Nue­vos desa­ti­nos de la era Trump

Prensa Libre - - PERSPECTIVA -

Do­nald Trump co­me­tió un ac­to en el que se mez­clan cruel­dad y co­bar­día al or­de­nar que sea can­ce­la­do un pro­gra­ma de pro­tec­ción a los mi­gran­tes co­no­ci­dos co­mo “so­ña­do­res”, es­ta­ble­ci­do por su an­te­ce­sor, Ba­rack Oba­ma, quien se dio cuen­ta del evi­den­te­men­te enor­me po­ten­cial que re­pre­sen­ta pa­ra Es­ta­dos Uni­dos el ta­len­to de 800 mil jóvenes es­tu­dian­tes de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des, en­tre los cua­les se cuen­tan unos 39 mil gua­te­mal­te­cos.

Es cruel la ac­ción por­que con­de­na a un fu­tu­ro de pesadilla a esos mi­les de jóvenes, cu­yo úni­co pe­ca­do es ha­ber en­tra­do de ma­ne­ra irre­gu­lar a te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se a cor­ta edad, pe­ro so­bre to­do por­que mu­chos de ellos aho­ra son tan es­ta­dou­ni­den­ses co­mo cual­quier otro, ya que el tiem­po trans­cu­rri­do des­de su lle­ga­da ha pro­vo­ca­do de he­cho una rup­tu­ra de los la­zos con los paí­ses de origen, al pun­to de que el idio­ma que me­jor ha­blan es el in­glés, en­tre otras ca­rac­te­rís­ti­cas cul­tu­ra­les y so­cia­les.

La de­ci­sión evi­den­cia tam­bién co­bar­día, por­que el pre­si­den­te Trump ni si­quie­ra se atre­vió a anun­ciar per­so­nal­men­te su po­ten­cial­men­te te­rro­rí­fi­ca me­di­da, sino que le de­le­gó la ver­gon­zo­sa ta­rea a un ser­vil se­cre­ta­rio de jus­ti­cia, quien ni si­quie­ra pa­re­cie­ra es­tar cons­cien­te de lo que in­for­ma­ba.

De he­cho, du­ran­te su dis­cur­so lle­gó al ex­tre­mo de afir­mar que la me­di­da de Oba­ma ha­bía de­ja­do sin tra­ba­jo a mi­les de es­ta­dou­ni­den­ses y be­ne­fi­ció a per­so­nas que tie­nen antecedentes pe­na­les, lo cual es una sim­ple y lla­na men­ti­ra, por­que pa­ra ca­li­fi­car en el pro­gra­ma Daca era ne­ce­sa­rio acre­di­tar un ré­cord po­li­cial y ju­di­cial lim­pio.

Un as­pec­to que la ma­yo­ría de los eco­no­mis­tas des­cri­ben co­mo una ame­na­za que trae es­ta de­ci­sión pa­ra Es­ta­dos Uni­dos se re­fie­re a la in­no­va­ción y pro­duc­ti­vi­dad de ese país, cu­ya po­bla­ción en­ve­je­ce o bien se en­cuen­tra den­tro de enor­mes sec­to­res que no han al­can­za­do al­tu­ra de edu­ca­ción o es­pe­cia­li­za­ción.

Ho­ras des­pués de anun­cia­da la im­po­pu­lar me­di­da, el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se co­mu­ni­có que de­le­ga­ba en el Con­gre­so la res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra en­con­trar una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va pa­ra re­sol­ver la si­tua­ción de los jóvenes mi­gran­tes sin pa­pe­les, pe­ro el da­ño ya es­ta­ba he­cho, la an­gus­tia ya se en­cuen­tra re­par­ti­da en varios paí­ses y ello ha si­do la mo­ti­va­ción de pro­tes­tas en di­fe­ren­tes ciu­da­des.

Ex­per­tos en dis­tin­tos fo­ros han ad­ver­ti­do de que, de ma­te­ria­li­zar­se esa im­po­pu­lar me­di­da, el cos­to pa­ra Es­ta­dos Uni­dos en el cor­to pla­zo po­dría as­cen­der a unos cua­tro mil mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro tam­bién se suman a ello res­tric­cio­nes pa­ra via­jar a ese país pa­ra mi­llo­nes de per­so­nas, lo que, acom­pa­ña­do de nue­vas me­di­das pa­ra re­du­cir la mi­gra­ción ile­gal, pue­de con­ver­tir­se en un du­ro re­vés pa­ra una po­ten­cia.

Varios gi­gan­tes de la tec­no­lo­gía, co­mo Mi­cro­soft y Fa­ce­book, han ex­ter­na­do con cla­ri­dad su opi­nión ad­ver­sa a la im­pru­den­te me­di­da trum­pis­ta, quien no qui­so o no tu­vo el va­lor y la ca­pa­ci­dad de com­pren­der las se­rias ad­ver­ten­cias que se le hi­cie­ron des­de es­te sec­tor em­pre­sa­rial, que ha te­ni­do bue­na par­te de sus fuen­tes de in­ven­ti­va y crea­ti­vi­dad en los mi­gran­tes. Por ello, de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos tie­nen el re­to y la opor­tu­ni­dad de sal­var a EE. UU. de la se­gu­ra de­ba­cle a la cual los lle­va un Eje­cu­ti­vo im­pul­si­vo, irre­fle­xi­vo y do­mi­na­do por el po­pu­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.