El Con­gre­so sal­va a Jimmy Morales

Prensa Libre - - PERSPECTIVA -

El po­lé­mi­co pro­ce­so de an­te­jui­cio, que bus­ca­ba es­cla­re­cer si el pre­si­den­te Jimmy Morales re­ci­bió fon­dos ilí­ci­tos du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral que lo lle­vó a la Pre­si­den­cia en el 2015, no lo­gró avan­zar ayer en el Con­gre­so, don­de ape­nas 25 dipu­tados vo­ta­ron a fa­vor de que se le le­van­ta­ra la in­mu­ni­dad y que­da­ra ba­jo in­ves­ti­ga­ción de los ór­ga­nos ju­ris­dic­cio­na­les.

Era pre­vi­si­ble, por­que se sa­bía de las in­ten­sas ne­go­cia­cio­nes en­tre ban­ca­das pa­ra que el an­te­jui­cio no pros­pe­ra­ra. Pe­ro tam­bién de­be ver­se co­mo el re­sul­ta­do del in­for­me de la co­mi­sión pes­qui­si­do­ra, que tam­po­co fue con­tun­den­te, y aun­que sus in­te­gran­tes ha­bían su­ge­ri­do que el man­da­ta­rio que­da­ra a dis­po­si­ción de la jus­ti­cia co­mún, el mis­mo tam­bién sem­bra­ba la du­da so­bre las mo­ti­va­cio­nes de los en­tes de in­ves­ti­ga­ción so­bre di­cho pro­ce­so.

La ma­qui­na­ria ofi­cia­lis­ta tu­vo un triun­fo que no puede ca­li­fi­car­se de ro­tun­do, ni mu­cho me­nos con­si­de­rar­se que los es­fuer­zos es­tán en­ca­mi­na­dos en torno a la pro­tec­ción del pre­si­den­te, quien más bien ha ser­vi­do de pre­tex­to pa­ra de­te­ner una lucha con­tra la co­rrup­ción que por aho­ra ha te­ni­do un re­vés.

Ni si­quie­ra de­be ver­se la es­cuá­li­da vo­ta­ción de ayer co­mo un res­pal­do al man­da­ta­rio, ni mu­cho me­nos co­mo un ac­to ab­so­lu­to­rio, por­que por aho­ra sim­ple­men­te se ha blo­quea­do to­da po­si­bi­li­dad de una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te, y eso en po­co ayu­da a pu­ri­fi­car la ima­gen de Morales, quien agre­ga una man­cha a su man­da­to.

El am­bi­guo in­for­me de la co­mi­sión pes­qui­si­do­ra ha­cía vis­lum­brar un desen­la­ce co­mo el de ayer, por­que des­de la ma­ña­na del do­min­go se pre­ten­dió en­ga­ñar a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­de­pen­dien­tes ha­cién­do­les creer que se pe­di­ría una pró­rro­ga, y po­cos mi­nu­tos an­tes de que se ven­cie­ra el pla­zo, en la os­cu­ri­dad de la no­che, fue en­tre­ga­do el in­for­me en la Di­rec­ción Le­gis­la­ti­va.

El re­sul­ta­do tam­po­co de­be ver­se con es­pí­ri­tu triun­fa­lis­ta, pues tam­bién es ge­ne­ra­li­za­da la per­cep­ción de que es­to cons­ti­tu­ye un re­tro­ce­so en la lucha con­tra la co­rrup­ción. Quien se al­zó con la Pre­si­den­cia gra­cias a un le­ma que en­ca­ja­ba con esas as­pi­ra­cio­nes ciu­da­da­nas, aho­ra es­tá en en­tre­di­cho, al pun­to que pa­ra la Co­mu­ni­dad Internacional es vis­to co­mo una per­so­na que se in­ter­po­ne en la lucha con­tra ese fla­ge­lo.

El pre­si­den­te Morales sim­ple­men­te ha ga­na­do tiempo, y a los gua­te­mal­te­cos eso les puede sa­lir ca­ro, pri­me­ro por­que ya es no­to­rio el pa­go de fa­vo­res es­ta­ble­ci­do en el pre­su­pues­to pa­ra el 2018, prin­ci­pal­men­te en el ra­mo de la cons­truc­ción, don­de ca­si se du­pli­có el pre­su­pues­to al Mi­nis­te­rio de Co­mu­ni­ca­cio­nes, pe­ro tam­bién en la res­pues­ta que da­rá la Co­mu­ni­dad Internacional, cla­ra­men­te com­pro­me­ti­da en la lucha con­tra la co­rrup­ción.

Es inevi­ta­ble que así ocu­rra, por­que Gua­te­ma­la ocu­pa una po­si­ción geo­es­tra­té­gi­ca de mu­cha re­le­van­cia, y en un país don­de la co­rrup­ción es­tá des­bor­da­da des­de ha­ce mu­cho tiempo, eso cons­ti­tu­ye una ame­na­za pa­ra la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to del es­ta­do de De­re­cho y has­ta pa­ra la se­gu­ri­dad de otras na­cio­nes, en­tre las que se des­ta­ca gran­de­men­te nues­tro prin­ci­pal so­cio co­mer­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.