La jus­ti­cia en­tor­pe­ce la lu­cha con­tra la im­pu­ni­dad

Los tres po­de­res del Es­ta­do es­tán al ser­vi­cio de la clep­to­cra­cia.

Prensa Libre - - Opinión - Ha­rol­do She­te­mul @hs­he­te­mul

Con una fra­se la­pi­da­ria Hu­man Rights Watch de­fi­nió los obs­tácu­los que en­fren­ta el com­ba­te de la co­rrup­ción en el país: “La jus­ti­cia en­tor­pe­ce la lu­cha con­tra la im­pu­ni­dad”. Es­ta or­ga­ni­za­ción, con se­de en Nue­va York, di­vul­gó el pa­sa­do do­min­go un in­for­me en el que de­ja ver có­mo los tres po­de­res del Es­ta­do se han vol­ca­do en una fre­né­ti­ca la­bor pa­ra de­te­ner los lo­gros al­can­za­dos por la Ci­cig y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co (MP). Des­ta­ca que el pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les tra­tó de ex­pul­sar al co­mi­sio­na­do Iván Ve­lás­quez en agos­to pa­sa­do y que el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca in­ten­tó re­for­mar el de­li­to de fi­nan­cia­mien­to elec­to­ral ilí­ci­to pa­ra be­ne­fi­ciar a los fun­cio­na­rios se­ña­la­dos por ese de­li­to. Daniel Wil­kin­son, di­rec­tor eje­cu­ti­vo ad­jun­to de esa en­ti­dad, ca­li­fi­ca de “in­ten­tos de­ses­pe­ra­dos del pre­si­den­te y el Con­gre­so por sa­bo­tear” el tra­ba­jo de la Ci­cig. Sin em­bar­go, afir­ma que el sec­tor jus­ti­cia es el prin­ci­pal es­co­llo.

Aho­ra se pue­den ob­ser­var los es­tra­gos que ha cau­sa­do la in­tro­mi­sión de la clep­to­cra­cia en el Or­ga­nis­mo Ju­di­cial, que ha co­lo­ca­do en pues­tos cla­ve a ma­gis­tra­dos y jue­ces, con el ob­je­ti­vo de que de­jen en la im­pu­ni­dad to­das las ac­cio­nes de co­rrup­ción en que han in­cu­rri­do al­tos fun­cio­na­rios de esos po­de­res. En el in­for­me “Ca­rre­ra con­tra el tiem­po: có­mo el po­der ju­di­cial de Guatemala po­ne en ries­go la lu­cha con­tra la im­pu­ni­dad”, la ci­ta­da or­ga­ni­za­ción se­ña­la la exis­ten­cia de un pa­trón de de­mo­ras reite­ra­das e in­jus­ti­fi­ca­das en ca­sos pe­na­les que fue­ron in­ves­ti­ga­dos por la Ci­cig y el MP. Esa ac­ción de­ter­mi­na el estancamiento de va­rios ca­sos en ins­tan­cias pre­vias al jui­cio, lo cual ten­dría dos pro­pó­si­tos: pri­me­ro, tra­tar de ha­cer in­via­ble el pro­ce­so y, se­gun­do, mos­trar que las ac­cio­nes de los en­tes in­ves­ti­ga­do­res no han arro­ja­do re­sul­ta­dos y se man­tie­ne en pri­sión a per­so­nas sin ha­ber si­do con­de­na­das. Es­to úl­ti­mo es re­to­ma­do en la cam­pa­ña de des­pres­ti­gio con­tra la Ci­cig y Ve­lás­quez que im­pul­san sec­to­res de ul­tra­de­re­cha.

La ci­ta­da en­ti­dad se­ña­la que los abo­ga­dos de­fen­so­res re­cu­san a jue­ces o pre­sen­tan pe­ti­cio­nes de am­pa­ro, en for­ma reite­ra­da y mu­chas ve­ces in­jus­ti­fi­ca­das, pa­ra pro­vo­car ex­ten­sas di­la­cio­nes. En el ca­so de La Lí­nea, por ejem­plo, pa­sa­ron más de dos años pa­ra que el juez Miguel Án­gel Gálvez lo­gra­ra en­viar a jui­cio a 28 per­so­nas, en­tre ellas el ex­pre­si­den­te Ot­to Pé­rez y la ex­vi­ce­pre­si­den­ta Ro­xa­na Bal­det­ti. El pro­ble­ma no era la fal­ta de evi­den­cias, sino el en­tor­pe­ci­mien­to del pro­ce­so que in­clu­yó al fi­nal ar­ti­ma­ñas, co­mo bur­las y cons­tan­tes in­te­rrup­cio­nes, pa­ra tra­tar de des­es­ta­bi­li­zar al juez. Hu­man Rights Watch in­di­ca que a las es­tra­ta­ge­mas de los de­fen­so­res se agre­ga que las cor­tes no cum­plen los plazos pre­vis­tos en el de­re­cho gua­te­mal­te­co pa­ra la re­so­lu­ción de pe­ti­cio­nes de am­pa­ro. Aun­que los tri­bu­na­les pue­den evi­tar las de­mo­ras sin per­ju­di­car los de­re­chos de los acu­sa­dos, no ha­cen na­da por­que pa­re­cie­ra que los jue­ces tam­bién for­man par­te de ese pa­trón de en­tor­pe­ci­mien­to.

La la­bor de za­pa ten­dría un ob­je­ti­vo muy cla­ro, tra­tar de lle­var la de­mo­ra de los pro­ce­sos más allá de la per­ma­nen­cia de Thel­ma Al­da­na co­mo fis­cal ge­ne­ral y de la pre­sen­cia de la Ci­cig en el país. La pri­me­ra ter­mi­na su pe­río­do en ma­yo del 2018, o sea en seis me­ses, y el man­da­to de la se­gun­da con­clu­ye en sep­tiem­bre del 2019. La es­tra­te­gia de las ma­fias es lle­var co­mo je­fe del MP a al­guien afín a sus in­tere­ses y por tan­to que dé la es­pal­da a las in­ves­ti­ga­cio­nes con­tra la co­rrup­ción y se ale­je de la Ci­cig. Eso sig­ni­fi­ca­ría que los lo­gros al­can­za­dos en el com­ba­te de la im­pu­ni­dad en el país po­drían ir­se a la ba­su­ra y que las mis­mas es­truc­tu­ras ma­fio­sas se en­raí­cen aún más en el Es­ta­do. Hu­man Rights Watch plan­tea que es im­pres­cin­di­ble que los tri­bu­na­les dic­ten sen­ten­cias en tiem­pos opor­tu­nos y se iden­ti­fi­que a los jue­ces ve­na­les. A ello se de­be agre­gar la ne­ce­si­dad im­pos­ter­ga­ble de una re­for­ma in­te­gral del sec­tor jus­ti­cia.

Exis­te una es­tra­te­gia den­tro del Or­ga­nis­mo Ju­di­cial pa­ra sa­bo­tear la la­bor de la Ci­cig.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.