A mer­ced del ban­do­le­ris­mo

Prensa Libre - - Perspectiva -

Sue­le ser creen­cia ge­ne­ra­li­za­da que las des­gra­cias no lle­gan so­las y por ello se con­so­li­da la per­cep­ción de que de­trás de una lle­ga­rá otra. Guatemala en­tró en una es­pi­ral de vio­len­cia pues­ta en una es­pe­cie de si­len­cio cuan­do em­pe­za­ron los em­ba­tes con­tra la co­rrup­ción, que co­bra­ron más pro­ta­go­nis­mo y do­mi­na­ron la agen­da de ca­si to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Sin em­bar­go, ese otro fla­ge­lo siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te en el dia­rio vi­vir de mi­llo­nes de gua­te­mal­te­cos, quie­nes a sus pe­nu­rias su­man la de vi­vir en uno de los paí­ses más in­se­gu­ros del mun­do, en el cual, aun­que ha­yan des­cen­di­do mo­des­ta­men­te los in­di­ca­do­res de vio­len­cia ho­mi­ci­da, el ra­te­ris­mo si­gue pre­sen­te co­mo un yu­go, al igual que la co­rrup­ción.

No es osado afir­mar que in­clu­so una pue­de ser con­se­cuen­cia de la otra, pues tam­bién se ha ge­ne­ra­li­za­do la per­cep­ción de que den­tro de las fi­las de las fuer­zas de se­gu­ri­dad y los en­tes de in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal se en­cuen­tran in­fil­tra­dos os­cu­ros ser­vi­do­res del cri­men, lo cual ha si­do po­si­ble gra­cias, pre­ci­sa­men­te, a la co­rrup­ción.

Lo que muy po­cos se atre­ven a re­la­cio­nar es que tan per­ver­sa mez­cla en­tre co­rrup­ción y cri­mi­na­li­dad es el ele­va­do cos­to de una fac­tu­ra de los dis­tin­tos ti­pos de ban­do­le­ris­mo, pues el des­go­bierno in­dis­cu­ti­ble­men­te se re­pro­du­ce a otros ni­ve­les, co­mo es el des­bor­de de las ex­tor­sio­nes, que no se­ría po­si­ble co­me­ter­las con tan­ta fa­ci­li­dad sin cier­to aval de quie­nes tie­nen el pa­tri­mo­nio de la se­gu­ri­dad o no se mos­tra­ran tan dé­bi­les.

Du­ran­te los úl­ti­mos días, pe­ro so­bre to­do des­de el pa­sa­do jue­ves, los ex­tor­sio­nis­tas lan­za­ron cri­mi­na­les ata­ques con­tra em­plea­dos de una em­pre­sa de te­le­fo­nía, en una des­pia­da­da re­pre­sa­lia al no re­ci­bir una su­ma fi­ja­da por ellos. Es­to es un re­fle­jo de lo que ocu­rre con los 15 ho­mi­ci­dios que, en pro­me­dio, se co­me­ten en una de las ciu­da­des más vio­len­tas del mun­do.

Es uno de los ata­ques más des­al­ma­dos, al cual si­guie­ron otros, igual­men­te sal­va­jes, has­ta lle­gar a un nue­vo ac­to de te­rror el pa­sa­do lu­nes, en Huehuetenango, don­de un gru­po de hom­bres ar­ma­dos ata­ca­ron a em­plea­dos de una hi­dro­eléc­tri­ca, hi­rien­do de ba­la a un agen­te de se­gu­ri­dad.

Es­ta si­tua­ción tan dra­má­ti­ca ejem­pli­fi­ca el gra­do de des­com­po­si­ción y has­ta de in­go­ber­na­bi­li­dad en de­ter­mi­na­das re­gio­nes. No se de­be to­le­rar que un gru­po de ma­lean­tes pue­da dis­po­ner de la vi­da de hon­ra­dos gua­te­mal­te­cos sin que li­te­ral­men­te las fuer­zas de se­gu­ri­dad ha­gan al­go pa­ra evi­tar esas in­to­le­ra­bles mues­tras de des­pia­da­da vio­len­cia.

Guatemala tie­ne su­fi­cien­tes ejem­plos de la pér­di­da de con­trol en más de una di­men­sión del Es­ta­do, y los cri­mi­na­les, tan­to los de cue­llo blan­co co­mo los vul­ga­res ex­tor­sio­nis­tas, pa­re­cen te­ner me­ri­dia­na cla­ri­dad so­bre esa dis­fun­cio­na­li­dad, y cuan­do des­de las más al­tas es­fe­ras de po­der no exis­te un mí­ni­mo de res­pe­to por lo que se ha­ce, ni por lo que ha­cen otros sec­to­res com­pro­me­ti­dos con la de­pu­ra­ción del sis­te­ma, se co­rre el ries­go de con­ver­tir­se en pro­mo­to­res de un Es­ta­do ca­da vez más cer­cano a lo fa­lli­do. Es un se­rio ries­go cuan­do no se vis­lum­bran lu­ces de com­pos­tu­ra o un aso­mo de go­ber­na­bi­li­dad por el bien de quie­nes que­dan a mer­ced de una de­lin­cuen­cia ca­da vez más des­al­ma­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.