Lu­cha con en­cono pa­ra con­se­guir un bo­tín

Si­gue ma­ni­fes­ta­cio­nes fe­ro­ces pa­ra ma­ni­pu­lar a una po­bla­ción con ba­jo ni­vel po­lí­ti­co ideo­ló­gi­co.

Prensa Libre - - OPINIÓN - An­to­nio Mos­que­ra http://re­gis­troa­ka­si­co.word­press.com

Son dos ban­dos en pug­na. El pri­me­ro con la ma­yor parte de car­gos pú­bli­cos sin po­der avan­zar en com­pras y con­tra­tos ba­jo el signo de la co­rrup­ción; y el se­gun­do, en una por­fia­da lu­cha por apu­rar los tér­mi­nos del pe­río­do pre­si­den­cial a cual­quier cos­to, con apo­yos in­con­sis­ten­tes de las fuer­zas ne­gras del in­ter­ven­cio­nis­mo glo­bal.

Por un la­do, las tra­di­cio­na­les sec­cio­nes del go­bierno en­de­re­za­das a la co­rrup­ción es­tán pa­ra­li­za­das. Las obras pú­bli­cas no avan­zan por­que es­tá afec­ta­do el me­ca­nis­mo de ra­pa­ce­ría que per­mi­tía ob­te­ner lu­cro ile­gal a los con­ce­sio­na­rios. Se in­ven­ta que to­do puen­te es­tá da­ña­do, ¡oja­lá no ha­ya sa­bo­ta­je! No se re­lle­nan los hoyos de las ca­rre­te­ras, se de­jan de efec­tuar cons­truc­cio­nes pa­ra ser­vi­cios, es­pe­cial­men­te es­co­la­res y de sa­lud. Se per­mi­te la ra­pi­ña de la ener­gía eléc­tri­ca, la ex­tor­sión des­de lo más pe­que­ño has­ta lo más gran­de, en puer­tos, trans­por­te, in­dus­trias ex­trac­ti­vas y plan­ta­cio­nes. Por apar­te, hay des­con­trol de gra­vá­me­nes a la agri­cul­tu­ra, ga­na­de­ría e im­por­ta­ción, así co­mo a la mi­ne­ría. La ar­bi­tra­rie­dad se ex­pre­sa en el asal­to del pre­su­pues­to.

Sa­la­rios es­can­da­lo­sos, si­mé­tri­ca­men­te se co­rres­pon­den con el pa­ro la­bo­ral y el sa­la­rio mí­ni­mo le­ga­lis­ta que pro­te­ge ne­go­cios es­ta­ble­ci­dos in­efi­cien­tes de la com­pe­ten­cia. Los neo­li­be­ra­les des­pi­die­ron em­plea­dos pú­bli­cos pa­ra te­ner ma­nos li­bres y es­ta­ble­cer pre­rro­ga­ti­vas es­ca­bro­sas. El bono au­to es­ta­ble­ci­do, por el al­to man­do del ejér­ci­to de­mues­tra fal­ta de apre­cio por la ins­ti­tu­ción y afán de en­ri­que­ci­mien­to a cual­quier pre­cio. Se adu­ce fal­ta de fon­dos pa­ra com­prar unas avio­ne­tas ar­ti­lla­das que im­pi­dan el tra­sie­go de dro­gas en el te­rri­to­rio na­cio­nal; pe­ro en el mo­men­to que hay fon­dos, se re­par­te en­tre la cú­pu­la del ejér­ci­to. Se ofre­ce su parte al Pre­si­den­te y mi­ga­jas pa­ra el res­to.

Por otro la­do, el en­cono se ex­pre­sa con san­de­ces. Los mis­mos fa­vo­re­ci­dos de to­dos los go­bier­nos, lla­man a su chis­to­so vie­jo ami­go, a re­nun­ciar a la pre­si­den­cia o ve­tar le­yes don­de ha ga­na­do un pul­so po­lí­ti­co. Con su mio­pía po­lí­ti­ca, uni­fi­can a fuer­zas en con­flic­to. Con­si­guie­ron una uni­dad par­la­men­ta­ria en­tre ban­dos que man­tu­vie­ron un en­fren­ta­mien­to por me­ses. A gol­pe de tam­bo­rón creen que los erro­res ju­di­cia­les co­mo ac­tas don­de fal­tó un ma­gis­tra­do o sen­ten­cias con­tra­dic­to­rias don­de acep­tan y re­cha­zan los acuer­dos pre­si­den­cia­les sin acom­pa­ña­mien­to de mi­nis­tro, pue­den se­pul­tar­se con mon­ta­ñas de zo­pi­lo­tes muer­tos o fa­ke news que pa­ra el ca­so, es lo mis­mo.

Du­ran­te años in­fil­tra­ron, sa­bo­tea­ron y arrin­co­na­ron a to­das las ex­pre­sio­nes de iz­quier­da. Aho­ra desean que apo­yen sus li­mi­ta­das de­man­das por to­mar el con­trol del pre­su­pues­to, en­deu­dar al país y ex­pre­sar un pac­to po­lí­ti­co que ga­ran­ti­ce el ac­ce­so al po­der del gru­po que fue ca­rac­te­ri­za­do co­mo fas­cis­mo ro­sa (//goo.gl/JP9svd). La fo­go­si­dad con la que se ex­pre­san so­lo de­mues­tra su ham­bre de dó­la­res, lo­ca­les y de sus pa­tro­ci­na­do­res en el ex­te­rior. Ne­ce­si­tan su Mus­so­li­ni, pues el fa­cho de la mu­ni ya se chi­fló.

Los Ju­das so­bran, pre­si­den­tes y ga­bi­ne­tes en la som­bra, tam­bién. Pa­ra esa ca­ter­va de­be ha­ber vio­len­cia. Igua­li­to a Ve­ne­zue­la, sa­lir a la ca­lle con hon­das y bom­bas pi­ro­téc­ni­cas. Fal­ta un Chi­roy al fren­te de una ope­ra­ción de re­pre­sión, pa­ra con­ver­tir a la ciu­dad, en cam­po de en­fren­ta­mien­tos don­de los pa­tro­nes so­li­ci­ten un gol­pe de Es­ta­do, a otros ham­brien­tos de bo­nos di­ne­ra­rios, por el ofi­cio de ven­der a la patria y re­pri­mir al pue­blo.

La Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, con un so­li­ta­rio cam­po pa­ga­do, se in­mis­cu­ye en los asun­tos po­lí­ti­cos del país. ¿Tie­ne ra­zón Maduro cuan­do anun­ció su re­ti­ro de la OEA?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.