Dos años de fra­ca­sos y men­ti­ras, pe­ro hay es­pe­ran­za

Prensa Libre - - Opinión - Juan Car­los Le­mus @juan­le­mus9

Con­tra­rio a su man­da­to cons­ti­tu­cio­nal, Jimmy Mo­ra­les es re­pre­sen­tan­te de la di­vi­sión na­cio­nal y alia­do del Pac­to de co­rrup­tos. En apa­rien­cia chis­to­so, su go­bierno es bru­tal y pe­li­gro­so. A Mo­ra­les se le ha que­ri­do ver co­mo un tris­te pa­ya­so, co­mo una víc­ti­ma de la in­te­lec­tua­li­dad que ha aca­pa­ra­do los es­pa­cios, co­mo un personaje in­ge­nuo, pe­ro es, pre­ci­sa­men­te, lo que le con­vie­ne, ser vis­to co­mo un ton­tue­lo, víc­ti­ma de la so­cie­dad que lo eli­gió.

Ba­jo un dis­fraz de co­mi­ci­dad traí­do de su pa­sa­do co­mo ac­tor, hay una per­so­na re­suel­ta a es­tre­llar el bus con to­do y pa­sa­je­ros. Li­te­ral­men­te, es un sui­ci­da po­lí­ti­co que es­tá dis­pues­to a mo­rir con to­do y país. Su so­ber­bia es tan gran­de co­mo su per­tur­ba­ción emo­cio­nal. Si al­go lo­gró es­te se­gun­do año de go­bierno fue for­ta­le­cer su des­ca­ro; asu­mir su des­ver­güen­za en sus in­ten­tos por obs­truir la jus­ti­cia; en­con­trar alian­za con al­cal­des de­nun­cia­dos por ac­tos ilí­ci­tos y el em­pre­sa­ria­do co­rrup­to, to­dos ba­jo el pre­tex­to de “la uni­dad na­cio­nal”, el “res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción” y la con­ve­nien­cia de evi­tar la per­se­cu­ción pa­ra que se man­ten­ga la eco­no­mía.

Nos en­con­tra­mos an­te una per­so­na y un equi­po de­ci­di­dos a res­ta­ble­cer su po­der pro­co­rrup­ción, pe­ro jus­to es que vea­mos, jun­to con sus in­ten­tos, sus tor­pe­zas y fra­ca­sos. Si ayer, por ejem­plo, Mo­ra­les elo­gia­ba pú­bli­ca­men­te al dipu­tado Ju­lio Juá­rez, con es­tas pa­la­bras: “Su dipu­tado ha es­ta­do lu­chan­do pa­ra que to­dos es­tos pro­gra­mas pue­dan ha­cer­se una reali­dad, así que apláu­dan­le (…) a mí me cons­ta su tra­ba­jo, se­ñor dipu­tado Juá­rez”. Hoy ve­mos a ese dipu­tado de­te­ni­do por la po­li­cía, acu­sa­do de ase­si­na­to e in­clui­do en lis­ta de in­de­sea­bles de EE. UU.

Otro de sus fra­ca­sos es­te se­gun­do año fue la in­ten­to­na de ex­pul­sar del país a Iván Ve­lás­quez. Mo­ra­les tu­vo que tra­gar­se sus pa­la­bras; es­tas pa­la­bras: “de­cla­ro non gra­to al se­ñor Iván Ve­lás­quez Gó­mez (…) y or­deno que aban­do­ne in­me­dia­ta­men­te la Re­pú­bli­ca de Gua­te­ma­la”. El co­mi­sio­na­do con­ti­núa y con más apo­yo.

Fra­ca­só en su in­ten­to por re­ci­bir un so­bre­suel­do de Q50 mil que le re­ce­tó -pe­se a ser uno de los pre­si­den­tes con el suel­do más al­to del mun­do, en uno de los paí­ses más po­bres- el Ejér­ci­to. Ese la­tro­ci­nio es una de las pie­dras que pe­san so­bre su ca­be­za y lo hunden len­ta­men­te en el pan­tano.

“¿Hay al­guien que pro­cu­ra por los de­re­chos hu­ma­nos en Gua­te­ma­la?”. La res­pues­ta fue el apo­yo al Pro­cu­ra­dor Jor­dán Ro­das ma­ni­fes­ta­da en las re­des so­cia­les y otros me­dios. Y más res­pal­do re­ci­bió la fis­cal Thel­ma Al­da­na lue­go de que no la in­vi­tó a for­mar par­te de la co­mi­sión que via­jó a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra abor­dar el te­ma de ac­cio­nes con­tra el nar­co­trá­fi­co.

Se ve ve­nir su pró­xi­mo fra­ca­so. Ten­drá que re­cu­lar en “su de­ci­sión” de tras­la­dar la em­ba­ja­da de Gua­te­ma­la a Je­ru­sa­lén. Lo hi­zo por mo­ti­vos per­so­na­les. Se­gún él, Es­ta­dos Uni­dos le co­rres­pon­de­ría de­bi­li­tan­do a la CI­CIG. Su afren­ta po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal es­pu­ria en con­tra de Pa­les­ti­na y de las igle­sias en Je­ru­sa­lén, así co­mo su fran­ca vio­la­ción a la re­so­lu­ción de la Asam­blea General de la ONU, ten­drá con­se­cuen­cias más ver­gon­zo­sas que po­lí­ti­cas.

No que­da­rá im­pu­ne el fa­lle­ci­mien­to de 41 ni­ñas del es­ta­tal Ho­gar Se­gu­ro Vir­gen de la Asun­ción. Pe­se a que esa ins­ti­tu­ción te­nía va­rias de­nun­cias de mal­tra­to y vio­la­cio­nes a me­no­res de edad, Mo­ra­les nom­bró per­so­nas in­com­pe­ten­tes pa­ra di­ri­gir­la, ade­más de que él mis­mo dio la or­den a la po­li­cía de en­ce­rrar a las ni­ñas que fue­ron que­ma­das vi­vas.

Los sim­pa­ti­zan­tes que le que­dan ve­rán caer ese mun­di­llo. La olla de ala­cra­nes siem­pre vuel­ca. Mo­ra­les y sus pro­tec­to­res aca­ba­rán hun­di­dos en el tan­que que han ve­ni­do cons­tru­yen­do.

Mo­ra­les y sus pro­tec­to­res aca­ba­rán hun­di­dos en el tan­que que han ve­ni­do cons­tru­yen­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.