Pan­di­llas lle­van 12 años de ex­tor­sio­nar des­de las cár­ce­les

Ni re­qui­sas ni blo­quea­do­res de se­ñal han po­di­do de­te­ner el fla­ge­lo. La co­rrup­ción abre la puer­ta a fe­cho­rías de pan­di­lle­ros.

Prensa Libre - - Actualidad - Por Re­dac­ción ac­tua­li­dad@pren­sa­li­bre.com.gt

Des­de cin­co cár­ce­les del país se coor­di­nan ocho de ca­da 10 ex­tor­sio­nes y otros ac­tos cri­mi­na­les, se­gún las au­to­ri­da­des, que des­de el 2005 han iden­ti­fi­ca­do el pro­ble­ma sin po­der fre­nar­lo.

Pa­von­ci­to y el com­ple­jo Frai­ja­nes, en Frai­ja­nes; El In­fier­ni­to, en Es­cuintla; El Bo­que­rón, en Santa Ro­sa; y Can­tel, en Quet­zal­te­nan­go, son las pri­sio­nes des­de las cua­les sa­len las lla­ma­das ex­tor­si­vas, re­co­no­ce el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co (MP). Se­gún la Fis­ca­lía, aun­que cons­tan­te­men­te se ha­cen re­qui­sas y se tras­la­da a reos a otros pe­na­les, los de­li­tos se si­guen co­me­tien­do des­de esos cen­tros car­ce­la­rios.

El Mi­nis­te­rio de Go­ber­na­ción re­co­no­ce que los blo­quea­do­res de se­ñal nun­ca han fun­cio­na­do por com­ple­to y jus­ti­fi­ca que es­to se de­be a sa­bo­ta­jes, fal­ta de ener­gía eléc­tri­ca, mal di­rec­cio­na­mien­to o a la to­po­gra­fía del lu­gar. Agre­ga que el 80 por cien­to de lla­ma­das ex­tor­si­vas pro­vie­nen de nú­me­ros de una mis­ma em­pre­sa de te­le­fo­nía.

A sep­tiem­bre úl­ti­mo se re­por­ta­ban 45 ex­tor­sio­nes por ca­da cien mil ha­bi­tan­tes, de acuer­do con in­for­ma­ción de la Po­li­cía Na­cio­nal Ci­vil, en un es­tu­dio del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas Na­cio­na­les (Cien) que do­cu­men­ta que 2012 la ci­fra era del 34.9

La ten­den­cia al al­za coin­ci­de con las es­ti­ma­cio­nes que en los útli­mos días dio a co­no­cer la Cá­ma­ra Gua­te­mal­te­ca de Ali­men­tos y Be­bi­das (CGAB), que afir­ma que, en el úl­ti­mo mes, tres em­pre­sas que an­tes no pa­ga­ban ex­tor­sión aho­ra en­tre­gan has­ta Q4 mi­llo­nes pa­ra no ser ata­ca­das.

En­ri­que Lacs Pa­lo­mo, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la CGAB, ex­pli­có que se tra­ta de aso­cia­dos que ven­den pro­duc­tos de con­su­mo ma­si­vo en di­fe­ren­tes sec­to­res, con dis­tri- bu­ción en el área me­tro­po­li­ta­na.

En con­tras­te con los nú­me­ros que apor­ta la Po­li­cía, el pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les di­jo ayer du­ran­te la inau­gu­ra­ción de los tra­ba­jos de re­cu­pe­ra­ción vial en Es­cuintla que las ex­tor­sio­nes son un “pro­ble­ma se­rio”, pe­ro se han re­du­ci­do.

“Si se com­pa­ran las es­ta­dís­ti­cas del año pa­sa­do, que fue el me­jor en com­pa­ra­ción de los úl­ti­mos 10 años en cuan­to a re­sul­ta­dos en se­gu­ri­dad, es­te año to­da­vía han me­jo­ra­do es­tos ín­di­ces”, di­jo Mo­ra­les.

CON­TROL DE PAN­DI­LLAS

La Fis­ca­lía con­tra las Ex­tor­sio­nes ha de­tec­ta­do por me­dio de es­cu­chas te­le­fó­ni­cas y re­qui­sas en las cár­ce­les al­gu­nas de las di­rec­tri­ces y ór­de­nes de ex­tor­sión de pan­di­lle­ros.

En el Pre­ven­ti­vo de la zo­na 18, por ejem­plo, las lla­ma­das sur­gen del sec­tor 11, don­de es­tán re­clui­dos miem­bros de la Ma­ra 18. Tam­bién sa­len del In­fier­ni­to y Can­tel, cár­ce­les en las que do­mi­na el mis­mo gru­po. En El Bo­que­rón, las in­ti­mi­da­cio­nes son di­ri­gi­das por la Ma­ra Sal­va­tru­cha.

“Los blo­quea­do­res nun­ca fun­cio­na­ron. Si us­ted va co­mo vi­si­tan­te a una cár­cel, al in­gre­sar, o en la puer­ta, no tie­ne se­ñal, pe­ro aden­tro la se­ñal fun­cio­na per­fec­ta”, ex­pli­có un fis­cal.

La Fis­ca­lía in­di­ca que la Ma­ra 18 man­tie­ne el con­trol de las ac­cio­nes cri­mi­na­les en el país y ca­da vez que hay una re­qui­sa en las pri­sio­nes, las au­to­ri­da­des de­tec­tan lis­tas de po­si­bles víc­ti­mas, ade­más de te­lé­fo­nos, chips y ra­dios.

La Fis­ca­lía ca­li­fi­ca a las pan­di­llas co­mo un “cán­cer” en el Sis­te­ma Pe­ni­ten­cia­rio, por­que com­pran a los guar­dias o los ame­na­zan pa­ra que ac­túen a su fa­vor.

No obs­tan­te, el di­rec­tor de la Po­li­cía Na­cio­nal Ci­vil (PNC), Nery Ramos, afir­mó que han efec­tua­do “me­ga­ope­ra­ti­vos” pa­ra de­sar­ti­cu­lar es­truc­tu­ras, lo que ha for­ta­le­ci­do el com­ba­te de esos gru­pos de­lic­ti­vos.

Se­gún Ramos, “se si­guen dan­do las fa­mo­sas lla­ma­das des­de las cár­ce­les, se ha cap­tu­ra­do a pan­di­lle­ros y es­tán tras las re­jas; sin em­bar­go, eso no los pri­va de que si­gan coor­di­nan­do ex­tor­sio­nes, prin­ci­pal­men­te a los pi­lo­tos de trans­por­te”.

Un juez de ins­tan­cia pe­nal di­jo a Pren­sa Li­bre, des­de la pers­pec­ti­va de la ju­di­cia­li­za­ción de ca­sos, que “en las es­cu­chas que ha pre­sen­ta­do el MP no so­lo se evi­den­cia que las lla­ma­das sa­len de las cár­ce­les, pa­ra ex­tor­sio­nar,

sino tam­bién pa­ra or­ques­tar crí­me­nes”.

El juez, que pre­fi­rió no iden­ti­fi­car­se, re­ve­ló que hay mu­chos ca­sos en los que mu­je­res, ami­gos o fa­mi­lia­res de pan­di­lle­ros in­ten­tan in­gre­sar te­lé­fo­nos a las cár­ce­les o les han en­con­tra­do pa­pe­les con ór­de­nes es­cri­tas en al­gún ti­po de jer­ga pan­di­lle­ra.

Ci­fras de la PNC re­co­gi­das por el Cien arro­jan que al día se re­ci­ben al me­nos 20 de­nun­cias de ex­tor­sio­nes, y son Guatemala, Mix­co, Quet­zal­te­nan­go y Vi­lla Nue­va los mu­ni­ci­pios más gol­pea­dos por ese de­li­to.

El MP aún no cuan­ti­fi­ca cuán­to di­ne­ro ge­ne­ran las ex­tor­sio­nes; sin em­bar­go, en un ope­ra­ti­vo se des­cu­brió un bu­zón don­de ha­bía ocul­to Q1 mi­llón. La ta­rea de iden­ti­fi­car las ga­nan­cias de las exac­cio­nes se ha­ce más di­fí­cil cuan­do los co­bros los co­me­ten a tra­vés del sis­te­ma ban­ca­rio, in­clu­so a cuen­tas en el ex­tran­je­ro.

IN­TEN­TOS FALLIDOS

El Mi­nis­te­rio de Go­ber­na­ción ha in­ten­ta­do en va­rias oca­sio­nes im­pe­dir que se pue­da ha­cer lla­ma­das des­de los re­clu­so­rios, des­de el 2006, cuan­do tra­tó de ad­qui­rir blo­quea­do­res de se­ñal.

En­ton­ces se ad­ju­di­có a la em­pre­sa Elec­tró­ni­ca Ce­lu­lar, So­cie­dad Anó­ni­ma, la com­pra de un blo­quea­dor pa­ra El In­fier­ni­to, Es­cuintla, a un cos­to de Q887 mil.

Otros dos con­cur­sos fue­ron ce­rra­dos co­mo de­sier­tos en no­viem­bre y di­ciem­bre del 2010, con los cua­les esa de­pen­den­cia bus­ca­ba la ad­qui­si­ción de blo­quea­do­res de se­ñal inalám­bri­ca, wi­fi y blue­tooth.

Pe­ro la co­rrup­ción es el ma­yor pro­ble­ma, de acuer­do con Co­rin­ne De­dik, ex­per­ta en sis­te­mas car­ce­la­rios del Cien.

De­dik, sin em­bar­go, con­fía en que la re­cien­te ins­ta­la­ción de es­cá­ner en sie­te cen­tros car­ce­la­rios pue­da for­ta­le­cer el con­trol de in­gre­sos. Ade­más, es­tos apa­ra­tos son ope­ra­dos por per­so­nal ca­pa­ci­ta­do y con re­qui­si­tos es­tric­tos.

“Lo otro es el con­trol in­terno. Pa­ra eso se tra­ba­ja una cla­si­fi­ca­ción de la po­bla­ción re­clu­sa. Lo que ha­ce fal­ta es una cár­cel de má­xi­ma se­gu­ri­dad pa­ra las per­so­nas que si­guen co­me­tien­do de­li­tos en los cen­tros”, aña­dió De­dik.

Jo­sé Cer­van­tes, vo­ce­ro de la Gre­mial de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, se­ña­ló que la ope­ra­ción de los blo­quea­do­res de se­ñal es res­pon­sa­bi­li­dad con­jun­ta en­tre Go­ber­na­ción y las em­pre­sas. Ase­gu­ró que ellos han cum­pli­do con en­tre­gar­los pe­ro los sa­bo­ta­jes de los apa­ra­tos aden­tro de los pe­na­les re­ba­sa su ca­pa­ci­dad.

FOTO: HE­ME­RO­TE­CA PL

Blo­quea­do­res de se­ñal en las cár­ce­les no cum­plen la fun­ción de im­pe­dir que los reos se co­mu­ni­quen al ex­te­rior y si­gan usan­do ce­lu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.