A 500 años de la Re­for­ma pro­tes­tan­te

La pre­gun­ta más fre­cuen­te que ha­cen los es­cép­ti­cos: ¿Es real­men­te la Bi­blia la pa­la­bra de Dios?

Prensa Libre - - Opinión - Bren­da San­chi­ne­lli ima­ge­n_e­s_­per­cep­cion@yahoo.com

La Edad Me­dia fue un pe­rio­do his­tó­ri­co apa­sio­nan­te, pe­ro tam­bién lleno de som­bras. En Eu­ro­pa el Feu­da­lis­mo crea­ba una so­cie­dad injusta y de­sigual, mien­tras la Igle­sia Ca­tó­li­ca ha­bía cre­ci­do en ri­que­za y po­der, pe­ro tam­bién con­vir­tió los prin­ci­pios de Je­sús en una re­li­gión ale­ja­da de las per­so­nas, don­de ha­bía un abis­mo en­tre el cle­ro y el pueblo. En me­dio de es­to, al­guien se le­van­tó para de­cir que aque­llo no es­ta­ba bien y que ha­bía que cam­biar­lo.

El 31 de oc­tu­bre de 1517 co­men­zó lo que hoy se co­no­ce co­mo la Re­for­ma Pro­tes­tan­te, cuan­do el teó­lo­go ale­mán y mon­je agus­tino Mar­tín Lu­te­ro pro­pu­so 95 te­sis en las cua­les de­nun­cia­ba la usu­ra del Ca­to­li­cis­mo Ro­mano de esa épo­ca, al co­brar por in­dul­gen­cias. ¿Le sue­na fa­mi­liar, solo que aho­ra tam­bién en el pro­pio pro­tes­tan­tis­mo y otras re­li­gio­nes?

Lu­te­ro enun­ció los tres prin­ci­pios bá­si­cos que ac­tual­men­te com­par­ten más de 800 mi­llo­nes de per­so­nas al­re­de­dor del mun­do que pro­fe­san el pro­tes­tan­tis­mo: Res­pe­tar la pre­pon­de­ran­cia de la Bi­blia, va­lo­rar la im­por­tan­cia de la fe co­mo asun­to per­so­nal y la sal­va­ción del hom­bre a tra­vés de la gra­cia y no por obras.

El fer­vien­te de­seo de bus­car a Dios es un sen­ti­mien­to in­na­to del hom­bre. Per­dién­do­se en esa bús­que­da a lo lar­go de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, ha crea­do to­do ti­po de dio­ses (ani­ma­les, per­so­nas, el sol, et­cé­te­ra), les ha eri­gi­do ma­jes­tuo­sos templos, in­clu­so ofre­ci­do sa­cri­fi­cios hu­ma­nos por ellos. El nú­me­ro de dog­mas ex­tin­tos a lo lar­go de la his­to­ria es in­cal­cu­la­ble y en la ac­tua­li­dad se es­ti­ma que exis­ten unas 4,200 re­li­gio­nes en to­do el mun­do.

Pe­ro el prin­ci­pal apor­te que la Re­for­ma Pro­tes­tan­te pro­du­jo en la his­to­ria fue pro­mo­ver la lec­tu­ra de la Bi­blia, el pri­mer li­bro im­pre­so a gran es­ca­la por Gu­ten­berg en 1449, que se ha tra­du­ci­do a la ma­yo­ría de las len­guas vi­vas en el glo­bo. Es el li­bro más ata­ca­do, cri­ti­ca­do, per­se­gui­do y con­tro­ver­ti­do de la his­to­ria.

La Bi­blia fue re­dac­ta­da en un pe­rio­do de 1,500 años, don­de se hi­zo un com­pen­dio del An­ti­guo y Nue­vo Tes­ta­men­to, fi­na­li­zan­do en el pri­mer si­glo de la era cris­tia­na. Com­pues­ta por 66 libros que tie­nen una uni­dad so­bre­na­tu­ral, por­que ar­mo­ni­zan y tie­nen con­sis­ten­cia en­tre ellos, a pe­sar de ha­ber si­do re­dac­ta­da en tres idio­mas di­fe­ren­tes —he­breo, arameo y grie­go.

Ha­bien­do si­do es­cri­ta por más de 40 au­to­res dis­tin­tos, de di­fe­ren­tes épo­cas, que no se co­no­cían en­tre sí, sien­do unos re­yes, otros pas­to­res de ove­jas, pes­ca­do­res, sol­da­dos, etc. To­dos man­te­nían un men­sa­je cen­tral des­de Gé­ne­sis has­ta Apo­ca­lip­sis, un hi­lo que co­rre y trans­cu­rre a lo lar­go de to­das las es­cri­tu­ras: La vi­da y per­so­na del Hi­jo de Dios.

Cuan­do se des­cu­brie­ron los Có­di­gos ocul­tos en la Bi­blia se de­mos­tró que ca­da pa­la­bra es­tá for­ma­da por le­tras equi­dis­tan­tes en­tre sí, de ma­ne­ra que sal­tan­do equis can­ti­dad de ca­rac­te­res, des­de el pri­me­ro sur­ge un ti­po de acrós­ti­co, con un men­sa­je sig­ni­fi­ca­ti­vo. Es­to es im­pre­sio­nan­te por­que cuan­do fue­ron es­cri­tos to­dos es­tos libros ni si­quie­ra se pen­sa­ba en in­ven­tar una compu­tado­ra. Lo que com­prue­ba el origen so­bre­na­tu­ral y de ins­pi­ra­ción di­vi­na de la San­ta Bi­blia.

500 años des­pués de la Re­for­ma Pro­tes­tan­te, el ser hu­mano se ha en­fria­do en su pa­sión por la bús­que­da ge­nui­na de Dios, otros ni si­quie­ra creen ya en su exis­ten­cia, y aun­que mi­llo­nes de per­so­nas asis­ten a las igle­sias ca­da do­min­go, para mu­chos es solo un mo­men­to para com­par­tir y per­te­ne­cer a una co­mu­ni­dad. La igle­sia se ha con­ver­ti­do en una vía so­cial, don­de lo que me­nos im­por­ta es una re­la­ción ge­nui­na con Dios. Otros tie­nen una do­ble vi­da, es más im­por­tan­te lo que pien­se el pas­tor, el cu­ra o la co­mu­ni­dad re­li­gio­sa, fin­gien­do una “san­ti­dad inexis­ten­te” para ser vis­to por to­dos, que ha­cer ver­da­de­ra­men­te la vo­lun­tad de Dios.

Se es­ti­ma que exis­ten unas 4,200 re­li­gio­nes en to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.