La dia­be­tes sí se pue­de pre­ve­nir

En el mar­co del Día Mun­dial de la Dia­be­tes le re­cor­da­mos có­mo pre­ve­nir y de­tec­tar tem­pra­na­men­te es­ta en­fer­me­dad.

Prensa Libre - - Buena Vida - Por An­na Lu­cía Iba­rra ai­ba­rra@pren­sa­li­bre.com.gt

Des­de 1991 se ce­le­bra el 14 de no­viem­bre el Día Mun­dial de La Dia­be­tes, la cam­pa­ña más gran­de del mun­do pa­ra crear con­cien­cia so­bre la pre­ven­ción de es­ta do­len­cia crónica.

En Guatemala, apro­xi­ma­da­men­te 3 de ca­da 10 per­so­nas la pa­de­cen.

LA EN­FER­ME­DAD

“La dia­be­tes es una en­fer­me­dad me­ta­bó­li­ca que pue­de ser he­re­di­ta­ria o ad­qui­ri­da”, ex­pli­ca el mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en pre­dia­be­tes y dia­be­tes, Car­los Tur­cios.

La pri­me­ra ocu­rre cuan­do el pán­creas pro­du­ce an­ti­cuer­pos que evi­tan la pro­duc­ción de in­su­li­na; de es­to se de­ri­va la dia­be­tes ti­po 1.

“En la ad­qui­ri­da nos re­fe­ri­mos a la dia­be­tes ti­po 2, que re­pre­sen­ta el 90 por cien­to de los ca­sos, y en­tre los prin­ci­pa­les fac­to­res de ries­go es­tán los ma­los há­bi­tos ali­men­ti­cios y el se­den­ta­ris­mo”, afir­ma el ex­per­to.

La obe­si­dad de­ri­va­da de un es­ti­lo de vi­da no sa­lu­da­ble sa­tu­ra al pán­creas, y la in­su­li­na pro­du­ci­da no se uti­li­za efi­caz­men­te.

Ac­tual­men­te hay 11 ti­pos de dia­be­tes, en­tre es­tos una ju­ve­nil y otra ges­ta­cio­nal.

PRE­VEN­CIÓN

La ex­per­ta en nu­tri­ción pa­ra pa­cien­tes dia­bé­ti­cos, Hor­ten­sia Lo­za, co­men­ta que ca­da pa­cien­te de­be te­ner un con­trol per­so­na­li­za­do pa­ra su die­ta.

“No po­de­mos ge­ne­ra­li­zar qué ali­men­tos qui­ta­mos y cuá­les de­ja­mos. Ca­da per­so­na tie­ne ne­ce­si­da­des di­fe­ren­tes”, aña­de Lo­za.

Los cam­bios en la ali­men­ta­ción y ac­ti­vi­dad fí­si­ca son las for­mas más efi­ca­ces de pre­ve­nir la en­fer­me­dad o re­ver­tir­la en sus pri­me­ras eta­pas.

Las per­so­nas que tie­nen un fa­mi­liar con dia­be­tes de­ben ser más cui­da­do­sas y man­te­ner un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, ade­más de so­me­ter­se a con­tro­les mé­di­cos cons­tan­te­men­te.

El es­trés, la inac­ti­vi­dad fí­si­ca y la ma­la ali­men­ta­ción son los prin­ci­pa­les fac­to­res de ries­go.

El uso de ta­ba­co, al­cohol y se­den­ta­ris­mo tam­bién au­men­tan el ries­go de la po­bla­ción a pa­de­cer la en-

fer­me­dad.

A ex­cep­ción de los fac­to­res ge­né­ti­cos, to­dos son prevenibles y tra­ta­bles.

Am­bos ex­per­tos re­sal­tan que la ac­ti­vi­dad fí­si­ca de­be ser cons­tan­te pa­ra que sea efec­ti­va. Tur­cios re­co­mien­da, es­pe­cí­fi­ca­men­te, los ejer­ci­cios car­dio­vas­cu­la­res, que in­clu­yen na­ta­ción,

ca­mi­na­ta y co­rrer en­tre 30 a 45 mi­nu­tos al día.

“Ha­cer el tra­ba­jo do­més­ti­co o las caminatas dia­rias no cuen­tan co­mo ejer­ci­cio por­que el cuer­po ya es­tá acos­tum­bra­do a es­to”, co­men­ta Lo­za.

PRE­DIA­BE­TES

Es­ta con­di­ción se ca­rac­te­ri­za

por dar una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad pa­ra re­ver­tir la en­fer­me­dad en los pa­cien­tes.

Tur­cios ex­pli­ca que es­ta se pue­de iden­ti­fi­car en per­so­nas con so­bre­pe­so, es­pe­cial­men­te en el área de la cin­tu­ra. “Las mu­je­res con más de 88 cen­tí­me­tros de cin­tu­ra y hom­bres con más

de 104 son pre­dia­bé­ti­cos”, di­ce el ex­per­to.

Pa­ra re­ver­tir­lo es ne­ce­sa­rio cam­biar los há­bi­tos nu­tri­cio­na­les de la mano de un ex­per­to. “To­dos los días se de­ben con­su­mir ver­du­ras y fru­tas”, di­ce Tur­cios, y re­sal­ta que no se de­be abu­sar de es­tos, ya que el ex­ce­so pue­de al­te­rar los ni­ve­les de azú­car.

SÍN­TO­MAS

La en­fer­me­dad se ca­rac­te­ri­za por pre­sen­tar tres sín­to­mas: po­li­dip­sia (mu­cha sed), po­li­fa­gia (mu­cha ham­bre) y po­liu­ria (ori­nar cons­tan­te­men­te), prin­ci­pal­men­te en las no­ches y ma­dru­ga­das.

FOTO PREN­SA LI­BRE:

Una die­ta ba­lan­cea­da y ejer­ci­cio cons­tan­te son las for­mas de pre­ven­ción con­tra la dia­be­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.