BUENO, YA ES­TA­MOS LIS­TOS

For­mar un ho­gar re­quie­re com­pro­mi­so. An­tes de vi­vir jun­tos hay pre­gun­tas que la pa­re­ja de­be res­pon­der aser­ti­va­men­te.

Prensa Libre - - Sentidos - Por Ana Lucía Ola ao­la@pren­sa­li­bre.com.gt

Cuan­do una pa­re­ja de­ci­de ha­bi­tar ba­jo el mis­mo te­cho es­pe­ra que su his­to­ria trans­cu­rra co­mo una pe­lí­cu­la ro­mán­ti­ca de Holly­wood, de esas que pro­ta­go­ni­za Ju­lia Ro­berts. Pe­ro pa­ra mu­chos la ex­pe­rien­cia re­sul­ta co­mo su­bir a una mon­ta­ña ru­sa sin cin­tu­rón de se­gu­ri­dad.

Ya sea co­mo re­sul­ta­do de de­cir “acep­to” en el al­tar o en unión li­bre, es­te es un ac­to que de­be asu­mir­se con se­rie­dad.

La psi­có­lo­ga Li­lian Ló­pez, de Psi­co­deus, men­cio­na que an­tes de dar el pa­so hay que te­ner un diá­lo­go in­terno. Ca­da per­so­na de­be ana­li­zar la mo­ti­va­ción de­trás de esa de­ci­sión: es por com­pla­cer a mi pa­re­ja, por pre­sión so­cial, por­que quie­ro sa­lir de ca­sa o real­men­te de­seo for­mar un ho­gar.

Te­nien­do cla­ro ese pun­to se de­be co­no­cer qué idea tie­ne ca­da uno so­bre el com­pro­mi­so, de la vida jun­tos y de lo qué es­pe­ran a fu­tu­ro de la re­la­ción.

An­tes de for­mar su pro­pio ni­di­to de amor hay que ha­blar de sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes, de fi­nan­zas, de se­xua­li­dad, de los hi­jos, de las prio­ri­da­des de vida in­di­vi­dua­les y en pa­re­ja, ade­más de es­ta­ble­cer nor­mas de con­vi­ven­cia,

“El pun­to cla­ve es la co­mu­ni­ca­ción. Al fi­nal ca­da pa­re­ja es úni­ca y ca­da una po­ne su pro­pia di­ná­mi­ca”, re­fie­re Ló­pez.

CO­SA DE DOS

Mu­chos ba­san sus pla­nes en el tiem­po que han te­ni­do de no­viaz­go, pe­ro pa­ra vi­vir con al­guien lo pri­mor­dial es la aceptación mu­tua, di­ce Es­tuar­do del Águi­la, psi­có­lo­go de la Li­ga Gua­te­mal­te­ca de Hi­gie­ne Men­tal.

Cla­ro que pue­de ha­ber te­mor de per­der la in­di­vi­dua­li­dad o de des­cu­brir com­por­ta­mien­tos que des­agra­dan de la otra per­so­na, pe­ro ex­te­rio­ri­zar­lo y ha­cer­lo sa­ber a la pa­re­ja ayu­da­rá a me­jo­rar la re­la­ción, y evi­ta­rá con­flic­tos fu­tu­ros. “De­be­mos co­mu­ni­car y ex­pre­sar los as­pec­tos po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos de for­ma ade­cua­da”, in­di­ca Del Águi­la.

Es­ta es una de­ci­sión de dos. Si uno en la pa­re­ja es­tá in­de­ci­so se­rá me­jor desis­tir has­ta es­tar ple­na­men­te con­ven­ci­dos de que des­per­tar a dia­rio uno fren­te al otro es lo que se quie­re.

“Si la per­so­na no quie­re ini­ciar es­te pro­ce­so es por­que po­si­ble­men­te tie­ne pla­nes per­so­na­les o no es su de­seo. Cuan­do pre­sio­na­mos, no siem­pre ob­te­ne­mos los pla­nes desea­dos”, di­ce el psi­có­lo­go. ¿SA­CRI­FI­CIOS?

Por muy lar­go que ha­ya si­do el no­viaz­go no sig­ni­fi­ca que se co­noz­ca a la pa­re­ja. Du­ran­te la con­vi­ven­cia ba­jo un mis­mo te­cho se des­cu­bren cos­tum­bres y ma­nías que qui­zá des­agra­den.

No se tra­ta de cam­biar esos há­bi­tos a la fuer­za, pe­ro sí hay que dia­lo­gar al res­pec­to. “Siem­pre hay que bus­car un pun­to de equi­li­brio”, in­di­ca Ló­pez.

En es­ta edi­ción en­con­tra­rá sie­te pre­gun­tas que a cri­te­rio de ex­per­tos en re­la­cio­nes de pa­re­ja, de­ben cues­tio­nar­se an­tes de ca­sar­se o vi­vir jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.