Va­lo­res pa­ra al­can­zar la ex­ce­len­cia

Prensa Libre - - Sentidos -

Ame­dia­dos del año pa­sa­do, tu­ve la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar, en con­jun­to con el Ca­laTeam, una re­in­ge­nie­ría de nues­tros prin­ci­pios fi­lo­só­fi­cos co­mo gru­po. En esa re­vi­sión, lle­ga­mos al con­sen­so de que tres de nues­tros va­lo­res cor­po­ra­ti­vos son: cons­cien­cia, fle­xi­bi­li­dad y com­pro­mi­so. Se tra­ta de pa­tro­nes que guían nuestra con­duc­ta y que se con­vier­ten en ese GPS que nos in­di­ca el ca­mino que de­be­mos se­guir.

Es­tos va­lo­res, pro­duc­to de mu­chas con­ver­sa­cio­nes y acuer­dos, se plan­tean an­te no­so­tros co­mo la cla­ve pa­ra al­can­zar la ex­ce­len­cia. Aho­ra que es­ta­mos ini­cian­do un nue­vo año, qué me­jor mo­men­to que ha­blar de ellos y có­mo pue­den ayu­dar­te en el lo­gro de tus pro­pó­si­tos pa­ra es­te 2018.

Pa­sa­mos una gran par­te de nuestra vida dor­mi­dos, y no ha­blo de ma­ne­ra li­te­ral. La ma­yo­ría de las per­so­nas, aun­que no lo sa­ben, es­tán dor­mi­das. Ese des­per­tar de cons­cien­cia im­pli­ca sa­lir de la zo­na de con­fort, y eso es des­agra­da­ble pa­ra al­gu­nos. El maes­tro es­pi­ri­tual y es­cri­tor Eck­hart To­lle ase­gu­ra: “No es ra­ro que la gen­te pa­se to­da la vida es­pe­ran­do em­pe­zar a vi­vir”. Y es que con­ver­ti­mos nuestra vida en una su­ce­sión de ac­tos re­fle­jos an­te las si­tua­cio­nes que se nos pre­sen­tan por de­lan­te. De­ci­sio­nes au­to­má­ti­cas, sin nin­gún ti­po de cons­cien­cia, de­ter­mi­nan nues­tras ac­cio­nes. Es más sen­ci­llo dor­mir en la con­fian­za de lo que co­no­ce­mos que des­per­tar y te­ner que sa­lir al abis­mo.

Es cier­to que des­per­tar su­po­ne des­cu­brir la par­te ne­ga­ti­va que tie­ne el mun­do; sin em­bar­go, tam­bién su­po­ne ser cons­cien­tes de lo her­mo­so que nos ro­dea.

Pe­ro, so­bre to­do, plan­tea que po­de­mos asu­mir res­pon­sa­bi­li­dad de nues­tras vi­das y co­men­zar a mo­ver­nos por el mun­do ha­cia un pro­pó­si­to.

Aho­ra bien, una vez que co­men­za­mos a tran­si­tar el ca­mino de lo cons­cien­te, es ne­ce­sa­ria la fle­xi­bi­li­dad. Es­ta cua­li­dad es la que nos per­mi­te adap­tar­nos y fluir con el en­torno en lu­gar de re­sis­tir­nos y lu­char con él.

De na­da sir­ve la cons­cien­cia si no te­ne­mos una cuo­ta de fle­xi­bi­li­dad pa­ra abra­zar la in­cer­ti­dum­bre y el cam­bio co­mo par­te de la vida, siem­pre re­cuer­da la fi­lo­so­fía del bam­bú y có­mo apli­car­la a tu vida dia­ria. Pe­ro cui­da­do con con­fun­dir la fle­xi­bi­li­dad con la con­des­cen­den­cia pa­ra con quie­nes nos ro­dean o no­so­tros mis­mos. No sig­ni­fi­ca pa­sar por al­to de for­ma au­to­má­ti­ca las fa­llas u opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra, sino en­ten­der que lo que re­sis­tes, per­sis­te.

Fi­nal­men­te, el com­pro­mi­so im­pli­ca el con­ven­ci­mien­to de que so­lo in­vo­lu­crán­do­nos y ha­cién­do­nos car­go de nuestra vida, po­dre­mos al­can­zar to­do aque­llo que desea­mos. En oca­sio­nes so­mos bue­nos pa­ra com­pro­me­ter­nos con ter­ce­ras per­so­nas en va­rie­dad de ta­reas o emo­cio­nes y de­ja­mos de la­do el com­pro­mi­so con la per­so­na más im­por­tan­te de nuestra exis­ten­cia: no­so­tros mis­mos.

¡So­lo ali­nean­do nues­tros pro­pó­si­tos con nues­tros va­lo­res nos po­drá dar co­mo re­sul­ta­do éxi­to en nues­tras ac­cio­nes!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.