Un ar­te en se­rio pa­ra un país en se­rio

Prensa Libre - - Opinión - Pau­lo Al­va­ra­do pres­to_­no­n_­trop­po@yahoo.com

Se­gún el Ar­tícu­lo 1 del Acuer­do 91-2018 del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, pu­bli­ca­do ha­ce dos días en el Dia­rio Ofi­cial… se re­for­ma el Ar­tícu­lo 1 del Acuer­do 3853-2017, pu­bli­ca­do ha­ce una quin­ce­na… en que se re­for­ma­ba el Ar­tícu­lo 8 del Acuer­do 178-2009, pu­bli­ca­do ha­ce nue­ve años… que con­si­de­ra­ba que el cu­rrícu­lo en­ton­ces vi­gen­te no res­pon­día a la reali­dad so­cial, cul­tu­ral y lin­güís­ti­ca del país… se­gún el di­se­ño de Re­for­ma Edu­ca­ti­va de­fi­ni­do por Acuer­do Gu­ber­na­ti­vo 262-97, pu­bli­ca­do ha­ce más de dos dé­ca­das…

No ha cam­bia­do na­da fun­da­men­tal. El re­vol­ti­jo en el ci­clo de edu­ca­ción bá­si­ca se man­tie­ne y, en pa­la­bras del ti­tu­lar de la car­te­ra, un mis­mo maes­tro ten­drá que “dar in­for­ma­ción y desa­rro­llo de com­pe­ten­cias en las cua­tro áreas” — Edu­ca­ción Mu­si­cal, Ar­tes Vi­sua­les, Tea­tro, Dan­za. El mi­nis­tro in­clu­so ha afir­ma­do que si el maes­tro es es­pe­cia­lis­ta en una de esas áreas, “le da­rá én­fa­sis a su área, por­que es su es­pe­cia­li­dad”… ¿Qué pa­sa, así, con las otras áreas? Su aco­ta­ción es la­pi­da­ria cuan­do afir­ma que “no es­ta­mos for­man­do mú­si­cos, ni pin­to­res, ni ac­to­res” y re­sal­ta, co­mo si fue­ra un lo­gro, que “an­tes los jó­ve­nes de bá­si­cos re­ci­bían 15 ma­te­rias, aho­ra só­lo re­ci­bi­rán 10”…

Qué con­tras­te el que se ha­ce pa­ten­te –ape­nas en es­te mes de enero, cuan­do se su­po­ne que es­ca­sa­men­te su­ce­de al­go den­tro del ám­bi­to de la mú­si­ca– al cons­ta­tar las nu­me­ro­sas de­mos­tra­cio­nes pú­bli­cas de lo que sig­ni­fi­ca el ar­te mu­si­cal en nues­tro país. Di­ver­sos tri­bu­tos a ban­das fa­mo­sas, en que se reúne el ta­len­to de jó­ve­nes gua­te­mal­te­cos: vo­ca­lis­tas, gui­ta­rris­tas, ba­jis­tas, te­cla­dis­tas, ba­te­ris­tas, in­clu­so quin­te­tos de cuer­das. Por su par­te, re­gre­sa Dominique Hun­zi­ker y pre­sen­ta su pri­mer dis­co con can­cio­nes ori­gi­na­les; la sa­la lle­na, el pú­bli­co ma­ra­vi­lla­do. Ser­gio Re­yes Men­do­za tam­bién re­gre­sa y com­bi­na tex­tos con su mú­si­ca; igual­men­te a sa­la lle­na y con el pú­bli­co ab­sor­to. El Cuar­te­to Con­tem­po­rá­neo cum­ple 26 años de ac­ti­vi­dad con­ti­nua­da. Una uni­ver­si­dad abre la ca­rre­ra de com­po­si­ción mu­si­cal. Con­cier­tos, fes­ti­va­les, dan­ce-par­ties… y una no­ta so­bre­sa­lien­te pa­ra ini­ciar el 2018: el mú­si­co Joa­quín Ore­lla­na es de­sig­na­do co­mo “Personaje del Año” por es­te dia­rio.

Al res­pec­to de es­te homenaje, trans­cri­bo una por­ción de lo ama­ble­men­te co­men­ta­do por el maes­tro Fe­li­pe de Je­sús Or­te­ga, “Yo lo con­si­de­ra­ba un ge­nio, por­que se ne­ce­si­ta ser­lo pa­ra idear y crear to­do su arsenal so­no­ro, e ima­gi­nar y rea­li­zar los gra­fis­mos pa­ra esos ins­tru­men­tos. Pe­ro con to­do lo que pu­bli­có Pren­sa Li­bre, con­fir­mo y acre­cien­to mi con­cep­to de que Joa­quín es un ge­nio. So­bre to­do en el cam­po del ar­te y más aún de la mú­si­ca, nues­tras au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les han si­do in­ca­pa­ces –des­de siem­pre– de va­lo­rar la im­por­tan­cia que tie­ne la cul­tu­ra de un país en el con­cier­to de las na­cio­nes. El ni­vel de fe­li­ci­ta­ción que Ore­lla­na me­re­ce es­tá muy por arri­ba de lo que Gua­te­ma­la y los gua­te­mal­te­cos po­de­mos ofre­cer­le.”

Hay que co­men­zar, pues, por trans­for­mar sus­tan­cial­men­te nues­tro en­fo­que de to­do es­to. El asun­to es­tá en com­pren­der que el ar­te en general –y la mú­si­ca en par­ti­cu­lar– no es un adorno, ni un com­ple­men­to edu­ca­ti­vo, ni una ta­bla de sal­va­ción pa­ra adic­tos, ni un re­cur­so pa­ra que los ni­ños “apro­ve­chen su tiem­po li­bre”. Pue­de te­ner esos efec­tos, cier­ta­men­te, y sean bien­ve­ni­das esas tras­cen­den­cias; pe­ro nin­gu­na de ellas es su fun­ción pri­mor­dial. El ar­te es la ce­le­bra­ción de la vida, uno de los fun­da­men­tos que le otor­gan sen­ti­do a la exis­ten­cia hu­ma­na. La con­clu­sión, en­ton­ces, es muy cla­ra. Mien­tras si­ga­mos nin­gu­nean­do a la mú­si­ca y al ar­te de Gua­te­ma­la, se­gui­re­mos nin­gu­nean­do a to­da una na­ción que lla­ma­mos Gua­te­ma­la.

¿En­ten­de­mos cuál es la fun­ción del ar­te y, por ello, la im­por­tan­cia de la edu­ca­ción ar­tís­ti­ca?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.