Las ca­lles de El Li­món le en­se­ña­ron a ser fuer­te y re­fu­giar­se en el de­por­te

Prensa Libre - - REPORTAJE -

Su ale­gría la trans­mi­te. Y es lo que él in­ten­ta ha­cer ca­da tar­de que se di­ri­ge a su prác­ti­ca, pues mo­ti­va a sus ami­gos y ve­ci­nos a que se in­vo­lu­cren en el de­por­te.

Pa­sa de puer­ta en puer­ta a traer a otros chi­cos, unos 15, pa­ra lle­var­los al en­tre­na­mien­to.

“Mi vi­da ha cam­bia­do de­ma­sia­do. Aho­ra me sien­to feliz. Ca­si siem­pre an­do con una gran son­ri­sa. Pa­so tra­yen­do a la gen­te pa­ra que ven­ga a en­tre­nar­se y tra­to de ayu­dar a los de­más”, di­ce or­gu­llo­so. Es tí­mi­do y ca­ris­má­ti­co. Des­de el pri­mer ins­tan­te ema­na el de­seo que tie­ne por su­pe­rar­se y la pa­sión por el tae­kuon­do.

Las ca­lles de la co­lo­nia El Li­món, zo­na 18, ates­ti­guan ca­da pa­so de Carlos Mo­ra­ta­ya. La cri­mi­na­li­dad en su ve­cin­da­rio, que ha co­bra­do la vi­da de va­rios de sus ami­gos, lo hi­zo to­mar la de­ci­sión de “ser me­jor gua­te­mal­te­co”.

“Es­ta­ba me­ti­do en mu­chos pro­ble­mas, has­ta que me en­te­ré de que po­día en­tre­nar tae­kuon­do cer­ca de la ca­sa. Real­men­te sen­tí un gran cam­bio de lo que soy aho­ra, en com­pa­ra­ción a lo que era”, re­ve­la Carlos.

El atle­ta tie­ne dos her­ma­nas y dos her­ma­nos, quie­nes ase­gu­ra se sien­ten or­gu­llo­sos de su cam­bio.

“Uno a ve­ces sien­te co­mo que ha per­di­do la fe­li­ci­dad por es­tar en la ca­lle y ver co­sas que uno no quie­re: que ma­ten a un ami­go y ver có­mo la gen­te se mue­re aquí y pa­san pe­nas. To­da­vía me cues­ta su­pe­rar al­gu­nas co­sas”, con­fie­sa Mo­ra­ta­ya, de 19 años. El jo­ven prac­ti­ca el tae­kuon­do des­de ha­ce tres años, y sue­ña con par­ti­ci­par en el ci­clo olím­pi­co y su­bir al po­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.