Un pe­li­gro pú­bli­co den­tro o fue­ra de pri­sión: Ri­go­rri­co

De nuevo es des­ba­ra­ta­do un gru­po cri­mi­nal di­ri­gi­do por Ri­go­ber­to Mo­ra­les des­de la cár­cel, don­de pur­ga pe­na por se­cues­tro.

Prensa Libre - - Portada - Por Glen­da Sán­chez, Henry Po­ca­san­gre y Ma­nuel Her­nán­dez ac­tua­li­dad@pren­sa­li­bre.com.gt

En los úl­ti­mos 20 años, el po­der cri­mi­nal de Ri­go­ber­to Mo­ra­les Ba­rrien­tos, alias Ri­go­rri­co, ha ido en au­men­to, ya sea en li­ber­tad o en una pri­sión. La Fis­ca­lía no sa­be pre­ci­sar en cuán­tos se­cues­tros y ex­tor­sio­nes po­dría es­tar in­vo­lu­cra­do, pues ha di­ri­gi­do va­rias es­truc­tu­ras.

Des­de su pri­me­ra con­de­na, en 1999, Mo­ra­les Ba­rrien­tos ha pro­ta­go­ni­za­do una par­ti­cu­lar ru­ti­na de fu­gas, re­cap­tu­ras y tras­la­dos de pri­sio­nes.

Ayer, de nuevo vol­vió a co­brar im­por­tan­cia y a de­mos­trar que des­de una cel­da en la gran­ja pe- nal Can­tel, Quet­zal­te­nan­go, se pue­den coor­di­nar y di­ri­gir se­cues­tros, ro­bos y ex­tor­sio­nes.

ENEMI­GO PÚ­BLI­CO

Mo­ra­les Ba­rrien­tos li­de­ró en los 1990 una red de se­cues­tra­do­res llama­da Agos­to Ne­gro, la cual sem­bró te­mor en Quet­zal­te­nan­go. Su ca­pa­ci­dad cri­mi­nal al­can­zó a Sa­ca­te­pé­quez, Es­cuintla, Gua­te­ma­la e Iza­bal, don­de fra­guó y per­pe­tró va­rios se­cues­tros y pe­li­cu­les­cas fu­gas.

Se­gún los re­gis­tros del Sis­te­ma Pe­ni­ten­cia­rio, Ri­go­rri­co ha si­do tras­la­da­do al me­nos 12 ve­ces a dis­tin­tas cár­ce­les, en­tre ellas las de má­xi­ma se­gu­ri­dad El Infierno, de la cual lo­gró es­ca­par en 2006.

La Fis­ca­lía sos­tie­ne que apro- ve­cha­ba los tras­la­dos de pri­sión pa­ra for­ta­le­cer su red.

“Lo que se ha evi­den­cia­do con es­te con­de­na­do es que su es­ta­día en pri­sión y re­la­ción con más reos es apro­ve­cha­da pa­ra unir las si­ner­gias ne­ga­ti­vas y de esa for­ma le­vantar nue­vos gru­pos cri­mi­na­les”, ex­pli­có Cé­sar Es­tra­da, je­fe de la Uni­dad de Se­cues­tros del MP.

Una ca­rac­te­rís­ti­ca de la ban­da de Mo­ra­les Ba­rrien­tos es que la di­ri­ge des­de una cel­da y en oca­sio­nes ha lo­gra­do te­ner has­ta 140 miem­bros, in­clu­yen­do a fa­mi­lia­res, que co­me­ten des­de afue­ra ex­tor­sio­nes y si­ca­ria­to.

Por ejem­plo, se pre­su­me que San­dra Ya­neth Lei­va Mo­ra­les, so­bri­na de Ri­go­rri­co, li­de­ra­ba una ac­ti­vi­dad cri­mi­nal del gru­po y es­tá pen­dien­te de cap­tu­ra.

“Tam­bién se sos­pe­cha que el es­po­so de otra so­bri­na de Ri­go­rri­co co­la­bo­ró (...), pe­ro lo que se pue­de con­fir­mar es que el je­fe de la ban­da se ha ca­rac­te­ri­za­do por in­cor­po­rar a fa­mi­lia­res”, re­fi­rió Es­tra­da.

El fis­cal agre­gó que to­das las ope­ra­cio­nes las pla­ni­fi­ca­ba Mo­ra­les Ba­rrien­tos des­de su cel­da y se co­mu­ni­ca­ba por te­lé­fono con sus lu­gar­te­nien­tes, quie­nes eje­cu­ta­ban los pla­nes.

En la úl­ti­ma in­ves­ti­ga­ción, que lle­vó a que ayer se eje­cu­ta­ran 11 alla­na­mien­tos y el des­ba­ra­ta­mien­to, de nuevo, de la ban­da, la Fis­ca­lía con­fir­mó los nom­bres de

FOTO: HE­ME­RO­TE­CA PL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.