Tro­pie­za el pac­to de los co­rrup­tos

Prensa Libre - - PERSPECTIVA -

El in­ten­to de los dipu­tados por le­gis­lar a fa­vor de las ma­fias no so­lo fue una ac­ti­tud ru­fia­nes­ca, pro­pia de au­tén­ti­cas “cli­cas” de la po­lí­ti­ca, sino ade­más fue tor­pe, al pre­ten­der mo­di­fi­car el Có­di­go Pe­nal pa­ra be­ne­fi­ciar a po­lí­ti­cos des­ca­ra­dos y de pa­so a mi­les de de­lin­cuen­tes que de ma­ne­ra ace­le­ra­da re­co­bra­rían su li­ber­tad, en­tre ellos quie­nes han pa­ra­si­ta­do con los re­cur­sos del Es­ta­do y quie­nes tie­nen ate­rro­ri­za­dos a los gua­te­mal­te­cos.

La tor­pe ac­ción le­gis­la­ti­va, en la que par­ti­ci­pa­ron to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos atrin­che­ra­dos en el Con­gre­so, era una afren­ta al or­de­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal y un bur­do pac­to de ma­fias, con al­gu­nas hon­ro­sas ex­cep­cio­nes. Una reac­ción valiente de la po­bla­ción echó por tie­rra el ma­yor in­ten­to por ex­ten­der la im­pu­ni­dad, aun vio­len­tan­do la Cons­ti­tu­ción.

Es cla­ro que la in­dig­na­ción ciu­da­da­na y las opi­nio­nes de ex­per­tos so­bre la mons­truo­si­dad ju­rí­di­ca que se pre­ten­día im­ple­men­tar asus­tó a mu­chos dipu­tados, em­pe­zan­do por el pre­si­den­te del Le­gis­la­ti­vo, quien ho­ras des­pués tra­ta­ba de jus­ti­fi­car su in­ge­nui­dad o su ca­rác­ter pu­si­lá­ni­me al no ha­ber he­cho lo su­fi­cien­te pa­ra de­te­ner el abu­so en el que es­ta­ban in­cu­rrien­do 107 im­pre­sen­ta­bles.

Con el co­rrer del día, mu­chos otros dipu­tados se apre­su­ra­ban a en­viar men­sa­jes de dis­cul­pa y pro­me­sas de en­mien­da, en un afán por mi­ni­mi­zar el da­ño a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, co­mo han si­do las des­ca­ra­das de­cla­ra­cio­nes del dipu­tado Or­lan­do Blan­co, de la UNE, prin­ci­pal res­pon­sa­ble de in­cluir la po­nen­cia en la agen­da del día y el más in­tere­sa­do en la apro­ba­ción, por ser uno de los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cia­dos al eli­mi­nar la per­se­cu­ción cri­mi­nal.

En la mis­ma ca­te­go­ría de irres­pon­sa­bi­li­dad cae San­dra To­rres, tam­ba­lean­te li­de­re­sa de la UNE, quien con una ma­yor mues­tra de des­ca­ro pre­ten­de aho­ra ha­cer­le creer a la po­bla­ción que no es­ta­ba al tan­to de lo que sus dipu­tados ha­cían en el Con­gre­so, cuan­do ape­nas el pa­sa­do lu­nes, de ma­ne­ra des­ver­gon­za­da, de­ja­ba en li­ber­tad a los dipu­tados de su agru­pa­ción pa­ra res­pal­dar el pac­to de im­pu­ni­dad a fa­vor del pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les.

Es­te úl­ti­mo vol­vió ayer a in­cu­rrir en un res­ba­lón, al afir­mar que es­pe­ra­ría el aná­li­sis del des­ca­be­lla­do de­cre­to apro­ba­do por el Con­gre­so pa­ra eva­luar su de­re­cho de ve­to, co­mo si tu­vie­ra la sol­ven­cia mo­ral pa­ra en­ca­rar se­me­jan­te ta­rea, cuan­do gen­te de su en­torno es­tá de­trás de ese en­gen­dro le­gal que tie­ne, en­tre otros ob­je­ti­vos, el de­bi­li­ta­mien­to del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, por­que su prin­ci­pal in­te­rés es que él, sus pa­rien­tes y alle­ga­dos eva­dan la ci­ta con la jus­ti­cia.

El pre­si­den­te ha si­do la fi­gu­ra más ano­di­na en es­ta lu­cha que Gua­te­ma­la li­bra con­tra la co­rrup­ción, y sus ac­cio­nes han es­ta­do di­ri­gi­das a de­bi­li­tar esos es­fuer­zos, por­que él tam­bién ha pa­sa­do a ser par­te de un gru­po per­ver­so de fun­cio­na­rios ca­pa­ces de in­cu­rrir en in­mo­ra­li­da­des, co­mo la de re­ci­bir un ge­ne­ro­so so­bre­suel­do, el cual de­vol­vió so­lo al ser evi­den­cia­do.

Ano­che, nue­va­men­te la Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad le en­men­dó la pla­na a los po­lí­ti­cos y de­jó en sus­pen­so las mo­di­fi­ca­cio­nes abe­rran­tes a Có­di­go Pe­nal. Aun­que los dipu­tados aho­ra bus­quen echar mar­cha atrás y el pre­si­den­te se to­me su tiem­po de ana­li­zar, es tam­bién mo­men­to de que ha­ya con­se­cuen­cias le­ga­les pa­ra ta­les ex­ce­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.