El ru­gi­do de la na­tu­ra­le­za

Prensa Libre - - PERSPECTIVA -

So­lo los más in­cré­du­los, entre los que se en­cuen­tra el pre­si­den­te Do­nald Trump y al­gu­nos de sus más cer­ca­nos co­la­bo­ra­do­res y fi­nan­cis­tas, se em­pe­ci­nan en ne­gar los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co, cu­yas ma­ni­fes­ta­cio­nes se pal­pan ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia y ri­gu­ro­si­dad, sin que los cien­tí­fi­cos pue­dan ex­pli­car los fe­nó­me­nos de ma­ne­ra con­vin­cen­te.

Las úl­ti­mas dos se­ma­nas el mun­do ha si­do testigo de acon­te­ci­mien­tos sin pre­ce­den­tes, co­mo el azo­te del hu­ra­cán Har­vey en las cos­tas de Te­xas, el pa­sa­do 25 de agos­to, y es­ta se­ma­na con el avan­ce des­truc­tor de los hu­ra­ca­nes Ir­ma, Ka­tia y Jo­sé, de los cua­les el pri­me­ro ya ha de­ja­do muer­te y devastación a su pa­so por las is­las del Ca­ri­be.

Es inevi­ta­ble unir esos fe­nó­me­nos en una preo­cu­pan­te mi­ra­da so­bre un cam­bio ines­pe­ra­do en la po­ten­cia de es­tos, por­que su cau­da de da­ños es mu­cho ma­yor a la de even­tos si­mi­la­res en el pa­sa­do re­cien­te y gra­cias a la tec­no­lo­gía aho­ra se pro­fun­di­zan las in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra en­con­trar ex­pli­ca- cio­nes, por­que di­chos fe­nó­me­nos des­bor­dan to­da ca­pa­ci­dad de com­pren­sión y qui­zá lle­ve mu­cho tiem­po en­con­trar ex­pli­ca­cio­nes va­le­de­ras pa­ra do­cu­men­tar la com­ple­ji­dad y los efec­tos des­truc­ti­vos de esos even­tos.

Lo que si es cier­to es que el ser hu­mano tie­ne una enor­me cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad en el de­te­rio­ro del am­bien­te, lo cual se cons­ta­ta con una con­duc­ta irres­pon­sa­ble que va des­de lo in­di­vi­dual has­ta lo in­dus­trial o en el sec­tor pú­bli­co, don­de ha si­do es­ca­sa o com­pla­cien­te la ri­gu­ro­si­dad en la cons­truc­ción e in­do­len­cia an­te la de­fo­res­ta­ción que so­lo en los cen­tros ur­ba­nos ya ha pro­vo­ca­do pro­lon­ga­das se­quías.

Jun­to a ello se dan otros fe­nó­me­nos, igual­men­te inex­pli­ca­bles, por la po­de­ro­sa fuer­za con la que es­tre­me­cen la tie­rra, co­mo ocu­rrió el pa­sa­do jue­ves cuan­do uno de los te­rre­mo­tos más po­ten­tes en la his­to­ria gua­te­mal­te­ca sa­cu­dió el te­rri­to­rio na­cio­nal, cu­yo epi­cen­tro se lo­ca­li­zó en el océano Pa­cí­fi­co, fren­te a las cos­tas de Chia­pas, pe­ro no so­lo fue por la mag­ni­tud, sino por la ex­ten­sa área que abar­có, al pun­to que hu­bo mu­cha con­fu­sión en los pri­me­ros minutos en de­ter­mi­nar la lo­ca­li­za­ción exac­ta del ori­gen.

Tam­bién es opor­tuno re­cor­dar que así co­mo aho­ra sor­pren­de la fuer­za des­truc­ti­va de los hu­ra­ca­nes re­cien­tes tam­bién ocu­rre lo mis­mo con los mo­vi­mien­tos te­lú­ri­cos, co­mo en Chi­le el 27 de agos­to del 2010, cuan­do el te­rre­mo­to más fuer­te de su his­to­ria re­gis­tró 8.8 en la es­ca­la de Rich­ter, a ello se su­ma que ca­si la ma­yo­ría de paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca ha te­ni­do un even­to de esa ín­do­le en su his­to­ria, por­que to­do el con­ti­nen­te for­ma par­te del cin­tu­rón de fue­go del Pa­cí­fi­co, una zo­na sís­mi­ca por ex­ce­len­cia, don­de mi­llo­nes de per­so­nas que­dan a mer­ced de las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za.

Es cla­ro que en el ca­so de los po­ten­tes hu­ra­ca­nes po­dría exis­tir al­gu­na ex­pli­ca­ción en el de­te­rio­ro pla­ne­ta­rio, cu­yo ca­len­ta­mien­to es in­dis­cu­ti­ble y por aho­ra la cien­cia tam­po­co pue­de de­mos­trar la cre­cien­te fuer­za con la que sur­gen de las en­tra­ñas de la tie­rra ru­gi­dos es­tre­me­ce­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.