Aún es­ta­mos a tiem­po

Sin lu­gar a du­das he­mos caí­do en el jue­go y per­di­do el sen­ti­do real de la Na­vi­dad.

Prensa Libre - - Buena Vida - Ri­na Mon­tal­vo ri­na.mon­tal­vo@gmail.com

Es­tas re­fle­xio­nes son pro­duc­to de un pro­gra­ma de te­le­vi­sión, que se trans­mi­tió re­cien­te­men­te, con mo­ti­vo de la “inau­gu­ra­ción ofi­cial de la Na­vi­dad”, en un ex­clu­si­vo cen­tro co­mer­cial.

Na­da ten­dría de ma­lo que se inau­gu­re ofi­cial­men­te la Na­vi­dad, ca­si dos me­ses an­tes de la fe­cha, que tra­di­cio­nal­men­te fue se­lec­cio­na­da para el 25 de di­ciem­bre ha­ce si­glos. Al fi­nal de cuen­tas, es­ta épo­ca siem­pre ha si­do co­mer­cia­li­za­da, apro­ve­chan­do la emo­ti­vi­dad que se des­pier­ta en los niños y los adul­tos.

Vol­vien­do al men­cio­na­do pro­gra­ma de te­le­vi­sión, con­du­ci­do con mu­cha ani­ma­ción el fin de se­ma­na pa­sa­do, con­fie­so que me de­jó un sen­ti­mien­to muy ex­tra­ño. Cuan­do el en­tre­vis­ta­dor le pre­gun­ta­ba a las ma­dres y a los niños, des­per­tán­do­los de su en­sue­ño, ¿qué le vas a pe­dir a San­ta Claus para na­vi­dad? Ma­dres y niños res­pon­dían en un solo eco: ca­rri­tos, mu­ñe­cas, bi­ci­cle­tas, pa­ti­nes, jue­gos elec­tró­ni­cos y tan­tas co­sas más… ¡Solo ju­gue­tes! Con el asen­ti­mien­to de los pa­dres, por su­pues­to.

En­tre tan­to, me de­cía a mí mis­ma, co­mo que­rien­do que me es­cu­cha­ran: Que al­guien di­ga al­go so­bre el re­ga­lo más gran­de que Dios ha da­do al mun­do: ¡El ni­ño Je­sús! Al me­nos lo es­pe­ra­ba de una ma­dre, co­mo en­se­ñan­za para sus hi­jos y les re­cor­da­ra a otros niños, que se­gu­ra­men­te es­ta­ban emo­cio­na­dos vien­do el pro­gra­ma de te­le­vi­sión con tan­ta eu­fo­ria. Pe­ro tris­te­men­te, en ese am­bien­te de in­ge­nuas emo­cio­nes, el Ni­ño Je­sús, el me­sías, el Hi­jo de Dios, es­ta­ba au­sen­te.

Sen­tí en el co­ra­zón la tris­te­za de ver y oír, que ya los niños de hoy no tie­nen co­mo te­ma cen­tral de la Na­vi­dad, al Ni­ño Dios. ¡Lo cambiaron por San­ta Claus! Ca­da vez se in­cli­nan más por los ex­ce­sos de que­rer, te­ner, dis­fru­tar.

Tal­vez, co­men­tar, se­ña­lar y ha­cer es­tas re­fle­xio­nes de na­da sir­ve. Solo cuen­ta la jus­ti­cia de Dios que nos ha­ga reac­cio­nar, para guiar a nues­tros niños y a la hu­ma­ni­dad por prác­ti­cas más es­pi­ri­tua­les, guia­das por una fe ver­da­de­ra y un cris­tia­nis­mo au­tén­ti­co.

Por cier­to, la Co­ro­na o guir­nal­da de Ad­vien­to —que es el pri­mer anun­cio de Na­vi­dad— se ini­cia el 3 de di­ciem­bre pró­xi­mo, con una du­ra­ción de cua­tro se­ma­nas. Es una bue­na prác­ti­ca para sem­brar en el co­ra­zón de los niños el co­no­ci­mien­to del cris­tia­nis­mo y unir a la fa­mi­lia, en el amor de Dios.

Aun­que es una tra­di­ción ger­ma­na, mu­chas fa­mi­lias gua­te­mal­te­cas la prac­ti­can, y con ello em­pie­zan a lle­nar su ho­gar con el ca­lor de la Na­vi­dad, el aro­ma de los ra­mos de pi­na­be­te y el ti­ti­lar de las ve­las de co­lor ver­de, blan­co, mo­ra­do y ro­jo.

“El re­ga­lo más gran­de que Dios ha da­do al mun­do ha si­do sin du­da: ¡El ni­ño Je­sús!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.