Es in­con­ce­bi­ble la im­pru­den­cia ofi­cial

Prensa Libre - - Perspectiva -

El par­ti­do de Go­bierno, FCN-Na­ción, pa­sa por sus ho­ras más acia­gas des­de que el pre­si­den­te echa­ra a per­der el guion y desata­ra la ma­yor cri­sis que evi­den­ció la pre­ca­rie­dad de su mandato, pe­ro tam­bién por­que ca­da vez que al­guien rom­pe el si­len­cio ter­mi­na por com­pli­car más la ido­nei­dad de los go­ber­nan­tes.

El pa­sa­do mar­tes dio ini­cio en el Con­gre­so una de las más im­po­pu­la­res in­ter­pe­la­cio­nes de un mi­nis­tro, con la ci­ta­ción al ti­tu­lar de Go­ber­na­ción, Fran­cis­co Rivas, efec­tua­da por el dís­co­lo dipu­tado Fer­nan­do Li­na­res Bel­tra­ne­na, sin que el par­ti­do de Go­bierno hi­cie­ra el me­nor in­ten­to por de­fen­der a uno de los re­pre­sen­tan­tes del pre­si­den­te Jimmy Morales, con lo que, de pa­so, le pu­sie­ron una nue­va man­cha a la su­pues­ta de­fen­sa de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

El ma­yor desa­tino, des­pués del bo­chorno pre­si­den­cial, lo co­me­tió ayer el vi­ce­pre­si­den­te Ja­feth Ca­bre­ra, quien, en una ac­ti­tud irres­pon­sa­ble, afir­mó que quie­nes han mi­gra­do a Es­ta­dos Uni­dos lo han he­cho “por­que han que­ri­do”, con lo que mues­tra una to­tal ig­no­ran­cia o, peor aún, una im­po­si­bi­li­dad de va­lo­rar las ver­da­de­ras cau­sas por las que mi­les de gua­te­mal­te­cos de­ben to­mar la du­ra de­ci­sión de aban­do­nar el país.

Es pro­ba­ble que el fun­cio­na­rio ha­ya que­ri­do res­tar im­por­tan­cia a las vo­ces que des­de Es­ta­dos Uni­dos cla­man por el im­pe­rio de la jus­ti­cia, so­bre to­do por­que fue des­de ese sec­tor que el go­ber­nan­te re­ci­bió ma­yo­res mues­tras de apo­yo, tan­to po­lí­ti­co co­mo en sig­ni­fi­ca­ti­vos apor­tes di­ne­ra­rios a su cam­pa­ña.

Lo afir­ma­do por Ca­bre­ra cons­ti­tu­ye un ac­to de su­pre­ma in­sen­si­bi­li­dad an­te el dra­ma que atra­vie­san mi­les de com­pa­trio­tas que re­si­den de ma­ne­ra irre­gu­lar en Es­ta­dos Uni­dos, quie­nes vi­ven la per­ma­nen­te pe­sa­di­lla de la de­por­ta­ción, agra­va­da lue­go de la re­cien­te de­ci­sión de Do­nald Trump de expulsar a ca­si 40 mil gua­te­mal­te­cos que dis­po­nían de un per­mi­so tem­po­ral por en­con­trar­se den­tro del gru­po de los so­ña­do­res.

Du­ran­te mu­chos días, tan­to el man­da­ta­rio co­mo el vi­ce­pre­si­den­te ha­bían per­ma­ne­ci­do ca­lla­dos an­te el pe­so del es­cán­da­lo pre­si­den­cial de de­cla­rar no gra­to a quien ha si­do una pie­za fun­da­men­tal en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, pe­ro le­jos de bus­car los me­ca­nis­mos di­plo­má­ti­cos ade­cua­dos pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo, in­cu­rrió en un desa­tino so­bre el cual se acre­cien­tan las vo­ces crí­ti­cas, prin­ci­pal­men­te en el ex­te­rior.

Es pe­no­so lo ex­pre­sa­do por el vi­ce­pre­si­den­te por­que es al­guien que in­clu­so lle­gó a ser la au­to­ri­dad má­xi­ma de la ma­yor uni­ver­si­dad de Cen­troa­mé­ri­ca, por­que de­no­ta un pre­ca­rio co­no­ci­mien­to de las con­di­cio­nes pre­va­le­cien­tes en el país que mo­ti­van una cons­tan­te sa­li­da de gua­te­mal­te­cos en bus­ca de un lu­gar don­de pue­dan te­ner opor­tu­ni­da­des más cer­te­ras pa­ra su desarrollo.

Esos desa­ti­nos lle­van a com­pren­der por qué el bi­no­mio pre­si­den­cial rehú­ye ha­blar con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, y por lo vis­to es me­jor que así sea, pues son mu­chas sus im­pru­den­cias. Tam­po­co pa­re­ce exis­tir el cri­te­rio su­fi­cien­te pa­ra eva­luar la mi­gra­ción co­mo uno de los más de­li­ca­dos pro­ble­mas pa­ra cual­quier ad­mi­nis­tra­ción, ya que el en­vío de re­me­sas es uno de los apor­tes más sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra pro­yec­cio­nes eco­nó­mi­cas y de cre­ci­mien­to sin la más mí­ni­ma in­ter­ven­ción gu­ber­na­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.