107 dipu­tados vo­tan a fa­vor de la im­pu­ni­dad

Sec­to­res pi­den al pre­si­den­te ve­tar cam­bios a Có­di­go Pe­nal que fa­vo­re­cen a co­rrup­tos

Prensa Libre - - PORTADA - Por Jes­si­ca Gra­ma­jo jgra­ma­jo@pren­sa­li­bre.com.gt

Aun­que pú­bli­ca­men­te se han mos­tra­do co­mo opo­si­to­res irre­con­ci­lia­bles, ayer los dipu­tados de la Uni­dad Na­cio­nal de la Es­pe­ran­za (UNE) y el Fren­te de Con­ver­gen­cia Na­cio­nal (FCN-Na­ción) se unie­ron, jun­to a otras ban­ca­das, pa­ra apro­bar dos le­yes que los blin­dan con­tra las acu­sa­cio­nes del Mi­nis­te­rio Público (MP) y la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (Cicig).

Con una vo­ta­ción arra­sa­do­ra, com­pa­ra­da con el res­to de le­yes que se han apro­ba­do en los úl­ti­mos dos años, los dipu­tados efec­tua­ron re­for­mas al Có­di­go Pe­nal a tra­vés de dos ini­cia­ti­vas que nun­ca fue­ron pú­bli­cas has­ta ayer. So­lo hu­bo 16 vo­tos en con­tra.

La pri­me­ra ini­cia­ti­va apro­ba­da mo­di­fi­ca lo re­la­cio­na­do al fi­nan­cia­mien­to elec­to­ral ilí­ci­to, no re­gis­tra­do y anó­ni­mo; y la se­gun­da per­mi­te con­mu­tar las pe­nas que no so­bre­pa­sen los 10 años de con­de­na, en es­ta en­tra­rían de­li­tos co­mo pe­cu­la­do, cohe­cho pa­si­vo, cohe­cho ac­ti­vo, mal­ver­sa­ción de fon­dos, abu­so de au­to­ri­dad y fal­se­dad en de­cla­ra­ción ju­ra­da y pa­tri­mo­nial, mu­chos por los que va­rios fun­cio­na­rios y ex­fun­cio­na­rios es­tán pro­ce­sa­dos. CON­TU­BER­NIO La alian­za sur­gió des­pués de que el MP y la Cicig anun­cia­ran una in­ves­ti­ga­ción so­bre fi­nan­cia­mien­to elec­to­ral ilí­ci­to, por el que se vie­ron afec­ta­dos des­de el pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les, así co­mo los ex­se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de la UNE, Or­lan­do Blan­co; y de Li­ber­tad De­mo­crá­ti­ca Re­no­va­da (Lí­der), Roberto Vi­lla­te.

Fi­nal­men­te los dipu­tados en­con­tra­ron un in­te­rés en co­mún, y no fue pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes del país, sino que pa­ra bus­car un me­ca­nis­mo le­gal de sal­va­ta­je an­te las acu­sa­cio­nes del MP y de la Cicig, to­do ello dos días an­tes de con­me­mo­rar 196 años de in­de­pen­den­cia, en un ver­da­de­ro miér­co­les ne­gro.

Tan­to FCN-Na­ción co­mo la UNE te­nían un mis­mo pro­ble­ma, los dos es­tán sien­do se­ña­la­dos de fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar, así que de­jan­do por un la­do sus su­pues­tas dispu­tas irre­con­ci­lia­bles, lo­gra­ron jun­tar 107 vo­tos pa­ra apro­bar la Ley de fi­nan­cia­mien­to, y 106 pa­ra la de con­mu­ta­ción de pe­nas.

La alian­za lo­gró con­cre­ti­zar­se en la vo­ta­ción pa­ra re­ti­rar­le o no la in­mu­ni­dad a Mo­ra­les. La UNE, quien ya ha­bía pac­ta­do con FCN-Na­ción, anun­ció que los dipu­tados de su blo­que ten­drían vo­to li­bre pa­ra ele­gir el fu­tu­ro del man­da­ta­rio, pa­ra no evi­den­ciar la alian­za, al­gu­nos se abs­ten­drían o vo­ta­rían en con­tra.

Se­gún le­gis­la­do­res de la UNE, el acuer­do se pac­tó en­tre su se­cre­ta­ria Ge­ne­ral, San­dra To­rres, y el man­da­ta­rio. El ob­je­ti­vo era res­ca­tar a Blan­co y a Mo­ra­les.

Con el res­to de ban­ca­das la ne­go­cia­ción era más fá­cil, ya que han man­te­ni­do un acuer­do des­de prin­ci­pios de año, al­gu­nos mo­ti­va­dos por in­ter­cam­bios pe­cu­nia­rios y otros por el pa­go con obras o pro­yec­tos.

Ade­más, se acor­da­ron le­yes, co­mo la de con­mu­ta­ción de pe­nas, que fa­vo­re­ce­ría a per­so­nas alle­ga­das a esas ban­ca­das, co­mo el Mo­vi­mien­to Re­for­ma­dor (MR) con­for­ma­do por di­si­den­tes del Par­ti­do Pa­trio­ta (PP); quie­nes han vis­to co­mo fun­cio­na­rios de di­cha agru­pa­ción han en­fi­la­do el in­gre­so a pri­sión, en­tre ellos el ex­pre­si­den­te Ot­to Pé­rez, y la ex vi­ce­pre­si­den­ta Ro­xa­na Bal­det­ti.

Pe­ro no son los úni­cos, la alian­za fue fá­cil con Alian­za Ciu­da­da­na (AC), quie­nes vie­nen en su ma­yo­ría de Lí­der, par­ti­do que fue can­ce­la­do por so­bre­pa­sar­se del te­cho de cam­pa­ña.

Y To­dos, quie­nes no só­lo pro­vie­nen de la UNE, sino que uno de sus fun­da­do­res es Roberto Ale­jos, her­mano de Gustavo Ale­jos, quien se en­cuen­tra en pri­sión, vin­cu­la­do al ca­so Ne­go­cian­tes de la Sa­lud. A HURTADILLAS Y CUCHICHEOS Aun­que los ru­mo­res so­bre los acuer­dos ini­cia­ron des­de la se­ma­na pa­sa­da, nin­guno de las agru­pa­cio­nes acep­ta­ba los acer­ca­mien­tos. No fue has­ta ayer cuan­do el com­plot se con­vir­tió en reali­dad, cuan­do de ma­ne­ra sor­pre­si­va los dipu­tados in­clu­ye­ron en la agen­da a tra­vés de una mo­ción pri­vi­le­gia­da las re­for­mas al de­li­to de fi­nan­cia­mien­to elec­to­ral.

La mo­ción fue fir­ma­da por Blan­co, de la UNE; Ale­jan­dra Ca­rri­llo, del Mo­vi­mien­to Re­for­ma­dor; Javier Her­nán­dez, de FCN-Na­ción; y De­lia Bac de Mon­te, de Alian­za Ciu­da­da­na; pe­ro la pro­pues­ta de Ley in­clu­ye a Ka­ri­na de Paz, de UNE; y Es­tuar­do Gal­dá­mez, de FCN-Na­ción.

Nin­guno qui­so de­cir quién ela­bo­ró el pro­yec­to, sin em­bar­go, va­rios dipu­tados se­ña­la­ron a Blan­co, quien, ase­gu­ran fue quien bus­có los vo­tos y el apo­yo pa­ra apro­bar­la, jun­to con Ma­rio Ta­ra­cea, tam­bién de la UNE.

El úni­co dipu­tado que se ma­ni­fes­tó fue Oli­ve­rio García Ro­das, quien les in­di­có que ya exis­tía un diá­lo­go pa­ra re­for­mar lo re­la­cio­na­do con fi­nan­cia­mien­to ilí­ci­to, con el pro­pó­si­to de me­jo­rar la cla­ri­dad del de­li­to, y ase­gu­ró que lo me­jor, era dis­cu­tir con de­te­ni­mien­to la pro­pues­ta.

Sin em­bar­go, los dipu­tados hi­cie­ron ca­so omi­so a su re­co­men­da­ción y con­ti­nua­ron con sus acuer­dos, ra­zón por la que García Ro­das aban­do­nó el he­mi­ci­clo.

No fue el úni­co, tam­bién se vio par­tir de in­me­dia­to a Fernando Li­na­res Bel­tra­ne­na, quien en otras opor­tu­ni­da­des ha apo­ya­do me­di­das co­mo las apro­ba­das ayer, pe­ro, en es­ta opor­tu­ni­dad,

tra­ba­ja­do­res del Con­gre­so, in­di­ca­ron que el le­gis­la­dor les co­men­to que no es­ta­ba de acuer­do con la pro­pues­ta.

Otro que se re­ti­ró fue Carlos Cha­va­rría y Juan Jo­sé Po­rras, aun­que es­te úl­ti­mo lo hi­zo lue­go de la apro­ba­ción de la ley de fi­nan­cia­mien­to ilí­ci­to. SE RE­DU­CEN PE­NAS In­me­dia­ta­men­te des­pués de apro­bar las mo­di­fi­ca­cio­nes al de­li­to del fi­nan­cia­mien­to elec­to­ral, los dipu­tados pre­sen­ta­ron una nue­va mo­ción. Es­ta vez la in­ten­ción era con­mu­tar las pe­nas pa­ra los de­li­tos que no so­bre­pa­sen los 10 años de con­de­na.

Con ello, no só­lo lo­gra­ron que in­frac­cio­nes co­mo la ex­tor­sión, el hur­to, ro­bo y hur­to agra­va­do pue­dan te­ner una con­mu­ta­ción de la pe­na, sino que tam­bién se in­clu­ye otros co­mo el pe­cu­la­do, el cohe­cho pa­si­vo, el cohe­cho ac­ti­vo y la mal­ver­sa­ción de fon­dos.

La apro­ba­ción de es­ta re­for­ma se lo­gró con el apo­yo de 106 le­gis­la­do­res, al igual que con el otro De­cre­to, los úni­cos que se opu­sie­ron fue­ron los dipu­tados de Con­ver­gen­cia, En­cuen­tro por Gua­te­ma­la, Vi­sión con Va­lo­res, Fuer­za, y en lo in­di­vi­dual los con­gre­sis­tas Eduar­do Za­chris­son, del Par­ti­do de Avan­za­da Na­cio­nal; An­drea Vi­lla­grán, de To­dos; y el pre­si­den­te del Con­gre­so; Ós­car Chin­chi­lla.

El De­cre­to fi­nal­men­te se apro­bó con el apo­yo de 107 le­gis­la­do­res; al­gu­nos op­ta­ron por no lle­gar, pe­se a que, se­gún co­men­ta­ron fue­ron pre­sio­na­dos por los di­rec­ti­vos de sus ban­ca­das.

Pa­ra pre­sio­nar­los a lle­gar, no só­lo les lla­ma­ban de ma­ne­ra in­sis­ten­te a sus te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, sino que tam­bién los lla­ma­ban a sus ofi­ci­nas, e in­clu­so has­ta sus vi­vien­das.

Aun­que las vo­ta­cio­nes lo­gra­ron el apo­yo de las tres ter­ce­ras par­tes del Con­gre­so, el res­pal­do ca­yó com­pa­ra­do con los vo­tos que se ob­tu­vie­ron pa­ra la mo­ción pri­vi­le­gia­da, la cual se ga­nó con 111 vo­tos, em­pe­ro, al­gu­nos des­co­no­cían de qué se tra­ta­ba a cien­cia cier­ta las ini­cia­ti­vas que es­ta­ban por apro­bar, por lo que cam­bia­ron de pa­re­cer.

Uno de los vo­tos que sor­pren­dió, fue el de Amílcar Pop, de Wi­naq, quien se ha­bía mos­tra­do crí­ti­co an­te es­te ti­po de pro­pues­tas, em­pe­ro ayer res­pal­dó la apro­ba­ción fi­nal de las re­for­mas al Có­di­go Pe­nal. CRÍ­TI­CAS Las crí­ti­cas no se hi­cie­ron es­pe­rar, una de las pri­me­ras sur­gió de la Em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos. En su cuen­ta de Twit­ter el embajador Todd Ro­bin­son, in­di­có: “¿De ver­dad? ¿Ur­gen­cia na­cio­nal? ¿Qué ver­güen­za?, a es­te se le acom­pa­ña­ba la men­ción: ¿Es­cue­las? ¿Ca­rre­te­ras? ¿Hos­pi­ta­les? No son de ur­gen­cia na­cio­nal”, pe­ro re­for­mar el de­li­to de fi­nan­cia­mien­to elec­to­ral, sí.

Mien­tras que en la cuen­ta de la Cicig se in­di­có: “El pe­ca­do ori­gi­nal de la de­mo­cra­cia gua­te­mal­te­ca es el fi­nan­cia­mien­to elec­to­ral ilí­ci­to”.

El pro­cu­ra­dor de los De­re­chos Hu­ma­nos, Jor­dán Ro­das, tam­bién se ma­ni­fes­tó: “...Va­ya pa­dres de la pa­tria... Sa­quean nues­tro país, se re­ce­tan bo­nos, se exi­men de res­pon­sa­bi­li­da­des ¿Qué más vie­ne?”, la­men­tó.

Co­mo al­go inusual, Blan­co ob­tu­vo un com­por­ta­mien­to a la de­fen­si­va con la pren­sa. Cuan­do se le cues­tio­nó, ase­gu­ró que se or­de­nó el de­li­to, que las crí­ti­cas son apre­cia­cio­nes in­fun­da­das y que si al­guien quie­re que im­pug­ne los de­cre­tos.

Javier Her­nán­dez, je­fe del blo­que FCN-Na­ción, y Or­lan­do Blan­co, de UNE, fir­ma­ron la ini­cia­ti­va, jun­to con De­lia Bac, ex Lí­der, y Ale­jan­dra Ca­rri­llo, ex PP.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: ÉRICK ÁVILA

La ini­cia­ti­va era ne­go­cia­da du­ran­te la se­sión so­lem­ne por la In­de­pen­den­cia. Los dipu­tados Her­nán­dez (FCN-Na­ción) y Blan­co (UNE) con­ver­san.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.