Ur­ge res­pon­sa­bi­li­zar a lí­de­res de blo­queos

Quie­nes blo­quean ca­rre­te­ras de­ben ser res­pon­sa­bles de las pér­di­das de vi­das y de los da­ños ma­te­ria­les que oca­sio­nan.

Prensa Libre - - Opinión - Ma­rio An­to­nio San­do­val

Ber­nal Tiul Cha­cach, de solo 4 años, te­nía un cruel cán­cer óseo, se­gu­ra­men­te mor­tal y ejem­pli­fi­ca­ba la reali­dad de de­ma­sia­dos niños gua­te­mal­te­cos, ex­pues­tos des­de tier­na edad a la muer­te. Aho­ra le to­có ejem­pli­fi­car has­ta dón­de pue­den lle­gar las exi­gen­cias de gru­pos fa­ná­ti­cos por­que lle­van a cual­quier con­se­cuen­cia y, por tan­to, a ac­cio­nes co­mo im­pe­dir el pa­so de vehícu­los y per­so­nas por las ca­rre­te­ras del país. Co­de­ca es una en­ti­dad acu­sa­da de re­ci­bir fi­nan­cia­mien­to ideo­ló­gi­ca­men­te mo­ti­va­do des­de el ex­te­rior, lo cual sus di­ri­gen­tes nun­ca han ne­ga­do. Des­de la pers­pec­ti­va de ver los mo­vi­mien­tos so­cia­les des­de la con­for­ta­ble al­tu­ra de los cri­te­rios ideo­ló­gi­cos de cual­quier la­ya, los dra­mas hu­ma­nos des­apa­re­cen al ser con­ver­ti­dos en ci­fras no solo frías, sino ca­si in­hu­ma­nas. Son una es­pe­cie de “ba­jas colaterales”, co­mo di­ce el lenguaje cas­tren­se en to­do el mun­do.

La foto de Ber­nal, pu­bli­ca­da ayer, era so­bre­co­ge­do­ra en su du­re­za. Un pe­que­ño ataúd blan­co, dos bo­tes de plás­ti­co con flores, y una des­pin­ta­da me­sa de pino en el sue­lo de tie­rra de un cuar­to va­cío per­te­ne­cien­te a una vi­vien­da he­cha con ma­de­ras en cu­yos la­dos pe­ne­tra­ba la luz del día. El Pro­cu­ra­dor de los De­re­chos Hu­ma­nos se li­mi­tó a se­ña­lar su con­de­na has­ta ayer por la muer­te del ni­ño, pe­ro que­dó en ex­tra­ño si­len­cio res­pec­to a los res­pon­sa­bles de de­te­ner el pa­so del au­to­bús don­de la ma­dre lle­va­ba al pe­que­ño. En las po­co con­fia­bles re­des so­cia­les se in­for­mó de una pre­sun­ta preo­cu­pa­ción de la en­ti­dad por­que uno de los ma­ni­fes­tan­tes ha­ya si­do gol­pea­do, pe­ro no ha si­do con­fir­ma­do por fuen­tes se­rias. De­mues­tra, de nue­vo, el pe­li­gro de esas re­des.

El si­len­cio de la PDH tam­bién se hi­zo no­to­rio en lo ocu­rri­do en Za­ca­pa, don­de un gru­po de per­so­nas víc­ti­mas de la de­ten­ción ar­bi­tra­ria del pa­so vehi­cu­lar, im­pi­dió de ma­ne­ra muy cer­ca­na a la vio­len­cia la ac­ción de los in­te­gran­tes de Co­de­ca. Es­te es ejem­plo de la de­ses­pe­ra­ción de la gen­te an­te las ac­cio­nes de gru­pos cu­ya ma­ne­ra de pro­tes­tar los con­vier­te en vir­tua­les enemi­gos de quie­nes se ven obli­ga­dos a lle­var el sus­ten­to a sus ho­ga­res a pe­sar de los nu­me­ro­sos pro­ble­mas so­cia­les del país, a la di­fí­cil si­tua­ción eco­nó­mi­ca y a las tra­bas ca­da vez ma­yo­res y en más can­ti­dad, de las con­di­cio­nes para crear cen­tros la­bo­ra­les de cual­quier ni­vel. Ese si­len­cio solo se pue­de in­ter­pre­tar co­mo una ac­ti­tud de des­ape­go a los de­re­chos hu­ma­nos de la ma­yo­ría.

Los di­ri­gen­tes de cual­quier gru­po cau­san­te de ac­cio­nes de­ri­va­das en vio­len­cia de­ben ser res­pon­sa­bi­li­za­dos, para de esa ma­ne­ra obli­gar­los a con­ver­tir­se en los guar­dia­nes del or­den y al mis­mo tiem­po per­mi­tir­le a los ciu­da­da­nos afec­ta­dos sa­ber con­tra quién pue­den ini­ciar ac­cio­nes le­ga­les. Si gru­pos co­mo Co­de­ca y otros de­nun­cian la vio­la­ción de las le­yes cuan­do son las víc­ti­mas, no pue­den jus­ti­fi­car la ac­ti­tud de rom­per­las. Ro­bar la luz, cau­sar da­ños eco­nó­mi­cos irre­me­dia­bles, pe­ro so­bre to­do, co­mo en es­te ca­so, pro­vo­car di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te la muer­te de inocen­tes, no de­be­rían que­dar en la im­pu­ni­dad. Por eso, en­tre los cas­ti­gos de­be­ría es­tar obli­gar­los a ir con fa­mi­lia­res, la ma­dre en es­te ca­so, a ex­pli­car­les la jus­ti­fi­ca­ción de sus ac­tos o pe­dir­les per­dón.

Mu­chos sec­to­res de­ben ha­cer al­go, em­pe­zan­do por la apli­ca­ción de las le­yes para evi­tar los abusos en es­te ti­po de pro­tes­tas; fis­ca­li­zar la par­ti­ci­pa­ción y el fi­nan­cia­mien­to de ex­tran­je­ros, así co­mo la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad ju­rí­di­ca de las or­ga­ni­za­cio­nes y sus di­ri­gen­tes. Ade­más ve­lar por la prohi­bi­ción de lle­var niños a las ma­ni­fes­ta­cio­nes, las cua­les de­be­rían ser au­to­ri­za­das, y no co­mo ocu­rre aho­ra: las au­to­ri­da­des son sim­ple­men­te in­for­ma­das de la de­ci­sión de al­guien de or­ga­ni­zar al­go. Las or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­ti­vas lle­ga­ron a Guatemala con la idea de un be­ne­fi­cio a cau­sa de la vo­lun­ta­rie­dad de sus par­ti­ci­pan­tes, pe­ro cuan­do quie­nes in­ter­vie­nen obtienen be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos, el asun­to cam­bia, co­mo cuan­do las au­to­ri­da­des no ac­túan por te­mor a ser­cas­ti­ga­das.

Un cas­ti­go po­dría ser obli­gar a los res­pon­sa­bles a pe­dir per­dón a los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.