YO SOY SO­ÑA­DOR

Ha­berth es de los gua­te­mal­te­cos que te­men ser de­por­ta­dos por el go­bierno de Trump.

Prensa Libre - - EXPRESO - Por Bea­triz Ter­ce­ro mter­ce­ro@pren­sa­li­bre.com.gt

El gua­te­mal­te­co Ha­berth Jo­sué Go­dí­nez López tie­ne 28 años, la mi­tad de su vi­da la ha vi­vi­do en Es­ta­dos Uni­dos, la otra en la Ciu­dad de Gua­te­ma­la, don­de na­ció.

Ha­berth es uno de los 800 mil jó­ve­nes que te­men que sus sue­ños se es­fu­men. La re­cien­te de­ci­sión del pre­si­den­te Do­nald Trump de sus­pen­der de­fi­ni­ti­va­men­te el pro­gra­ma de Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia (Daca, en in­glés) se ha vuel­to en una pe­sa­di­lla.

Cuan­do Ha­berth via­jó te­nía 14 años. Sus pa­dres pa­ga­ron US$3 mil 500 pa­ra que un co­yo­te lo lle­va­ra. Al lle­gar a Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia, se aco­gió al Daca por lo que se con­vir­tió en un so­ña­dor —drea­mer—.

Ha­berth ha tra­ba­ja­do en el área ad­mi­nis­tra­ti­va del con­su­la­do gua­te­mal­te­co y ac­tual­men­te en el man­te­ni­mien­to de pro­pie­da­des en esa ciu­dad.

El jo­ven se gra­duó en Cien­cias Po­lí­ti­cas y ob­tu­vo un tí­tu­lo de Com­por­ta­mien­to So­cial. Ser un so­ña­dor lo ha mo­ti­va­do a te­ner su pro­pia em­pre­sa, pues es­tá con­ven­ci­do de que Es­ta­dos Uni­dos es un país de opor­tu­ni­da­des.

Es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­li­for­nia Do­mín­guez Hill. Ha da­do tu­to­rías en la ciu­dad de San­ta Mó­ni­ca y en Los Án­ge­les a otros so­ña­do­res, que al igual que él, bus­can un me­jor fu­tu­ro. EN RIES­GO “Nos de­ja a unos 800 mil

drea­mers en la in­cer­ti­dum­bre”, di­ce Ha­berth so­bre el re­ti­ro de Daca. “No sa­be­mos si Trump tie­ne ba­jo la man­ga otra pro­pues­ta y sea ne­ga­ti­va”, aña­de.

Pe­ro el ma­yor de los te­mo­res pa­ra los so­ña­do­res, se­gún Ha­berth, es que la in­for­ma­ción per­so­nal que “Nos de­ja en la in­cer­ti­dum­bre. Vi­vi­mos con la an­sie­dad de ser de­por­ta­dos”. Ha­berth Go­dí­nez, so­ña­dor gua­te­mal­te­co po­see el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos so­bre ellos sir­va pa­ra bus­car­los y de­por­tar­los. “La for­ma en la que lo hi­zo fue ines­pe­ra­do, ¡abrup­to! ¿Qué pa­sa­rá si el Con­gre­so aprue­ba una nue­va pro­pues­ta de ley?”, cues­tio­na.

“Ten­go en pro­ce­so abrir mi com­pa­ñía de ma­ne­jo de pro­pie­da­des. Si qui­tan el Daca me que­da­ría en el lim­bo. De­ja­ría mi sue­ño a un la­do. Ten­dría que re­gre­sar a tra­ba­jar a un res­tau­ran­te —co­mo in­mi­gran­te ile­gal—, y eso no nos ofre­ce mu­chas opor­tu­ni­da­des pa­ra avan­zar”, re­fie­re.

Si Ha­berth fue­ra de­por­ta­do a Gua­te­ma­la ten­dría que co­men­zar de nue­vo su vi­da, sin la com­pa­ñía de sus pa­dres y tres her­ma­nos. FAL­TA APO­YO “Los gua­te­mal­te­cos acá so­mos un gran apor­te a la eco­no­mía de Gua­te­ma­la, gra­cias a las re­me­sas. So­mos un gru­po so­cial, so­mos hu­ma­nos, te­ne­mos dig­ni­dad y se nos tie­ne que res­pe­tar co­mo tal”, le re­cuer­da al Go­bierno gua­te­mal­te­co.

Una de las de­man­das del jo­ven es que el Go­bierno de Gua­te­ma­la apo­ye y pro­pon­ga pla­nes pa­ra ayu­dar a la co­mu­ni­dad de con­na­cio­na­les en ese país. Que exis­ta más pre­sión pa­ra ayu­dar a los so­ña­do­res en la Unión Ame­ri­ca­na, cu­yo úni­co de­li­to ha si­do bus­car pro­gre­so a tra­vés de la educación.

Los so­ña­do­res “vi­vi­mos con la in­tran­qui­li­dad de ser de­por­ta­dos”, fi­na­li­za.

FOTO PREN­SA LI­BRE: COR­TE­SÍA

Ha­berth Jo­sué Go­dí­nez López es ori­gi­na­rio de la Ciu­dad de Gua­te­ma­la y mi­gró a Es­ta­dos Uni­dos a los 14 años, aho­ra, vi­ve en Los Án­ge­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.