Re­for­mas al Có­di­go de Co­mer­cio

Nin­gu­na de esas re­for­mas con­tie­ne un so­lo ali­cien­te pa­ra in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros o na­cio­na­les.

Prensa Libre - - Opinión - Ale­jan­dro Bal­sells @Ale­x_­bal­sells

El 31 de oc­tu­bre sa­lió pu­bli­ca­do el de­cre­to 18-2017 con las mo­di­fi­ca­cio­nes al Có­di­go de Co­mer­cio. Es im­pre­sio­nan­te es­cu­char las que­jas de fal­ta de cer­te­za a la in­ver­sión y la obli­ga­da aper­tu­ra al si­glo 21 y con­fron­tar­las con el “lo­gro le­gis­la­ti­vo”. Las re­for­mas al có­di­go —con 47 años de edad— gi­ran so­bre: a) ha­cer más fá­cil la cons­ti­tu­ción y fun­cio­na­mien­to de una so­cie­dad anó­ni­ma; b) es­ta­ble­cer me­dios elec­tró­ni­cos pa­ra la agi­li­dad del Re­gis­tro Mer­can­til; y c) mo­di­fi­car lo con­cer­nien­te al Re­cur­so de Ca­sa­ción en ma­te­ria mer­can­til —lo cual es un ho­rror.

Es po­si­ble que to­dos es­ta­mos de acuer­do en que se ne­ce­si­ta fa­ci­li­tar la ins­crip­ción de una so­cie­dad anó­ni­ma, pe­ro que no se ha­ya apro­ve­cha­do la oca­sión pa­ra mo­der­ni­zar a la vez los otros ti­pos de co­mer­cian­tes so­cia­les nos di­bu­ja de cuer­po en­te­ro. Co­mo en nues­tro país la so­cie­dad anó­ni­ma se uti­li­za pa­ra to­do, so­lo a ella se le po­ne aten­ción, cuan­do es ur­gen­te do­tar a la le­gis­la­ción de me­jo­res he­rra­mien­tas pa­ra que los em­pren­de­do­res que ca­re­cen de ca­pi­tal, pe­ro tie­nen los co­no­ci­mien­tos, se or­ga­ni­cen y que­den am­pa­ra­dos.

La so­cie­dad anó­ni­ma es una so­cie­dad de ca­pi­tal, man­da en ella quien tie­ne más pla­ta e in­vir­tió en ella más di­ne­ro. Hay otros ti­pos de so­cie­da­des que va­lo­ran y ma­te­ria­li­zan los es­fuer­zos in­dus­tria­les que una per­so­na pue­de ha­cer pa­ra ges­tio­nar el éxi­to de una em­pre­sa. En un país don­de el go­bierno to­dos los días di­ce la can­ta­le­ta de que de­be “for­ma­li­zar­se” la eco­no­mía por­que hay mu­cha in­for­ma­li­dad, ve­mos que es un dis­cur­si­to del dien­te al la­bio. El em­pren­de­dor no tie­ne nin­gu­na pro­tec­ción con las re­for­mas, por­que pa­ra que ten­ga éxi­to su idea siem­pre se le con­di­cio­na­rá a una for­ma de or­ga­ni­za­ción mer­can­til don­de quien más pla­ta tie­ne man­da, y lis­to. Se­gui­rá ese em­pren­de­dor en la in­for­ma­li­dad.

El Re­gis­tro Mer­can­til de­be ser más mo­derno y brin­dar me­jor ser­vi­cio, pe­ro que con unos par­ches pa­ra la in­for­ma­ti­za­ción de las ins­crip­cio­nes evi­ta­re­mos las es­ta­fas que se han da­do, co­mo por ejem­plo con nom­bra­mien­tos fal­sos o al­te­ra­dos que ha­yan per­mi­ti­do el des­po­jo de pro­pie­da­des, hay un gran tre­cho. El te­ma es de fon­do y si tan­to se ha­bla de se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca hay que ha­blar de to­dos los re­gis­tros. Ya es ho­ra de to­car te­mas es­truc­tu­ra­les y no de­jar es­ca­par opor­tu­ni­da­des.

Pa­ra co­brar las tar­je­tas de cré­di­to a sus clien­tes les pre­sen­tan lo que se de­no­mi­nan “jui­cios su­ma­rios”. En es­tos jui­cios se co­bran los sal­dos a los cua­les se les en­ca­ra­man in­tere­ses abu­si­vos. Es­tos pro­ce­sos se ven­ti­lan en dos ins­tan­cias y lue­go po­dían ser co­no­ci­dos por la Cor­te Su­pre­ma por la vía del Re­cur­so de Ca­sa­ción. Aho­ra los ne­ne­cos re­ti­ra­ron en be­ne­fi­cio de esos abu­sa­do­res con ta­cu­che de ban­co el re­cur­so de ca­sa­ción pa­ra es­ta cla­se de jui­cios y los de­ja so­lo pa­ra los que ron­den arri­ba de 400 mil quet­za­les, así que el ciu­da­dano de a pie, fre­ga­do, por­que de un plu­ma­zo lo de­ja­ron sin una he­rra­mien­ta pa­ra en­fren­tar­se al po­der fi­nan­cie­ro ban­ca­rio.

Se ha­bla de fo­men­tar a los em­pren­de­do­res, pe­ro es men­ti­ra —po­pu­lis­mo—, ni una co­ma hay pa­ra quie­nes tie­nen ideas y no pla­ta. Se ha­bla de se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, pe­ro ni una mues­tra de in­te­rés pa­ra to­car el meo­llo del pro­ble­ma re­gis­tral y se de­ja al usua­rio del cré­di­to sin un re­cur­so en el cual po­día ba­ta­llar pa­ra ba­jar los dra­co­nia­nos in­tere­ses que co­bran cier­tos usu­re­ros con pa­ten­te.

Por su­pues­to, ni ha­blar de con­tra­ta­ción elec­tró­ni­ca o de es­ta­ble­cer nue­vos con­tra­tos mer­can­ti­les que exis­ten en to­do el mun­do, por­que acá la me­dio­cri­dad rei­na y los de­re­chos se pi­so­tean. Ade­más, nin­gu­na de esas re­for­mas con­tie­ne un so­lo ali­cien­te pa­ra in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros o na­cio­na­les. Que no nos en­ga­ñen.

El Go­bierno fo­men­ta el mer­can­ti­lis­mo en de­tri­men­to del ca­pi­ta­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.