Le­gis­lan a fa­vor de la im­pu­ni­dad

Prensa Libre - - PERSPECTIVA -

Un gru­po de ru­fia­nes dis­fra­za­dos de dipu­tados hi­zo que Gua­te­ma­la die­ra ayer otro pa­so ha­cia atrás en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y vol­vie­ra a que­dar en un mo­men­to de nues­tra his­to­ria una de las más opro­bio­sas man­cuer­nas de la po­li­ti­que­ría, sin más li­mi­ta­ción que la de sus am­bi­cio­nes, cuan­do ade­más se lle­gó a ob­ser­var una de las con­duc­tas más ver­gon­zo­sas en la his­to­ria de ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

Aque­lla per­ver­sa alian­za en­tre po­lí­ti­cos li­de­ris­tas y pa­trio­te­ris­tas ha re­en­car­na­do aho­ra en los par­ti­dos FCN-Na­ción, Uni­dad Na­cio­nal de la Es­pe­ran­za y otros gru­púscu­los que con su vo­to han in­cu­rri­do en una de las ma­yo­res abe­rra­cio­nes de la le­gis­la­ción gua­te­mal­te­ca, al pre­ten­der exi­mir a los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de los par­ti­dos po­lí­ti­cos de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad en el ma­ne­jo de los re­cur­sos fi­nan­cie­ros de las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas.

Con el ver­gon­zo­so vo­to fa­vo­ra­ble de 107 le­gis­la­do­res, ayer el Con­gre­so mo­di­fi­có el Có­di­go Pe­nal, que san­cio­na­ba a cual­quier per­so­na que re­ci­bie­ra, apor­ta­ra o tra­mi­ta­ra re­cur­sos pa­ra las cam­pa­ñas pro­se­li­tis­tas, en un cla­ro con­tu­ber­nio pa­ra be­ne­fi­ciar a Jimmy Mo­ra­les, Or­lan­do Blan­co La­po­la y Roberto Vi­lla­te, so­bre quie­nes ha­ce po­cos días el Mi­nis­te­rio Público y la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la pre­sen­ta­ron una so­li­ci­tud de an­te­jui­cio, a fin de so­me­ter­los a la jus­ti­cia por su­pues­tos ac­tos ilí­ci­tos cuan­do fun­gie­ron co­mo se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de sus agru­pa­cio­nes.

Esa es una ac­ción des­ver­gon­za­da, cla­ra­men­te con­de­na­da al fra­ca­so o a un triun­fo es­pu­rio por el ob­vio con­flic­to de in­tere­ses y por el abu­so de le­gis­lar en be­ne­fi­cio pro­pio. Con es­ta nue­va y trá­gi­ca bu­fo­na­da del Con­gre­so se ter­mi­nan de caer las más­ca­ras de quie­nes bus­ca­ron bur­lar a la po­bla­ción, co­mo Blan­co La­po­la, de la UNE, quien has­ta el úl­ti­mo mo­men­to ofre­ció vo­tar en con­tra de la pro­tec­ción al man­da­ta­rio y aho­ra fue uno de los pri­me­ros en res­pal­dar el ma­no­ta­zo de ese or­ga­nis­mo en fa­vor de la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad.

Con es­ta de­plo­ra­ble me­di­da, Gua­te­ma­la re­tro­ce­de en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, con el in­me­dia­to ob­je­ti­vo de be­ne­fi­ciar al man­da­ta­rio, se­cre­ta­rio de FCN-Na­ción cuan­do se ha­brían co­me­ti­do las irre­gu­la­ri­da­des, pe­ro tam­bién a Blan­co La­po­la, quien ocu­pa­ba ese car­go en la UNE al mo­men­to en que tam­bién se die­ron du­do­sos ma­ne­jos fi­nan­cie­ros en esa agru­pa­ción, y a Roberto Vi­lla­te, del des­apa­re­ci­do Lí­der.

Los dipu­tados apro­ve­cha­ron el en­va­len­to­na­mien­to del pre­si­den­te, quien mi­nu­tos an­tes les ha­bía agra­de­ci­do el apo­yo al no re­ti­rar­le la in­mu­ni­dad pe­ro tam­bién an­te un nue­vo es­cán­da­lo so­bre su go­bierno, al co­no­cer­se de un in­mo­ral so­bre­suel­do que le pa­ga el Ejér­ci­to, con el que has­ta aho­ra acu­mu­la 450 mil quet­za­les, los cua­les la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de Cuen­tas le or­de­nó re­in­te­grar en un pla­zo de dos se­ma­nas.

Los dipu­tados acor­da­ron otro es­tul­to cam­bio en el Có­di­go Pe­nal, me­dian­te el cual los de­li­tos pe­na­dos con has­ta diez años de cár­cel pue­den ser con­mu­ta­dos, una me­di­da cla­ra­men­te de­di­ca­da a be­ne­fi­ciar al her­mano y al hi­jo del pre­si­den­te en ca­so re­ci­ban las má­xi­mas con­de­nas por el de­li­to de frau­de, con lo cual se cie­rra una de las jor­na­das más opro­bio­sas de un Con­gre­so des­pres­ti­gia­do. Pe­ro ade­más co­lo­ca en mal pre­di­ca­do a quie­nes em­plean fra­ses bí­bli­cas co­mo par­te de la ver­bo­rrea po­li­ti­que­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.