Ver­gon­zo­so bono a Jimmy Mo­ra­les

Prensa Libre - - Perspectiva -

Co­mo si no hu­bie­ra si­do su­fi­cien­te el es­cán­da­lo desata­do por el trá­mi­te de an­te­jui­cio por su­pues­ta­men­te ha­ber re­ci­bi­do fon­dos ile­ga­les du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral del 2015, el pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les es­tá in­mer­so en un nue­vo tor­be­llino, de al­can­ces in­sos­pe­cha­dos, por un in­mo­ral pa­go que se ha­bía man­te­ni­do ocul­to has­ta aho­ra y que re­ci­be de los fon­dos pú­bli­cos asig­na­dos al Ejér­ci­to.

El Mi­nis­te­rio de la De­fen­sa ha in­ten­ta­do jus­ti­fi­car di­cha ero­ga­ción, adu­cien­do que es un bono apro­ba­do me­dian­te acuer­do mi­nis­te­rial, lo cual po­dría ser le­gal pe­ro es muy dis­cu­ti­ble y pa­ra na­da eli­mi­na la in­mo­ra­li­dad, por­que se in­ten­ta ex­pli­car que se ha­ce por los “ries­gos” co­rri­dos por el man­da­ta­rio co­mo je­fe de las fuer­zas ar­ma­das.

Di­cha bo­ni­fi­ca­ción, que as­cien­de a 50 mil quet­za­les men­sua­les, le ha ge­ne­ra­do un be­ne­fi­cio al man­da­ta­rio de 400 mil quet­za­les du­ran­te los úl­ti­mos ocho me­ses, sin que exis­ta una ra­zón cla­ra o creí­ble so­bre los mo­ti­vos que jus­ti­fi­ca­ron la ac­ción to­ma­da por el mi­nis­tro de la De­fen­sa, Wi­lliams Man­si­lla.

Re­sul­ta ob­vio que de­trás de es­to tie­ne que exis­tir una per­ver­sa in­ten­ción y un afán de ma­ni­pu­lar al man­da­ta­rio, o un tre­men­do des­ca­ro de par­te de él pa­ra apro­ve­char­se de re­cur­sos que cla­ra­men­te son in­su­fi­cien­tes pa­ra di­cho mi­nis­te­rio y an­te lo cual han si­do reite­ra­das las ac­cio­nes del man­da­ta­rio pa­ra asig­nar­le al Ejér­ci­to ta­reas aje­nas a su fun­ción. La úl­ti­ma de ellas, ri­dí­cu­la, fue la de en­viar a la tro­pa a ba­chear ca­rre­te­ras sin que si­quie­ra tu­vie­ran la pre­pa­ra­ción pa­ra di­chas la­bo­res.

Al man­da­ta­rio se le ha cri­ti­ca­do, jus­ti­fi­ca­da­men­te, por su in­sis­ten­cia en asig­nar la­bo­res ex­tra­or­di­na­rias al Ejér­ci­to, por­que es­to se es­ta­ría con­vir­tien­do en una sos­pe­cho­sa e in­jus­ti­fi­ca­da for­ma de trans­fe­rir­le re­cur­sos, pro­ve­nien­tes de otras car­te­ras con ta­reas es­pe­cí­fi­cas, co­mo Go­ber­na­ción, de don­de ha­brían sa­li­do al me­nos 105 mi­llo­nes de quet­za­les pa­ra De­fen­sa, en de­tri­men­to de la lu­cha con­tra re­des cri­mi­na­les.

Ayer, en un es­fuer­zo por jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble, el mi­nis­tro de la De­fen­sa tra­tó de ex­pli­car las ra­zo­nes pa­ra otor­gar di­cho bono al man­da­ta­rio, pe­ro no so­lo fa­lló en su in­ten­to, sino hi­zo que­dar mal a to­do el apa­ra­to gu­ber­na­ti­vo, co­mo el he­cho de afir­mar que una su­pues­ta dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos per­mi­tía ese gas­to ex­tra­or­di­na­rio, no re­ci­bi­do por nin­gún otro go­ber­nan­te.

Tor­pes ex­pli­ca­cio­nes, co­mo tam­bién lo ha si­do una vez más la ac­ti­tud del pre­si­den­te Mo­ra­les de creer que po­dría te­ner de­re­cho a un pa­go adi­cio­nal por es­tar en una con­di­ción de ries­go, ar­gu­men­to que so­lo él y los mi­li­ta­res que lo acep­ta­ron pu­die­ron ha­ber­se creí­do.

Es­te nue­vo es­cán­da­lo en torno a la ya de­bi­li­ta­da fi­gu­ra pre­si­den­cial so­lo abona en un ma­yor des­pres­ti­gio, al ser más que ver­gon­zo­so que sien­do el pre­si­den­te me­jor pa­ga­do de La­ti­noa­mé­ri­ca re­sul­te un ma­yúscu­lo abu­so re­ci­bir un so­bre­suel­do.

Mu­cho me­nos co­rres­pon­de al Ejér­ci­to ni a nin­gún cuer­po co­le­gia­do del Mi­nis­te­rio de la De­fen­sa de­ci­dir acer­ca de so­bre­suel­dos pa­ra el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, quien nun­ca de­bió to­le­rar esa in­mo­ra­li­dad, que en to­do ca­so cons­ti­tu­ye un abu­so de po­der y una irres­pon­sa­bi­li­dad en el ma­ne­jo de los re­cur­sos de los gua­te­mal­te­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.