­bir fon­dos no es­cla­re­ci­dos du­ran­te su cam­pa­ña elec­to­ral.

Se tie­ne la con­vic­ción de que con ca­da go­bierno la si­tua­ción ha de­ge­ne­ra­do y que in­clu­so los vi­vi­do­res de la po­lí­ti­ca han te­ni­do la ha­bi­li­dad de dis­fra­zar sus in­ten­cio­nes y uti­li­zar ros­tros aje­nos a la po­lí­ti­ca pa­ra lo­grar sus avie­sos pro­pó­si­tos, con tan mal tino que la for­tu­na les son­rió de­ma­sia­do pron­to y aho­ra ese opor­tu­nis­mo tie­ne al país en me­dio de una nue­va tor­men­ta.

Ayer, uno de los con­gre­sos más cues­tio­na­dos for­mó la co­mi­sión pes­qui­si­do­ra, que po­dría ca­li­fi­car­se co­mo fa­vo­ra­ble al pre­si­den­te, por­que la in­te­gran dos miem­bros de la UNE, dos de otras ban­ca­das igual­men­te in­cli­na­das al ma­ne­jo os­cu­ro de la co­sa pú­bli­ca y un quin­to que po­dría qui­tar una de­ci­sión uná­ni­me.

El ma­yor re­to pa­ra es­ta pes­qui­si­do­ra es ac­tuar con ab­so­lu­ta in­de­pen­den­cia y eva­luar con mu­cha im­par­cia­li­dad lo so­li­ci­ta­do por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y la Ci­cig. Na­da más. No de­be to­mar de­ci­sión so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad o inocen­cia del man­da­ta­rio, pues eso es­tá en ma­nos de los ór­ga­nos ju­ris­dic­cio­na­les res­pec­ti­vos y a ellos so­lo les co­rres­pon­de va­lo­rar los ar­gu­men­tos.

Al mis­mo Con­gre­so, lle­ga­da la ho­ra, tam­po­co le co­rres­pon­de juz­gar al man­da­ta­rio, pues lo que se bus­ca es que el sin­di­ca­do es­cla­rez­ca los más de seis mi­llo­nes de quet­za­les que re­ci­bió co­mo apor­tes a su cam­pa­ña elec­to­ral. El man­da­ta­rio lo de­be acla­rar an­te la jus­ti­cia y, so­bre to­do, an­te los gua­te­mal­te­cos.

Exis­te la per­cep­ción de que al que­dar esa de­ci­sión en ma­nos de un gru­po de per­so­nas ma­yo­ri­ta­ria­men­te se­ña­la­das, la ba­lan­za se in­cli­na a fa­vor del man­da­ta­rio, lo cual po­dría be­ne­fi­ciar­lo en el cor­to pla­zo, pe­ro eso so­lo acre­cen­ta­rá la cer­te­za de lo afir­ma­do por Fu­ku­ya­ma, de que un fla­ge­lo tan des­truc­ti­vo co­mo la co­rrup­ción ha he­cho me­tás­ta­sis y qui­zá se ne­ce­si­te una ci­ru­gía ma­yor pa­ra bus­car­le re­me­dio a la si­tua­ción.

Es la­men­ta­ble que de­ba­tes de tan­ta tras­cen­den­cia co­mo la po­si­bi­li­dad de in­ves­ti­gar o no a un pre­si­den­te si­gan pre­do­mi­nan­do en nues­tra agen­da co­ti­dia­na, pe­ro lo se­ría mu­cho más que cual­quier res­pal­do al man­da­ta­rio en el par­la­men­to sea efec­to de di­ne­ro a cam­bio de vo­tos, o de de­fen­sa de gen­te cues­tio­na­da, lo cual per­ju­di­ca­ría la lu­cha con­tra la co­rrup­ción. Pe­ro tam­bién hay otros de­plo­ra­bles es­tí­mu­los que po­drían con­tri­buir con la es­tra­te­gia gu­ber­na­men­tal, co­mo lo evi­den­cia el nue­vo pre­su­pues­to, el cual so­lo pa­ra el Mi­nis­te­rio de Co­mu­ni­ca­cio­nes pa­sa de cua­tro mil mi­llo­nes de quet­za­les en el ac­tual ejer­ci­cio fis­cal a más de sie­te mil mi­llo­nes de quet­za­les pa­ra el 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.