AR­TE GUA­TE­MAL­TE­CO EN ATLAN­TA

Es­cul­tu­ra del gua­te­mal­te­co Darío Mo­ra­les pre­si­de ves­tí­bu­lo del me­ga­es­ta­dio Mer­ce­des Benz, en el es­ta­do de Geor­gia, EE. UU.

Prensa Libre - - PORTADA - Por Gus­ta­vo Adol­fo Mon­te­ne­gro gmon­te­ne­gro@pren­sa­li­bre.com.gt

Es una nu­be, es un sue­ño, es una abs­trac­ción que cuel­ga de una co­lo­sal es­truc­tu­ra y a la vez es un hi­to en la tra­yec­to­ria de un ar­tis­ta gua­te­mal­te­co que se ga­nó un es­pa­cio a la vis­ta de mi­les de per­so­nas en ca­da jue­go.

El de­por­te y el ar­te ver­da­de­ra­men­te se fu­sio­nan en el re­cién inau­gu­ra­do es­ta­dio Mer­ce­des Benz, de los Fal­cons de Atlan­ta, EE. UU., con ca­pa­ci­dad pa­ra 71 mil per­so­nas y que fue cons­trui­do en dos años a un cos­to de US$1 mil 500 mi­llo­nes (unos Q11 mil mi­llo­nes).

El pro­yec­to de­por­ti­vo in­clu­ye más de cien obras de ar­te en­car­ga­das

a ar­tis­tas de Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y Asia. El úni­co la­ti­noa­me­ri­cano in­vi­ta­do a par­ti­ci­par fue el gua­te­mal­te­co Darío

Es­co­bar (1971), con la obra An­ver­so y re­ver­so: ne­gro, blan­co, ro­jo y oro.

A 50 me­tros de al­tu­ra, so­bre el ves­tí­bu­lo de en­tra­da, a la vis­ta de to­dos los que en­tran y sa­len del es­ta­dio, pen­de una nu­be cons­trui­da con mil 500 ba­lo­nes de fut­bol.

Los co­lo­res ro­jo, ne­gro, blan­co y do­ra­do evo­can la ma­si­va atrac­ción del de­por­te, la di­ver­si­dad cul­tu­ral y los per­ma­nen­tes sue­ños de glo­ria, es­pe­cial­men­te re­pre­sen­ta­dos por las pe­lo­tas la­mi­na­das en oro de 23 ki­la­tes.

Las cos­tu­ras de es­tas pe­lo­tas es­tán ha­cia afue­ra, uno de los ele­men­tos iden­ti­fi­ca­do­res de la se­rie, que sur­gió en el 2010.

AR­TE EN JUE­GO

“Fue un tra­ba­jo de ca­si un año que abar­có des­de la pro­pues­ta ini­cial, que ter­mi­nó sien­do cua­tro ve­ces más gran­de, da­das las di­men­sio­nes del es­ta­dio. Nun­ca ha­bía he­cho obra pú­bli­ca y pa­ra mí es­ta fue una ex­pe­rien­cia de mu­cho apren­di­za­je”, ex­pli­ca Es­co­bar, quien lle­va dos dé­ca­das de crear ins­ta­la­cio­nes con im­ple­men­tos Darío Es­co­bar, ar­tis­ta con­cep­tual, au­tor de la se­rie An­ver­so y Re­ver­so. de­por­ti­vos, en­tre ellos ba­lo­nes de bas­quet­bol, beis­bol, te­nis y, por su­pues­to, fut­bol.

“Han si­do se­ries ar­tís­ti­cas en las que to­mo el ob­je­to, una bo­la de bás­quet, por ejem­plo, y la sa­co de su con­tex­to. Jue­go con ella, pe­ro con otras re­glas, en otro cam­po, otro con­cep­to”, ex­pli­ca el ar­tis­ta, que ha desa­rro­lla­do una exi­to­sa ca­rre­ra que co­men­zó su des­pe­gue cuan­do en 1999 to­mó ob­je­tos co­ti­dia­nos, co­mo un va­so desecha­ble de co­mi­da rá­pi­da, una ca­ja de ce­real o una pa­ti­ne­ta y los re­cu­brió con es­to­fe do­ra­do co­lo­nial o re­pu­ja­do de pla­ta, en una iro­nía so­bre el con­su­mis­mo.

En el 2007, Es­co­bar ela­bo­ró una ser­pien­te con pe­lo­tas des­in­fla­das, la cual de­no­mi­nó Ku­kul­kán. Pe­ro no era la pri­me­ra: tam­bién ela­bo­ró ser­pen­tean­tes fi­las de ca­rros de su­per­mer­ca­do o con llan­tas de bi­ci­cle­tas de ca­rre­tas. En esa se­gui­di­lla crea­ti­va sur­gió la se­rie An­ver­so y re­ver­so, con nu­bes de 25 has­ta 200 pe­lo­tas ex­pues­tas en ga­le­rías y bie­na­les.

Una de es­tas “nu­bes” se en­con­tra­ba ex­pues­ta en una ga­le­ría de Nue­va York en 2015 y la idea le en­can­tó a uno de los ar­qui­tec­tos a car­go del es­ta­dio de Atlan­ta. Le pi­die­ron a Es­co­bar que les hi­cie­ra un an­te­pro­yec­to.

“Les hi­ce una pro­pues­ta ini­cial con 300 pe­lo­tas blan­cas —cuen­ta—. ¡Más gran­de!, me di­je­ron. Pro­yec­té otra de 500. ¡Más gran­de!... Pa­só a mil y des­pués, fi­nal­men­te a mil 500, por­que de­bía cu­brir un am­plio es­pa­cio. Abar­ca unos 40 me­tros de lar­go por 10 de al­to”, ex­pli­ca.

El con­cep­to le gus­tó tan­to in­clu­so al pre­si­den­te de los Fal­cons, que de­ci­die­ron co­lo­car­la en el

“Me sien­to or­gu­llo­so de ser gua­te­mal­te­co y de po­der co­lo­car una obra de ar­te de nues­tro país en una me­ga­obra de es­ta di­men­sión”.

ves­tí­bu­lo de otra, en lu­gar de la que es­ta­ba ini­cial­men­te pla­ni­fi­ca­da, a car­go de un re­nom­bra­do ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se. “Pa­ra mí fue una sor­pre­sa que au­men­tó mi ten­sión, pues la ca­li­dad de­bía ser im­pe­ca­ble”, cuen­ta Es­co­bar.

Una vez acor­da­do el mo­de­lo tri­di­men­sio­nal di­gi­tal, co­men­zó la ela­bo­ra­ción: ta­la­bar­te­ros lo­ca­les fue­ron co­mi­sio­na­dos pa­ra fa­bri­car las pe­lo­tas, con cue­ros de Gua­te­ma­la y El Sal­va­dor, cu­ya fac­tu­ra, re­lleno y co­lo­ra­ción fue su­per­vi­sa­da una por una.

El re­to téc­ni­co era di­se­ñar y cons­truir la in­trin­ca­da es­truc­tu­ra de me­tal y ca­bles que une la nu­be y la sos­tie­ne del te­cho. De­bía cum­plir con al­tos es­tán­da­res de se­gu­ri­dad de Es­ta­dos Uni­dos.

La obra se ela­bo­ró en Gua­te­ma­la, pe­ro el con­tra­to es­ti­pu­la­ba to­tal se­cre­to du­ran­te su rea­li­za­ción, por lo cual Es­co­bar la cons­tru­yó en cua­tro sec­cio­nes, en cua­tro es­pa­cios se­pa­ra­dos.

“Nun­ca se ar­mó en Gua­te­ma­la. Na­die po­día ver­la. Se tras­la­da­ron los cua­tro seg­men­tos a Atlan­ta y en una bo­de­ga se en­sam­bló por pri­me­ra vez, una se­ma­na an­tes de la ins­ta­la­ción de­fi­ni­ti­va. Fue emo­cio­nan­te ver­la com­ple­ta por pri­me­ra vez”, ex­pli­ca el au­tor.

“El mo­men­to de ma­yor ten­sión fue cuan­do la pie­za to­tal se col­gó del te­cho del es­ta­dio me­dian­te cua­tro ca­bles. Pa­re­cía flo­tar”, di­ce Es­co­bar, quien sin­tió un gran ali­vio, una sa­tis­fac­ción y a la vez un gran re­to, pues aho­ra le gus­ta­ría crear más ar­te pú­bli­co. “A las ga­le­rías lle­ga la gen­te. Es­ta obra trae el ar­te a la vi­da, al mo­men­to de di­ver­sión de la gen­te y une lo que usual­men­te se cree se­pa­ra­do: ar­te y de­por­te”, ex­pre­sa.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: JUS­TIN CHAN

FO­TO PREN­SA LI­BRE: JUS­TIN CHAN

La obra es­tá a la vis­ta de to­dos los que en­tran en el es­ta­dio de los Fal­cons de Atlan­ta.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: MER­CE­DES BENZ STA­DIUM

La cons­truc­ción del es­ta­dio Mer­ce­des Benz de Atlan­ta du­ró dos años. Tie­ne te­cho mó­vil, con pie­zas en for­ma de ala de hal­cón, y una gi­gan­tes­ca pan­ta­lla led cir­cu­lar.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: JUS­TIN CHAN

FO­TO PREN­SA LI­BRE:

Una de las “nu­bes” es­tá ela­bo­ra­da con ba­lo­nes re­cu­bier­tos con la­mi­ni­lla de oro de 23 ki­la­tes, pa­ra re­pre­sen­tar que la vic­to­ria es­tá re­ser­va­da so­lo a unos cuan­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.