“MIEN­TRAS PUE­DA SE­GUIR TRA­BA­JAN­DO CON MI CON­VIC­CIÓN DE JUS­TI­CIA, YO NO RENUNCIO”

Je­fe de la Ci­cig se pro­nun­cia so­bre ex­pul­sión y ofen­si­va del pre­si­den­te en su con­tra, nie­ga pre­sio­nes a dipu­tados y re­afir­ma su com­pro­mi­so de se­guir lucha con­tra la co­rrup­ción.

Prensa Libre - - PORTADA - IVÁN VE­LÁS­QUEZ

Sor­pren­di­do se de­cla­ra Iván Ve­lás­quez, je­fe de la Co­mi­sión Internacional con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (Ci­cig) por la de­ci­sión del pre­si­den­te Jimmy Morales de de­cla­rar­lo no gra­to y que­rer­lo ex­pul­sar del país. Él con­si­de­ra que nun­ca ha te­ni­do con­fron­ta­ción con Morales. Ve­lás­quez afir­mó ayer a Pren­sa Li­bre que no hu­bo pre­sión so­bre na­die por las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les, sino que fue el pro­pio pre­si­den­te del Con­gre­so, Óscar Chin­chi­lla, quien di­ri­gía las reunio­nes con dipu­tados.

El co­mi­sio­na­do fue en­fá­ti­co en de­cir que no re­nun­cia­rá y ex­pli­có cómo sur­gen pre­tex­tos e “in­sa­tis­fac­cio­nes” pa­ra de­me­ri­tar el tra­ba­jo con­tra la co­rrup­ción.

¿Qué lec­tu­ra le da a la si­tua­ción del país en las úl­ti­mas tres se­ma­nas?

He ve­ni­do in­sis­tien­do, tal vez des­de me­dia­dos del año pa­sa­do, que no se ha­bía lle­ga­do al pun­to de quie­bre, que to­da­vía era po­si­ble un re­tro­ce­so, que no se ha­bía lo­gra­do lle­gar a ese pun­to de no re­torno que es in­dis­pen­sa­ble en los pro­ce­sos de cons­truc­ción de es­ta­do de De­re­cho y es­pe­cí­fi­ca­men­te en el te­ma de jus­ti­cia.

Des­de en­ton­ces he di­cho que ha­bía mu­chos sec­to­res, de mu­chas es­pe­cies, que te­nían in­te­rés en que las in­ves­ti­ga­cio­nes se fre­na­ran o que no se con­ti­nua­ran.

No so­lo eran los sec­to­res de Ma­ris­cal Zavala. Hay per­so­nas muy preo­cu­pa­das por su si­tua­ción y que han in­ten­ta­do fre­nar los pro­ce­sos.

Una ma­ne­ra de fre­nar es la cam­pa­ña tan fuer­te que ha si­do real­men­te fe­roz es­pe­cial­men­te en con­tra de la fis­cal ge­ne­ral y en con­tra mía.

Es una cam­pa­ña de des­le­gi­ti­ma­ción, por­que es una ac­ti­vi­dad per­sis­ten­te, cons­tan­te, dia­ria, que ade­más re­quie­re de mu­chos re­cur­sos, y que no es por amor al ar­te, no es por­que sea por con­vic­ción de mu­chos, sino por­que que hay in­tere­ses de mu­chos por evi­tar que la jus­ti­cia ac­túe de­bi­da­men­te.

Son em­pre­sas cri­mi­na­les con di­vi­sio­nes de im­pu­ni­dad, den­tro de las cua­les hay un de­par­ta­men­to de so­bor­nos, otro de trá­fi­co de in­fluen­cias, de si­ca­rios o ac­cio­nes vio­len­tas y uno de im­pu­ni­dad.

Aquí el pro­ble­ma no es de con­fron­ta­cio­nes, no es de con­tra­dic­cio­nes. No­so­tros asu­mi­mos des­de la Ci­cig nues­tra la­bor de in­ves­ti­ga­ción, y he­mos se­gui­do a par­tir del 27 de agos­to —día en que el pre­si­den­te lo de­cla­ró no gra­to y or­de­na su ex­pul­sión—, y el 28 y el 29 y has­ta hoy ha­cien­do el tra­ba­jo que nos co­rres­pon­de.

To­do los que veía­mos des­de el año pa­sa­do, por cir­cuns­tan­cias es­pe­cia­les, aflo­ran, y en­ton­ces pa­re­ce co­mo si el país se hu­bie­ra po­la­ri­za­do y que en­ton­ces es­tá­ba­mos fren­te a la gran con­fron­ta­ción “y es uno o es otro”, y de eso no se tra­ta, se tra­ta del te­ma de la jus­ti­cia.

Pe­ro, vi­mos afue­ra de Ci­cig dos gru­pos, uno en apo­yo y otro aplau­dien­do la de­cla­ra­to­ria de ex­pul­sión...

Sí, y tam­bién se vie­ron bu­ses ama­ri­llos que ve­nían y sa­lían, y al­gu­nos quet­za­les que, en vez pa­gar­lo el que sube al bus, se le da­ba el quet­zal a quien subía, lo cual sig­ni­fi­ca que es­tas per­so­nas no es­ta­ban en la con­fron­ta­ción.

Ade­más, he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ver­lo de ma­ne­ra di­rec­ta. He sa­li­do a la calle, he ca­mi­na­do y la reac­ción de la gen­te… nin­gu­na per­so­na me ha lan­za­do una ex­pre­sión in­ju­rio­sa, ni si­quie­ra de re­cha­zo; por el con­tra­rio, lo mis­mo co­mo ha ocu­rri­do an­tes del 27 de agos­to.

Creo que la su­pues­ta po­la­ri­za­ción es ar­ti­fi­cial, co­mo es ar­ti­fi­cial es­te otro di­le­ma que han que­ri­do plan­tear de “sí Ci­cig, no Iván”. Lo que me ha sor­pren­di­do tre­men­da­men­te es que per­so­nas que du­ran­te 10 años se han opues­to a la Ci­cig los ha­ya vis­to aquí aho­ra al fren­te de la Co­mi­sión apo­yan­do.

Tam­bién al­gu­nos han di­cho que la Ci­cig ha si­do se­lec­ti­va e in­clu­so ideo­ló­gi­ca ¿Qué res­pon­de a eso?

Hay mu­cha crí­ti­ca in­tere­sa­da. Je­fe de la Ci­cig di­ce que las in­ves­ti­ga­cio­nes con­ti­núan, que del ca­so de Si­ni­bal­di sur­gi­rán “mu­chos otros” y que sí se ha to­ca­do a la UNE. Que sea ideo­ló­gi­ca­men­te ab­so­lu­ta­men­te no, y siem­pre he di­cho: nues­tra ideo­lo­gía es la de la ver­dad, y la de la jus­ti­cia.

Siem­pre hay in­sa­tis­fac­cio­nes, pe­ro tam­bién de sec­to­res in­tere­sa­dos que es­tán afec­ta­dos en un mo­men­to y di­cen “y por qué a mí sí y al otro no”, y “por qué si to­dos hi­ci­mos es­to, ape­nas nos es­tán ata­can­do a no­so­tros, es que co­mo los otros de­ben ser alia­dos”.

Cuan­do se ha­ce al­go en con­tra de esos otros di­cen “ah, pe­ro lo hi­cie­ron se­gu­ra­men­te por ex­cu­sa, pe­ro por qué no a es­tos otros”.

Por ejem­plo, el te­ma par­ti­cu­lar de la UNE, en el que se ha di­cho que la Ci­cig ha pro­te­gi­do a la UNE por­que la UNE ha pro­te­gi­do a la Ci­cig y hay una es­pe­cie de acuer­do en­tre los dos.

Cuan­do en una de las in­ves­ti­ga­cio­nes del 2015 re­sul­tó vin­cu­la­do Gus­ta­vo Ale­jos, que es un sím­bo­lo de la UNE, di­cen “ah no, pe­ro es que eso era por­que es­ta­ba con el Pa­trio­ta, por­que te­nía co­sas con el Pa­trio­ta”.

Cuan­do se ha he­cho y hay dipu­tados de la UNE o exUNE que se en­cuen­tran pri­va­dos de li­ber­tad, en­ton­ces di­cen “lo que pa­sa es que esos ya no… por qué no lo ha­cen con­tra es­tos otros que sí son más fuer­tes”, y son ex­dipu­tados que se en­cuen­tran pri­va­dos de li­ber­tad y te­nían un pe­so en ese par­ti­do. No­so­tros no nos fi­ja­mos en el te­ma de los par­ti­dos.

Nun­ca hay una in­di­ca­ción pa­ra los com­pa­ñe­ros de de­cir “va­mos a ver qué hay de fu­lano de tal”, “te­ne­mos que di­ri­gir con­tra es­te”, esas ins­truc­cio­nes no se dan.

Se pre­sen­tó el an­te­jui­cio en con­tra del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la UNE por el fi­nan­cia­mien­to elec­to­ral ilí­ci­to, “ah, pe­ro fue con­tra ese y por qué no fue en con­tra la se­ño­ra —San­dra Torres—”. Siem­pre hay un pre­tex­to pa­ra acu­sar en ese sen­ti­do.

La Ci­cig no tie­ne la ca­pa­ci­dad de in­ves­ti­gar to­do, pe­ro tam­po­co tie­ne la obli­ga­ción de in­ves­ti­gar to­do, por­que la Ci­cig no es el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. La Ci­cig es una or­ga­ni­za­ción que sur­ge por el acuer­do de Na­cio­nes Uni­das con el go­bierno de Gua­te­ma­la pa­ra que apo­ye al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en las in­ves­ti­ga­cio­nes,

No exis­te ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te pa­ra abar­car­lo to­do, y en nin­gún ca­so hu­bo criterio de es­tos, de una se­lec­ti­vi­dad per­ver­sa.

Hay mu­chos ca­sos. Hay una in­quie­tud vá­li­da de los ciu­da­da­nos, que di­gan “y es­te ca­so por qué to­da­vía no”, “y si es­cu­cha­mos es­to, por qué se­rá que no ha sa­li­do”, “por qué no sa­le Tran­sur­bano”, “por qué no sa­le Ode­brecht”, “pa­ra cuán­do tal co­sa”.

Lo que yo pue­do ase­gu­rar, es que te­ne­mos to­da nues­tra vo­lun­tad, ca­pa­ci­dad, nues­tro com­pro­mi­so en ade­lan­tar bue­nas y se­rias in­ves­ti­ga­cio­nes, y eso lo es­ta­mos ha­cien­do.

Pa­ra ci­tar un ca­so re­cien­te, cuan­do se rea­li­za­ban las in­ves­ti­ga­cio­nes del Pa­trio­ta del 2015 y 2016, siem­pre era la in­quie­tud “y por qué es­tán pro­te­gien­do a Ale­jan­dro Si­ni­bal­di”, “y pa­ra cuán­do Si­ni­bal­di”, “y qué es lo que se pac­tó con Si­ni­bal­di”.

Pues el 14 de ju­lio pa­sa­do se pre­sen­tó un ca­so muy im­por­tan­te que no so­lo vin­cu­la­ba a Ale­jan­dro Si­ni­bal­di, sino a mu­chas otras per­so­nas, y de ahí tam­bién van a sur­gir mu­chos otros ca­sos.

Es­ta su­pues­ta po­la­ri­za­ción que quie­ren hacer creer que exis­te, ¿cree que es un plan B al no lo­grar su ex­pul­sión?

Eso tam­bién lo han plan­tea­do des­de el año pa­sa­do y cuan­do

al­gu­nas per­so­nas uti­li­zan mi na­cio­na­li­dad co­mo si fue­ra una cen­su­ra. “El co­lom­biano qué pien­sa”, “y aquí es­tá el co­lom­biano”.

Eso lo ve­nían afir­man­do y aho­ra tam­bién, al­gu­nos lo si­guen re­pi­tien­do en ese sen­ti­do de de­cir “es que es­te es ex­tran­je­ro” y en­ton­ces “aquí cómo es­ta­mos en ma­nos de un ex­tran­je­ro”.

Esa so­la ex­pre­sión, ade­más, de­be­ría ser ver­gon­zo­sa pa­ra quie­nes la lan­zan, y no co­rres­pon­de na­da a la reali­dad.

Con la Ci­cig fue­ron muy bue­nos ar­qui­tec­tos los que di­se­ña­ron la es­truc­tu­ra de es­ta for­ma de coope­ra­ción internacional, por­que la Ci­cig no es un ór­gano de sus­ti­tu­ción de au­to­ri­da­des na­cio­na­les.

La Ci­cig no puede hacer na­da si no es­tá con el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, por­que es el que tie­ne la ti­tu­la­ri­dad de la ac­ción.

De la jus­ti­cia siem­pre he­mos te­ni­do cla­ro que son, la ver­dad, jus­ti­cia, re­pa­ra­ción y las ga­ran­tías de no re­pe­ti­ción.

Esos cuatro ele­men­tos es­tán en el man­da­to que se le con­fi­rió a la Ci­cig. La ga­ran­tía de no re­pe­ti­ción sig­ni­fi­ca ge­ne­rar un sis­te­ma en el que esas cau­sas que han da­do ori­gen a las es­truc­tu­ras cri­mi­na­les pue­dan des­apa­re­cer.

Una de las crí­ti­cas del go­bierno es que ha pre­sio­na­do por las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les...

Por ejem­plo, las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les en el te­ma de jus­ti­cia, tie­nen que ver con las ga­ran­tías de no re­pe­ti­ción.

Re­cuer­do to­da­vía en una oca­sión que de­bió ser en sep­tiem­bre del 2014 en una con­fe­ren­cia pú­bli­ca… he­mos vis­to de qué ma­ne­ra se ha pre­ten­di­do in­ci­dir res­pec­to de las co­mi­sio­nes de pos­tu­la­ción y de la se­lec­ción ac­tual pa­ra jue­ces y ma­gis­tra­dos, y re­cor­da­ba un ca­so es­pe­cí­fi­co de un fun­cio­na­rio ju­di­cial que es­ta­ba en al­gún res­tau­ran­te con el se­ñor Ar­nol­do Me­drano, y que le pre­gun­ta­ron a él “y us­ted, sien­do un fun­cio­na­rio ju­di­cial, ¿qué es­tá ha­cien­do con Ar­nol­do Me­drano tan cues­tio­na­do?”, y di­ce “por­que es­toy as­pi­ran­do a ser ma­gis­tra­do y él es un hom­bre que me puede ayu­dar”.

¿Qué es lo que se bus­ca cuan­do se plan­tea que tie­ne que exis­tir una ca­rre­ra ju­di­cial que ga­ran­ti­ce que los más idó­neos, los más ca­pa­ces y de re­co­no­ci­da ho­no­ra­bi­li­dad sean los que lle­guen a los car­gos de la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia?

Eli­mi­nar to­das esas po­si­bi­li­da­des de in­ci­den­cia per­ni­cio­sa que afec­ta la in­de­pen­den­cia de jue­ces y ma­gis­tra­dos, y eso es ge­ne­rar las con­di­cio­nes y ga­ran­tías pa­ra la no re­pe­ti­ción.

El se­ñor pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca asu­mió un li­de­raz­go en la for­mu­la­ción de la pro­pues­ta, y pi­dió un acom­pa­ña­mien­to de va­rias ins­ti­tu­cio­nes que efec­ti­va­men­te se hi­zo.

Así, de esa ma­ne­ra, si uno mi­ra ese cuar­to com­po­nen­te de las ga­ran­tías de no re­pe­ti­ción, puede en­ten­der­se mu­chas ac­cio­nes de la Ci­cig que no es­tán en el cam­po es­tric­to de la in­ves­ti­ga­ción, que no es el úni­co ob­je­to pa­ra el que fue cons­ti­tui­da la Ci­cig.

Si uno re­vi­sa mejor el con­ve­nio de cons­ti­tu­ción de la Ci­cig, uno en­cuen­tra que el Es­ta­do gua­te­mal­te­co se com­pro­me­te a adop­tar las pro­pues­tas de po­lí­ti­cas pú­bli­cas que la Ci­cig for­mu­le pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal. En­ton­ces no es una in­tro­mi­sión in­de­bi­da de la Ci­cig.

Al­gu­nos dipu­tados di­cen que us­ted los pre­sio­nó...

Se ve­nía to­do el pro­ce­so del 2016, se pre­sen­tó la pri­me­ra vo­ta­ción, si mal no re­cuer­do el 28 de no­viem­bre, con los re­sul­ta­dos que co­no­ci­mos. Es­ta­ba de­fi­ni­do que Óscar Chin­chi­lla iba a ser el nue­vo pre­si­den­te del Con­gre­so, y el pre­si­den­te de en­ton­ces, Ma­rio Ta­ra­ce­na, y Chin­chi­lla, nos pi­die­ron a la Se­cre­ta­ría Téc­ni­ca, que tu­vié­ra­mos una reunión de eva­lua­ción de lo que es­ta­ba has­ta ese mo­men­to.

“Mien­tras pue­da se­guir tra­ba­jan­do con mi con­vic­ción de jus­ti­cia, yo no renuncio”.

“To­das las reunio­nes eran pre­si­di­das por el pre­si­den­te del Con­gre­so, Chin­chi­lla”. Iván Ve­lás­quez, co­mi­sio­na­do de la Ci­cig

En esa reunión el pre­si­den­te Chin­chi­lla di­jo: “A mí me in­tere­sa­ría que us­te­des pu­die­ran se­guir acom­pa­ñán­do­nos, yo es­toy con­ven­ci­do de las re­for­mas, yo de­fien­do las re­for­mas, he di­cho pú­bli­ca­men­te voy a se­guir di­cien­do que creo que es­ta es una re­for­ma po­si­ti­va pa­ra el país, en­ton­ces les pi­do que us­te­des nos si­gan acom­pa­ñan­do”. Na­tu­ral­men­te es­ta­mos a dis­po­si­ción.

Ha­cia fi­na­les de enero, em­pe­za­ron al­gu­nos dipu­tados pro­po­nien­do en­mien­das, en­ton­ces el pre­si­den­te Chin­chi­lla di­jo: “¿Us­te­des nos po­drían apo­yar pa­ra una dis­cu­sión con los je­fes de blo­que?”. Cla­ro, en dón­de la ha­ce­mos, y di­ce el pre­si­den­te Chin­chi­lla “¿Las po­de­mos hacer en la Ci­cig?”. Di­ji­mos que sí, que ha­bía es­pa­cio y no hay pro­ble­ma.

En ese mo­men­to eran so­lo je­fes de blo­que pe­ro ve­nían con otros dipu­tados. En­ton­ces, se pro­gra­mó por el pre­si­den­te del Con­gre­so una pri­me­ra reunión con al­gu­nos, y una se­gun­da con es­tos otros.

To­das las reunio­nes eran pre­si­di­das por el pre­si­den­te del Con­gre­so, y no­so­tros es­tá­ba­mos ahí, de pron­to nos de­cían: “Qué opi­nan so­bre es­to”, o al­gu­nos de no­so­tros de­cía­mos: “No­ten que si ha­cen es­to ten­drían que re­for­mar es­to otro tam­bién por­que los ar­tícu­los es­tán en­tre­la­za­dos”.

Los dipu­tados sa­lían, en ge­ne­ral muy sa­tis­fe­chos de las reunio­nes.

FOTO PREN­SA LI­BRE: ÉRICK ÁVI­LA

FOTO PREN­SA LI­BRE:

Iván Ve­lás­quez, je­fe de la Ci­cig, es­tá cons­cien­te de la “cam­pa­ña fe­roz” con­tra él, de sec­to­res y ma­fias afec­ta­das por las in­ves­ti­ga­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.