Se­cre­to ban­ca­rio lle­gó con Jimmy Mo­ra­les

Se eli­gie­ron nue­vos miem­bros pa­ra el Di­rec­to­rio de la SAT cu­yos ti­tu­la­res an­te­rio­res eran ina­mo­vi­bles.

Prensa Libre - - Opinión - Jo­sé Molina Cal­de­rón jo­se­mo­li­na@li­ve.com

Con mo­ti­vo del bi­cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia (1821-2021) se ha­ce un re­co­rri­do de lo que hi­cie­ron los pre­si­den­tes en la Ha­cien­da Pú­bli­ca y los tri­bu­tos en Guatemala, es­ta vez en el pe­río­do 2016-2017, co­rres­pon­dien­te al man­da­ta­rio Jimmy Mo­ra­les.

Sor­pren­de la tras­cen­den­cia de las me­di­das tri­bu­ta­rias adop­ta­das, que fue­ron pro­pues­tas pre­via­men­te a otros pre­si­den­tes, pe­ro no se con­cre­ta­ron sino has­ta aho­ra. Las más im­por­tan­tes son el le­van­ta­mien­to del se­cre­to ban­ca­rio de los con­tri­bu­yen­tes y el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción tri­bu­ta­ria en­tre 35 es­ta­dos.

Me­dian­te el de­cre­to 37-2016, pu­bli­ca­do en el dia­rio ofi­cial el 23 de agos­to de 2016, se apro­bó la Ley pa­ra el For­ta­le­ci­mien­to de la Trans­pa­ren­cia Fis­cal y la Go­ber­nan­za de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria (SAT). Es­ta ley le­van­ta el se­cre­to ban­ca­rio de los con­tri­bu­yen­tes y sus­ti­tu­ye al di­rec­to­rio de la SAT.

Uno de los as­pec­tos más des­ta­ca­dos de es­ta ley y que lle­vó años de dis­cu­sión fue el le­van­ta­mien­to del se­cre­to ban­ca­rio. Por me­dio del de­cre­to men­cio­na­do se fa­cul­tó a la SAT pa­ra ac­ce­der a in­for­ma­ción ban­ca­ria, que con an­te­rio­ri­dad es­ta­ba pro­te­gi­da a pie­dra y lo­do por la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca.

El ar­tícu­lo 48 del men­cio­na­do de­cre­to re­for­mó el ar­tícu­lo 63 de la Ley de Ban­cos y Gru­pos Fi­nan­cie­ros, de tal for­ma que la SAT se in­clu­ya co­mo par­te de las ins­ti­tu­cio­nes que ten­drán ac­ce­so a la in­for­ma­ción ban­ca­ria, ade­más de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos. Di­cho ar­tícu­lo man­tie­ne la ga­ran­tía de con­fi­den­cia­li­dad de la in­for­ma­ción. Adi­cio­nal­men­te, el ar­tícu­lo 44 de la Ley Or­gá­ni­ca de la SAT prohí­be a quie­nes pres­ten ser­vi­cios en esa ins­ti­tu­ción re­ve­lar o fa­ci­li­tar in­for­ma­ción o do­cu­men­tos de los que ten­gan co­no­ci­mien­to.

Lo an­te­rior, de­bi­do a las dis­po­si­cio­nes de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca, del Có­di­go Tri­bu­ta­rio y de otras le­yes vi­gen­tes, que obli­gan a man­te­ner esa in­for­ma­ción en se­cre­to o con­fi­den­cial. Se prohí­be tam­bién re­ve­lar el mon­to de los im­pues­tos pa­ga­dos, uti­li­da­des, pér­di­das, cos­tos y cual­quier otro da­to pro­ve­nien­te de la con­ta­bi­li­dad de los con­tri­bu­yen­tes. Ob­via­men­te, es­ta nue­va fa­cul­tad de la SAT es pa­ra in­cluir­la den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do que tie­nen ac­ce­so a da­tos ban­ca­rios pe­ro con fi­nes tri­bu­ta­rios.

Uno de los as­pec­tos más dis­cu­ti­dos del se­cre­to ban­ca­rio con­sis­tió en apro­bar que la SAT úni­ca­men­te ten­drá ac­ce­so a in­for­ma­ción de los con­tri­bu­yen­tes me­dian­te or­den de juez com­pe­ten­te, co­mo usual y an­te­rior­men­te ha si­do, y de acuer­do con las nor­mas del Có­di­go Tri­bu­ta­rio.

La in­for­ma­ción no es­ta­rá en una ba­se de da­tos de li­bre ac­ce­so pa­ra cual­quier tra­ba­ja­dor de la SAT. La so­li­ci­tud de ac­ce­so a la in­for­ma­ción de los con­tri­bu­yen­tes ha de es­tar de­bi­da­men­te jus­ti­fi­ca­da en ca­sos en don­de se ob­ser­ven ac­ti­vi­da­des u ope­ra­cio­nes que sean me­re­ce­do­ras de un pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción.

La SAT fue fun­da­da por de­cre­to del Con­gre­so 1-98, el cual en­tró en vi­gen­cia el 21 de fe­bre­ro de 1998. En los úl­ti­mos años ha­bía man­te­ni­do ina­mo­vi­bles a los miem­bros del Di­rec­to­rio. El 12 de sep­tiem­bre de 2016 se in­te­gró la Co­mi­sión de Pos­tu­la­ción pa­ra una nue­va elec­ción de miem­bros ti­tu­la­res y pro­fe­sio­na­les ex­ter­nos del di­rec­to­rio de la SAT, sien­do se­lec­cio­na­das dos per­so­nas: Silvia Li­lia­na Cas­ti­llo Mar­tí­nez, abo­ga­da, y Adriana Es­té­vez Cla­ve­rie, con­ta­do­ra pú­bli­ca y au­di­to­ra. El pre­si­den­te del Di­rec­to­rio es de ofi­cio el Mi­nis­tro de Fi­nan­zas. Se dis­pu­so en la ley que las de­ci­sio­nes del Di­rec­to­rio re­quie­ren una­ni­mi­dad en el vo­to de las tres per­so­nas que to­man de­ci­sio­nes. Re­que­rir una­ni­mi­dad en un ór­gano co­le­gia­do es ma­la prác­ti­ca de go­ber­nan­za. Lo apren­de­rán con­for­me pa­se el tiem­po. El Se­cre­ta­rio, que no tie­ne vo­to, es el su­per­in­ten­den­te de la SAT.

Des­pués de va­rios años de dis­cu­sión se apro­bó la ley que le­van­ta el se­cre­to ban­ca­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.