Las lec­cio­nes del su­fri­mien­to de Job

Lo per­dió to­do, ex­cep­to la fe. No se rin­dió a las crí­ti­cas ni al qué di­rán. Un li­bro bí­bli­co que va­le la pe­na leer.

Prensa Libre - - Esquelas -

Job era un hom­bre jus­to cu­ya vi­da re­pen­ti­na­men­te se ve so­me­ti­da a gran­des su­fri­mien­tos:pier­de su ri­que­za, pe­re­cen sus hi­jos y lle­ga a pa­de­cer una te­rri­ble en­fer­me­dad que le cau­sa lla­gas re­pug­nan­tes. En el li­bro de la Bi­blia que re­la­ta su his­to­ria es­tán con­sig­na­das las que­jas que ele­va a Dios, aun­que nun­ca re­nie­ga de su fe, pe­se a que se lo acon­se­jan sus ami­gos e in­clu­so su es­po­sa. Se cal­cu­la la an­ti­güe­dad del re­la­to has­ta dos mi­le­nios an­tes de Cris­to.

Lo im­por­tan­te a des­ta­car es que el mun­do es­tá ha­bi­ta­do por una gran can­ti­dad de per­so­nas co­mo Job. Pe­ro son muy po­cos los que tie­nen el don de pa­sar sus des­ven­tu­ras con tan­ta sa­bi­du­ría.

Los jus­tos tam­bién pue­den caer en des­gra­cia. Hoy, co­mo en tiem­pos de Job, los ami­gos, la sa­bi­du­ría po­pu­lar, la fi­lo­so­fía y la teo­lo­gía si­guen bus­can­do ex­pli­ca­ción a la des­ven­tu­ra. Hoy to­da­vía cues­ta mu­cho pen­sar que un hom­bre o una mu­jer pue­dan lle­gar a la rui­na sin te­ner cul­pa.

De la mis­ma ma­ne­ra que ne­ce­si­ta­mos ra­zo­nes pa­ra ex­pli­car, com­pren­der y acep­tar el don, tam­bién ne­ce­si­ta­mos en­con­trar un por­qué a la rui­na que se abate so­bre los se­res hu­ma­nos, una ex­pli­ca­ción que sa­cie nues­tra sed de equi­li­brio y sa­tis­fa­ga nues­tro sen­ti­do de la jus­ti­cia. Nues­tro sen­ti­do co­mún no lo­gra con­vi­vir con las des­gra­cias sin mo­ti­vo.

En es­tos tiem­pos en los que se da cul­to al mé­ri­to, Job nos re­cuer­da que la ver­da­de­ra vi­da es mu­cho más com­ple­ja y vi­va que nues­tras me­ri­to­cra­cias. Hoy, más que ayer, hay per­so­nas ri­cas sin nin­gún mé­ri­to, in­clu­so con mu­chos de­mé­ri­tos, y per­so­nas em­po­bre­ci­das que han caí­do en des­ven­tu­ra sien­do bue­nas.

Job nos obli­ga a to­mar en se­rio las contradicciones de la vi­da, la fal­ta de res­pues­ta, los si­len­cios, y a in­ten­tar una pa­ra­do­ja: ins­cri­bir to­do eso en el li­bro bueno de la vi­da. Si Job, sus gri­tos de do­lor y sus mal­di­cio­nes, son pa­la­bra de Dios, en­ton­ces no hay pa­la­bras hu­ma­nas que por su na­tu­ra­le­za es­tén ex­clui­das de la sal­va­ción.

Job ha en­san­cha­do pa­ra no­so­tros el ho­ri­zon­te del ser hu­mano ami­go de Dios y de la vi­da, in­tro­du­cien­do en él a esa par­te de la hu­ma­ni­dad que só­lo co­no­ce el len­gua­je del do­lor y la de­ses­pe­ra­ción. Job con­fía a pe­sar de to­do y por eso mis­mo lle­ga el día en que la vi­da vuel­ve a flo­re­cer pa­ra él, in­clu­so con mu­cho más es­plen­dor que an­tes de la prue­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.