Có­mo ga­nar la gue­rra con­tra la con­ta­mi­na­ción

Fre­nar la con­ta­mi­na­ción es vi­tal pa­ra pro­te­ger los sis­te­mas na­tu­ra­les.

Prensa Libre - - Opinión - Erik Sol­heim*

En Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, cien mi­llo­nes de per­so­nas es­tán ex­pues­tas a se­rios pro­ble­mas de sa­lud a cau­sa de la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca, que es­tá re­la­cio­na­da con una de ca­da nue­ve muer­tes a ni­vel global.

Los la­ti­noa­me­ri­ca­nos tam­bién es­tán en ries­go por la con­ta­mi­na­ción del agua y del sue­lo. El mar Ca­ri­be, que evo­ca imá­ge­nes de aguas tur­que­sas, es con­si­de­ra­do uno de los ma­res más con­ta­mi­na­dos con plás­ti­cos en el mun­do. Al­re­de­dor de 25% de to­dos los ríos de la re­gión su­fren se­ve­ra con­ta­mi­na­ción por pa­tó­ge­nos y el cos­to eco­nó­mi­co de la ex­po­si­ción in­fan­til al plomo as­cien­de a 2% del PIB.

Fre­nar la con­ta­mi­na­ción es vi­tal pa­ra pro­te­ger los sis­te­mas na­tu­ra­les que no so­lo sus­ten­tan a mi­les de mi­llo­nes de per­so­nas, sino a to­da la vi­da en la Tie­rra. Es por eso que la ter­ce­ra se­sión de la Asam­blea de la ONU pa­ra el Me­dio Am­bien­te, que ten­drá lu­gar del 4 al 6 de di­ciem­bre en Nai­ro­bi, eli­gió el te­ma Ha­cia un pla­ne­ta sin con­ta­mi­na­ción. Pue­de pa­re­cer un ob­je­ti­vo utó­pi­co, pe­ro es al­can­za­ble.

Go­bier­nos, cien­tí­fi­cos, fi­nan­cis­tas, gru­pos ci­vi­les e in­te­lec­tua­les se re­uni­rán con el fin de dis­cu­tir so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras pa­ra po­ner fin a la con­ta­mi­na­ción.

Du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po se ha en­ten­di­do que el me­dio am­bien­te de­be ser sa­cri­fi­ca­do a cam­bio de la pros­pe­ri­dad; que en­fren­tar la con­ta­mi­na­ción es un cos­to no desea­do pa­ra la in­dus­tria y una des­ven­ta­ja pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Pe­ro las ten­den­cias mun­dia­les es­tán de­mos­tran­do que es­te ya no es el ca­so. El desa­rro­llo sos­te­ni­ble es la úni­ca for­ma de desa­rro­llo que tie­ne sen­ti­do, in­clu­so en tér­mi­nos fi­nan­cie­ros, y el im­pul­so ha­cia un pla­ne­ta sin con­ta­mi­na­ción nos brin­da la opor­tu­ni­dad de ser más com­pe­ti­ti­vos.

La ac­tual re­vo­lu­ción ener­gé­ti­ca y la cre­cien­te mo­vi­li­za­ción en torno al cli­ma son mo­to­res de cam­bio. El aba­ra­ta­mien­to en los cos­tos de la ener­gía a par­tir de fuen­tes re­no­va­bles, co­mo la eó­li­ca y la so­lar, im­pli­ca que los paí­ses que es­tán ale­ján­do­se de los com­bus­ti­bles fó­si­les ob­ten­drán gran­des be­ne­fi­cios pa­ra sus eco­no­mías y el me­dio am­bien­te.

Con es­ta tran­si­ción en mar­cha, aho­ra de­be­mos cen­trar­nos en có­mo in­ten­si­fi­car y ace­le­rar es­tas ten­den­cias pa­ra pro­te­ger el am­bien­te, com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co y fre­nar la con­ta­mi­na­ción. Tal y co­mo lo veo, hay cin­co pie­zas en es­te rom­pe­ca­be­zas.

Ne­ce­si­ta­mos li­de­raz­go po­lí­ti­co y aso­cia­cio­nes. Un pac­to mun­dial so­bre la con­ta­mi­na­ción ga­ran­ti­za­ría un com­pro­mi­so sos­te­ni­do al más al­to ni­vel y ha­ría de la pre­ven­ción una prioridad global.

Ne­ce­si­ta­mos las po­lí­ti­cas co­rrec­tas. Es ne­ce­sa­rio for­ta­le­cer la go­ber­nan­za ambiental, con me­di­das es­pe­cí­fi­cas con­tra los con­ta­mi­nan­tes más agre­si­vos y una me­jor apli­ca­ción de la le­gis­la­ción.

Ne­ce­si­ta­mos una nue­va ma­ne­ra de di­ri­gir nues­tras vi­das y eco­no­mías. Se de­be pro­mo­ver el con­su­mo y la pro­duc­ción sos­te­ni­bles a tra­vés de una me­jor efi­cien­cia de re­cur­sos y cam­bios en el es­ti­lo de vi­da.

Ne­ce­si­ta­mos in­ver­tir en gran­de. Mo­vi­li­zar las fi­nan­zas y la in­ver­sión ha­cia opor­tu­ni­da­des ba­jas en car­bono y una pro­duc­ción y con­su­mo más lim­pios ayu­da­rá a con­tra­rres­tar la con­ta­mi­na­ción.

Y, fi­nal­men­te, ne­ce­si­ta­mos pro­mo­ver la ac­ción. Los ciu­da­da­nos de­ben es­tar in­for­ma­dos pa­ra re­du­cir su pro­pia hue­lla y abo­gar por com­pro­mi­sos au­da­ces de los sec­to­res pú­bli­co y pri­va­do.

Con la Asam­blea de la ONU pa­ra el Me­dio Am­bien­te a po­co más de un mes, te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de au­men­tar drás­ti­ca­men­te la am­bi­ción de nues­tros ob­je­ti­vos. Es­toy se­gu­ro de que Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be se­rá de­ter­mi­nan­te en el mo­vi­mien­to pa­ra lo­grar un mun­do sin con­ta­mi­na­ción.

* Di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de ONU Me­dio Am­bien­te

Ne­ce­si­ta­mos una nue­va ma­ne­ra de di­ri­gir nues­tras vi­das y eco­no­mías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.