¿Qué si­gue a lo soez?

Prensa Libre - - Opinión - An­to­nio Mos­que­ra http://re­gis­troa­ka­si­co.word­press.com

No se bus­ca prohi­bir, tam­po­co ma­ni­fes­tar es­pan­to an­te la ru­de­za del len­gua­je. Se pi­de evi­tar de­gra­dar la co­mu­ni­ca­ción. Hay ana­lis­tas, en los me­dios de pren­sa, que acu­san un len­gua­je al­ta­men­te vul­gar.

Un di­rec­tor de una es­cue­la de Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción, se ex­pre­só con ba­je­zas, en va­rios ar­tícu­los del dia­rio ofi­cial. Se su­pon­dría que el pri­mer dia­rio de Cen­troa­mé­ri­ca de­be ma­ni­fes­tar una ac­ti­tud cons­truc­ti­va en la crí­ti­ca de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas; no obs­tan­te, el pe­rio­dis­ta de ma­rras, lan­zó in­vec­ti­vas con­tra la Po­li­cía Na­cio­nal Ci­vil, de­ni­gran­do con vul­ga­ri­dad a sus in­te­gran­tes.

No es mo­ji­ga­te­ría. Las ex­pre­sio­nes se­xua­les que im­pli­can su­mi­sión, man­ci­llan la con­vi­ven­cia. Si la te­le­vi­sión de­nun­cia un abu­so agio­tis­ta por em­pre­sas de tar­je­tas de cré­di­to, acom­pa­ñán­do­se de la ima­gen que une los puños con los de­dos ce­rra­dos ha­cia arri­ba, con la afir­ma­ción que los clien­tes han si­do pi­sa­dos, no hay superioridad mo­ral so­bre los es­pe­cu­la­do­res. Al con­tra­rio, la crí­ti­ca es­tá en el peor ni­vel. No hay ex­pli­ca­ción de la ba­je­za de pres­ta­mis­tas y sus co­bra­do­res abu­si­vos.

No se pros­cri­be ha­blar de las re­la­cio­nes se­xua­les que uni­ver­sal­men­te dan ori­gen a la pro­crea­ción. No hay es­cán­da­lo por po­si­bles in­fan­tes pre­sen­tes; pues los ni­ños de am­bos se­xos, des­de las pri­me­ras eda­des, de­ben co­no­cer la exis­ten­cia de di­chas re­la­cio­nes, ne­ce­sa­rias pa­ra fe­cun­da­ción. Es­ta afir­ma­ción es­tá muy le­ja­na de cual­quier con­si­de­ra­ción mo­ral. Sim­ple­men­te, es así.

Aho­ra se sa­be que los pro­ce­sos de re­pro­duc­ción se pue­den pro­vo­car ar­ti­fi­cial­men­te por clo­na­ción. En el ca­so hu­mano, el con­sen­so en­tre la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca acuer­da evi­tar por el mo­men­to, la clo­na­ción re­pro­duc­ti­va; no por im­po­si­ble, sino por­que no tie­ne apli­ca­ción te­ra­péu­ti­ca. En com­ple­men­to, se im­pul­sa la clo­na­ción pa­ra ge­ne­rar te­ji­dos sus­cep­ti­bles de tras­plan­te. Una vez ob­te­ni­do el pro­duc­to, se des­tru­ye el em­brión pues po­dría con­ti­nuar­se el pro­ce­so has­ta cons­ti­tuir un ser hu­mano. Di­cha si­tua­ción abo­na en la su­pera­ción de las ob­je­cio­nes so­bre el abor­to. Si la ter­mi­na­ción de la se­cuen­cia re­pro­duc­ti­va se rea­li­za an­tes de ob­te­ner­se cri­te­rios de ho­mi­ni­za­ción, sim­ple­men­te se es­tá evi­tan­do pa­sar la fron­te­ra pa­ra de­ci­dir so­bre una or­ga­ni­za­ción bio­ló­gi­ca con pro­ce­sos psí­qui­cos com­ple­jos. Se tra­ta de un asun­to de tiem­pos que de­ja de la­do, las di­fe­ren­tes con­vic­cio­nes re­li­gio­sas aje­nas a la so­cie­dad lai­ca.

En lu­gar de ele­var la dis­cu­sión pa­ra acla­rar es­tas com­ple­jas de­ci­sio­nes que con­si­guen un ma­yor do­mi­nio so­bre el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad, se pre­fie­re in­sul­tar. Ex­tra­via­dos co­men­ta­ris­tas re­cu­rren a men­ta­das de ma­dre. In­ju­rias con­tra quie­nes ex­pli­can la se­cuen­cia re­pro­duc­ti­va así co­mo acla­rar los cri­te­rios de in­te­rrup­ción de los pro­ce­sos bio­ló­gi­cos. Las res­pe­ta­bles po­si­cio­nes re­li­gio­sas, no ga­nan con esa in­to­le­ran­cia y agre­sio­nes gro­se­ras.

La se­xua­li­dad in­te­gra las re­la­cio­nes hu­ma­nas. Exis­ten sis­te­mas de reac­ción con­di­cio­na­dos bio­ló­gi­ca­men­te que ge­ne­ran atrac­ción y sa­tis­fac­ción ho­mo­se­xual en al­gu­nos in­di­vi­duos. La ma­yo­ría he­te­ro­se­xual de­be res­pe­tar­los. Se tra­ta de un de­re­cho hu­mano. Na­die pier­de su dig­ni­dad por nin­gún con­di­cio­na­mien­to bio­ló­gi­co: co­lor de piel, ojos, ca­be­llo; es­ta­tu­ra, com­ple­xión etc. Cri­te­rio va­li­do pa­ra los es­tig­mas.

No se pi­de cen­su­ra. El de­re­cho de li­bre ex­pre­sión es ab­so­lu­to, in­clu­so la por­no­gra­fía, las ma­las pa­la­bras y com­por­ta­mien­to bi­za­rro que no afec­te a ter­ce­ros. Es un con­se­jo, pa­ra pre­fe­rir una co­mu­ni­ca­ción don­de los con­sen­sos su­ce­den, en una par­te muy pe­que­ña de las con­vic­cio­nes pri­va­das, ex­pre­sa­das con re­ca­to; va­le de­cir, se otor­ga res­pe­to pa­ra ob­te­ner­lo del in­ter­lo­cu­tor.

El co­me­di­mien­to pa­ra ex­pre­sar­nos sir­ve pa­ra ale­jar ac­ti­tu­des agre­si­vas que ge­ne­ran vio­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.