DIS­PA­RAN CON­TRA PLAN­TA DE PRO­PANO

Ata­que atri­bui­do a ex­tor­sio­nis­tas dejó 30 im­pac­tos de ba­la en por­tón de una dis­tri­bui­do­ra de gas, en el ki­ló­me­tro 18 de la ru­ta In­te­ra­me­ri­ca­na

Prensa Libre - - Portada - Por Ac­tua­li­dad ac­tua­li­dad@pren­sa­li­bre.com.gt

Dos muer­tos y sie­te he­ri­dos es el re­sul­ta­do de seis ata­ques ar­ma­dos per­pe­tra­dos la se­ma­na úl­ti­ma y que son vin­cu­la­dos con gru­pos de ex­tor­sio­nis­tas.

Tres de esos he­chos fue­ron di­ri­gi­dos a re­par­ti­do­res de agua em­bo­te­lla­da, dos de pro­pano y, el más re­cien­te, ayer, a una de las se­des de una ex­pen­de­do­ra de gas, cuan­do unos su­je­tos dis­pa­ra­ron al me­nos 30 ve­ces con­tra el por­tón. Ade­más, re­co­lec­to­res de desechos fue­ron atacados.

Pa­ra el mi­nis­tro de Go­ber­na­ción, Fran­cis­co Rivas, se tra­ta de un fe­nó­meno im­pul­sa­do por el ini­cio del año. Se­gún ex­pli­có el fun­cio­na­rio, enero se ca­rac­te­ri­za por la ac­ti­va­ción de ex­tor­sio­nes y ata­ques ar­ma­dos, no so­lo con­tra gran­des em­pre­sas, sino tam­bién con­tra co­mer­cian­tes me­dia­nos y pe­que­ños.

Rivas afir­mó que ya sos­tu­vie­ron reunio­nes con las com­pa­ñías afec­ta­das pa­ra di­se­ñar una es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad, mien­tras el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co (MP) avan­za en la in­ves­ti­ga­ción pa­ra dar con los au­to­res de los ata­ques.

Los afec­ta­dos han evi­ta­do pro­nun­ciar­se. Sin em­bar­go, se su­po que en Mix­co la distribución de pro­pano se­rá irre­gu­lar, por te­mor a nue­vos ata­ques, e in­clu­so se sus­pen­die­ron las en­tre­gas a do­mi­ci­lio.

Una fuen­te ofi­cial con­fir­mó que el vo­lu­men de ven­tas de pro­pano ha ba­ja­do y se re­por­ta la de­ser­ción de ven­de­do­res, por te­mor a ser víc­ti­mas de aten­ta­dos.

Pa­ra que ese pro­ble­ma no afec­te al con­su­mi­dor, el Mi­nis­te­rio de Ener­gía y Mi­nas ac­ti­vó el plan de mo­ni­to­reo Cen­ti­ne­la, con el cual es­pe­ra evi­tar el al­za de ese pro­duc­to.

Un agen­te de la Po­li­cía Na­cio­nal Ci­vil (PNC) di­jo que ma­ne­jan dos lí­neas de in­ves­ti­ga­ción: la pri­me­ra, el sur­gi­mien­to de un nuevo gru­po cri­mi­nal que in­ten­ta ga­nar te­rri­to­rio, y la se­gun­da, la po­si­bi­li­dad de que ha­ya sa­li­do de pri­sión un ca­be­ci­lla de una red de ex­tor­sio­nes y se es­té con­so­li­dan­do.

“Te­ne­mos lí­neas de ac­ción que es­tán sien­do in­ves­ti­ga­das y que van muy bien orien­ta­das pa­ra es­ta­ble­cer el mo­ti­vo y ori­gen de es­tas ex­tor­sio­nes y pro­ba­ble­men­te de los per­pe­tra­do­res”, ex­pli­có Rivas.

El fun­cio­na­rio es­ta­ble­ció que por la for­ma de ope­rar de los ma­lean­tes, el ám­bi­to de ac­ción y los lu­ga­res don­de han ocu­rri­do los he­chos, el aná­li­sis cri­mi­no­ló­gi­co los orien­ta a es­ta­ble­cer que pan­di­lle­ros es­tán de­trás de los ata­ques.

Un tra­ba­ja­dor de una dis­tri­bui­do­ra de agua pu­ri­fi­ca­da, quien so­bre­vi­vió a un aten­ta­do la se­ma­na pa­sa­da, ne­gó que es­tén sien­do ex­tor­sio­na­dos, al me­nos de ma­ne­ra di­rec­ta. A par­tir de su tes­ti­mo­nio se con­tem­pla otra po­si­bi­li­dad: los ata­ques pue­den obe­de­cer a un blo­queo pa­ra que no se sur­ta de pro­duc­to a cier­tas áreas, so­bre to­do por­que han sur­gi­do pu­ri­fi­ca­do­ras ca­se­ras en va­rios ba­rrios.

IN­FUN­DIR TE­MOR

May­ra Vé­liz, secretaria ge­ne­ral del MP, ma­ni­fes­tó que se sos­pe­cha que se tra­ta de ata­ques pla­ni­fi­ca­dos pa­ra pre­sio­nar o cau­sar pá­ni­co con al­gu­na fi­na­li­dad. En­fa­ti­zó que ana­li­za­rán ca­da su­ce­so, pa­ra de­ter­mi­nar si fue­ron coor­di­na­dos por al­gu­na per­so­na o gru­po cri­mi­nal.

“Tres fis­ca­lías ya ini­cia­ron la in­ves­ti­ga­ción, en­tre ellas la De­li­tos con­tra la Vi­da y la de Ex­tor­sio­nes. El fin de la coor­di­na­ción de las tres fis­ca­lías es es­ta­ble­cer tam­bién qué es­truc­tu­ra o cé­lu­la es res­pon­sa­ble de los ata­ques”, ex­pli­có Vé­liz.

La secretaria ge­ne­ral del MP ase­gu­ró que des­de ha­ce dos años coor­di­nan in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra des­ar­ti­cu­lar cé­lu­las de las pan­di­llas Ba­rrio 18 y Sal­va­tru­cha. Sin em­bar­go, esos gru­pos se de­bi­li­tan pe­ro vuelven a re­clu­tar a per­so­nas vul­ne­ra­bles o con al­gún ti­po de ne­ce­si­dad, y se res­truc­tu­ran.

Se­gún Vé­liz se prio­ri­za la in­ves­ti­ga­ción de es­tos ca­sos pa­ra de­te­ner a esas ban­das.

AC­CIO­NES CON­TUN­DEN­TES Ru­dolf Ja­cobs, vi­ce­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de In­dus­tria de Gua­te­ma­la, di­jo que los ata­ques a re­par­ti­do­res de pro­duc­tos de con­su­mo ma­si­vo re­quie­ren reac­cio­nes con­tun­den­tes.

“Re­gre­sa­mos a una con­di­ción pre­ca­ria en el sis­te­ma de pre­si­dios y la fal­ta de con­trol de las au­to­ri­da­des de los te­lé­fo­nos de don­de sa­len las ór­de­nes pa­ra ex­tor­sio­nar. Es un te­ma que im­pac­ta a las em­pre­sas, la con­fian­za en la eco­no­mía y la in­ver­sión”, di­jo Ja­cobs.

El em­pre­sa­rio ex­pli­có que el pro­ble­ma es ma­yor­men­te sen­si­ble en­tre pe­que­ños y me­dia­nos co­mer­cios, so­bre to­do de las áreas mar­gi­na­les, ya que los cos­tos se in­cre­men­tan, por los gas­tos en se­gu­ri­dad a las uni­da­des dis­tri­bui­do­ras.

“Se de­ben ha­cer las in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra des­man­te­lar a las re­des del cri­men or­ga­ni­za­do”, ex­pre­só el em­pre­sa­rio, quien bus­ca­rá sos­te­ner reunio­nes con Go­ber­na­ción.

Con in­for­ma­ción de Henry Po­ca­san­gre,

Urías Ga­ma­rro y Glen­da Sán­chez

FOTO PREN­SA LI­BRE: ÉRICK ÁVI­LA

FOTO PREN­SA LI­BRE: ÉRICK ÁVI­LA

En la 10a. ca­lle y 4a. ave­ni­da de la zo­na 7, el pi­lo­to de un ca­mión re­co­lec­tor de ba­su­ra re­sul­tó he­ri­do lue­go de que un hom­bre se le acer­có y le dis­pa­ró cua­tro ve­ces. La víc­ti­ma fue iden­ti­fi­ca­da co­mo Car­los Sán­chez.

FOTO PREN­SA LI­BRE: ÉRICK ÁVI­LA

Al me­nos 30 ba­las per­fo­ra­ron el por­tón del in­mue­ble don­de fun­cio­na una plan­ta de gas, en el ki­ló­me­tro 18 de la ru­ta In­te­ra­me­ri­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.