EL SE­ÑOR DE LAS BAN­DE­RAS

Septiembre es el mes cuan­do el país se pin­ta de azul y blan­co.

Prensa Libre - - EXPRESO - Por Bea­triz Ter­ce­ro mter­ce­ro@pren­sa­li­bre.com.gt

Pa­ra Jo­sé Dio­ni­sio He­rre­ra Cas­tro, de 53 años, on­dear una ban­de­ra tie­ne dos sig­ni­fi­ca­dos: ce­le­brar a la patria y la opor­tu­ni­dad pa­ra sos­te­ner a su fa­mi­lia.

En 1983 le pi­die­ron con­fec­cio­nar una ban­de­ra de Ale­ma­nia. Jo­sé Dio­ni­sio no sa­bía co­ser, y le pi­dió apo­yo a una de sus em­plea­das. Ven­dió la ban­de­ra en Q75.

Ese re­to le abrió la po­si­bi­li­dad de em­pren­der una em­pre­sa fa­mi­liar. Un año des­pués fun­dó el al­ma­cén He­rre­ra, en­ton­ces ubi­ca­do en el aho­ra edi­fi­cio del Ina­cif, en la 14 ca­lle, en­tre 5a. y 6a. ave­ni­das, zo­na 1.

Él y sus pa­dres se de­di­ca­ban a ven­der ar­te­sa­nías gua­te­mal­te­cas, pe­ro la épo­ca del con­flic­to ar­ma­do in­terno com­pli­có el fu­tu­ro de esas ven­tas.

El “en­car­go” era fa­bri­car la ban­de­ra ger­ma­na pa­ra la en­ton­ces Cá­ma­ra de Co­mer­cio Ale­ma­na, lo que sig­ni­fi­có una opor­tu­ni­dad.

Así na­ció El Mun­do de Ban­de­ras, aho­ra lla­ma­do Mun­do de Ban­de­ras In­dus­trial.

“La ban­de­ra no se te­nía co­mo al­go pro­pio. Tra­té de que la ban­de­ra se usa­ra en­tre las per­so­nas. Se te­nía la idea de que la ban­de­ra era ex­clu­si­va pa­ra el Go­bierno. Ha­bía que fo­men­tar el pa­trio­tis­mo”, co­men­ta Jo­sé Dio­ni­sio.

APOR­TE SIM­BÓ­LI­CO

El amor pa­trio es­tá im­preg­na­do en ca­da ban­de­ra que ha di­se­ña­do y ven­di­do ese al­ma­cén en oca­sio­nes im­por­tan­tes y por la de­mo­cra­cia en el país.

Du­ran­te la ges­tión de Ós­car Hum­ber­to Me­jía Víc­to­res (1983-1986) se le pi­dió ela­bo­rar una ban­de­ra pa­ra co­lo­car­la en la fa­cha­da del Pa­la­cio Na­cio­nal. En esa fe­cha no exis­tían ni el as­ta ni la ban­de­ra en lo que aho­ra es la Pla­za de la Cons­ti­tu­ción.

Jo­sé Dio­ni­sio He­rre­ra Cas­tro

He­rre­ra re­cuer­da la oca­sión en que Jor­ge Car­pio Ni­co­lle, can­di­da­to pre­si­den­cial, le so­li­ci­tó ha­cer una gran ban­de­ra que usa­ría pa­ra un mi­tin en el puen­te de la zo­na 5, por la que pa­gó Q15 mil.

Tam­bién fa­bri­có las 22 ban­de­ras de­par­ta­men­ta­les pa­ra la fir­ma de los acuer­dos de paz del 29 de di­ciem­bre de 1996. El sim­bó­li­co ac­to de izar la ban­de­ra en la Pla­za de la Cons­ti­tu­ción se efec­tuó si­mul­tá­nea­men­te.

Las ban­das pre­si­den­cia­les que usa­ron Ós­car Ber­ger y Ot­to Pé­rez Mo­li­na tam­bién las con­fec­cio­nó la em­pre­sa de He­rre­ra.

Du­ran­te la to­ma de po­se­sión de Al­fon­so Por­ti­llo (1998), fue el en­car­ga­do de fa­bri­car las cien ban­de­ras con las que se de­co­ró el Tea­tro Na­cio­nal.

El as­ta y la ban­de­ra de la Pla­za del Obe­lis­co tam­bién fue­ron en­car­ga­das al Mun­do de Ban­de­ras In­dus­trial.

ELA­BO­RA­CIÓN

Ca­da ban­de­ra de Gua­te­ma­la que ellos con­fec­cio­nan re­quie­re dos ho­ras de cos­tu­ra y dos ho­ras más pa­ra los aca­ba­dos. El es­cu­do na­cio­nal es ela­bo­ra­do con 85 mil pun­ta­das.

“La ban­de­ra es la na­cio­na­li­dad, la patria. Es el Es­ta­do”, di­ce He­rre­ra, quien se sien­te sa­tis­fe­cho de ha­ber on­dea­do una de sus ban­de­ras de Gua­te­ma­la du­ran­te la his­tó­ri­ca ma­ni­fes­ta­ción del 25 de abril del 2015 en la Pla­za.

“La ban­de­ra es la na­cio­na­li­dad, la Patria. Es el Es­ta­do”.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: CARLOS HER­NÁN­DEZ OVALLE

El gua­te­mal­te­co Dio­ni­sio He­rre­ra ela­bo­ró su pri­me­ra ban­de­ra en 1983. Un año des­pués de­ci­dió crear su em­pre­sa con apo­yo de su ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.