Las hie­nas tie­nen ham­bre

Po­ner ojo a las nor­mas pre­su­pues­ta­rias

Prensa Libre - - Opinión - Ka­rin Slo­wing ka­rin.slo­wing@gmail.com

No­viem­bre, mes en que la agen­da le­gis­la­ti­va so­lo tie­ne dos te­mas: el pre­su­pues­to y la in­te­gra­ción de la jun­ta di­rec­ti­va del Con­gre­so del año si­guien­te. Lle­gó la ho­ra de que Jimmy Mo­ra­les y su equi­po pa­guen por el apo­yo que re­ci­bie­ron y que les man­tie­ne al fren­te del peor y más inep­to go­bierno que ha­ya te­ni­do el país en to­do el pe­río­do de­mo­crá­ti­co. Es­tá por sa­lir de la Co­mi­sión de Fi­nan­zas del Con­gre­so el dic­ta­men so­bre la pro­pues­ta de pre­su­pues­to 2018 que pre­sen­ta­ra el Min­fin. Son ya va­rios días de dis­cu­sio­nes y ne­go­cia­cio­nes, y lo que to­ca­rá iden­ti­fi­car rá­pi­da­men­te es por dón­de pla­nean se­guir san­gran­do al Es­ta­do pa­ra sal­dar di­cha fac­tu­ra.

Es­tán, por un la­do, las asig­na­cio­nes pa­ra ins­ti­tu­cio­nes que ali­men­ta­rán de­ter­mi­na­das par­tes de es­ta alianza con­tra el país: co­mo el CIV, que re­ci­bió un in­cre­men­to del 75% en la pro­pues­ta de pre­su­pues­to, con el que se con­gra­cia­rán con el sec­tor de la cons­truc­ción; Mi­ne­duc, que aún ne­go­cia con Min­fin cuán­to le con­ce­de­rán a Jo­viel Ace­ve­do y su car­tel. O el Mi­des y su fi­dei­co­mi­so, por ci­tar tres na­da más.

Sin em­bar­go, co­mo el pre­su­pues­to pa­ra in­ver­sión es­tá ya cla­ra­men­te iden­ti­fi­ca­do co­mo el oa­sis don­de be­ben los co­rrup­tos, ha­brá que fi­jar­se más en los pre­su­pues­tos de fun­cio­na­mien­to. Lo más pro­ba­ble es que de­jen bol­so­nes de di­ne­ro sin asig­na­ción pre­de­fi­ni­da o tan am­plia que les per­mi­ta lue­go ma­ne­jar esos fon­dos sim­ple­men­te ha­cien­do un po­co de pre­sión so­bre el mi­nis­tro de car­te­ra. De he­cho, el pre­su­pues­to de fun­cio­na­mien­to, sien­do el más abul­ta­do, es el que da en es­tos tiem­pos más pro­ba­bi­li­da­des pa­ra la tran­sa por­que es el más di­fí­cil de tra­zar. Su uti­li­dad no es so­lo pa­ra las con­tra­ta­cio­nes es­pu­rias o pa­ra pla­zas “fan­tas­ma”, sino tam­bién por las com­pras di­ver­sas que se ha­cen ba­jo ru­bros que en­ca­jan den­tro del gas­to de fun­cio­na­mien­to. Una mo­da­li­dad que se pu­so de mo­da en el go­bierno an­te­rior, fue la com­pra ma­si­va de ma­te­ria­les de cons­truc­ción. No di­ga­mos el clá­si­co ru­bro de me­di­ca­men­tos o ma­te­ria­les mé­di­co-qui­rúr­gi­cos. Pe­ro no se des­cui­de; ca­si en ca­da mi­nis­te­rio exis­te esa po­si­bi­li­dad. A fin de cuen­tas, el que bus­ca ha­cer ne­go­cios a cos­ti­llas del Es­ta­do siem­pre an­da crea­ti­vo.

Y ha­blan­do de crea­ti­vi­dad, pon­gan es­pe­cial aten­ción es­te año a las nor­mas pre­su­pues­ta­rias. Ese es el lu­gar den­tro del pre­su­pues­to don­de que­dan es­ta­ble­ci­das las re­glas del uso del di­ne­ro y don­de se in­crus­tan tam­bién los me­ca­nis­mos pa­ra le­ga­li­zar la tran­sa, sea que es­to ocu­rra por co­mi­sión —se in­clu­yen ar­tícu­los que fa­vo­re­cen el ac­ce­so a los fon­dos— o por omi­sión, pues eli­mi­nan ar­tícu­los que per­mi­tan con­tro­lar el des­tino del gas­to o las con­di­cio­nes de eje­cu­ción. Da­da la pre­sión so­cial que exis­te so­bre el ac­tuar del Con­gre­so, lo más pro­ba­ble es que usen las nor­mas pre­su­pues­ta­rias pa­ra le­ga­li­zar a prio­ri sus abu­sos al era­rio. Co­mo el Pac­to de Co­rrup­tos se ar­ga­ma­sa tan­to por la am­bi­ción des­me­di­da por el di­ne­ro —hay que lle­nar las al­for­jas pa­ra la cam­pa­ña 2019—, co­mo por el mie­do a ser cap­tu­ra­dos por sus fe­cho­rías, hay dipu­tados y ban­ca­das que, en una cla­ra exa­cer­ba­ción de ci­nis­mo, se pre­sen­tan aho­ra an­te la opi­nión pú­bli­ca co­mo ada­li­des de los cam­bios de fon­do que exi­ge la ciu­da­da­nía que se ha­gan a la LEPP. Se ras­gan las ves­ti­du­ras en pú­bli­co, aun y cuan­do han si­do pro­mo­to­res e in­clu­so re­dac­to­res de las ini­cia­ti­vas de le­yes de la im­pu­ni­dad que in­ten­ta­ron pa­sar ha­ce unos me­ses y que han vo­ta­do a fa­vor de man­te­ner el sis­te­ma co­rrup­to fun­cio­nan­do a to­da má­qui­na. ¿Qué bus­can aho­ra con es­te fal­so dis­cur­so? ¡Por fa­vor, no se con­fun­da! Re­cuer­de más bien el chi­lli­do que ha­cen las hie­nas cuan­do es­tán de­ses­pe­ra­das por hin­car­le el dien­te a la ca­rro­ña.

El “Pac­to De Co­rrup­tos” se con­so­li­da por dos fac­to­res: el mie­do y la am­bi­ción des­me­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.