GA­LLAR­DO: AR­TE AL DES­NU­DO

Al­gu­nos con­si­de­ran que la obra de Ma­no­lo Ga­llar­do es trans­gre­so­ra; sin em­bar­go, re­sul­ta im­po­si­ble ne­gar que su tra­ba­jo go­za de gran ca­li­dad es­té­ti­ca.

Prensa Libre - - Escenario - Por Pa­blo Juá­rez An­drino prjua­rez@pren­sa­li­bre.com.gt

Es ra­ro el crí­ti­co de ar­te o el afi­cio­na­do a ser­lo que no se ha­ya ocu­pa­do del tra­ba­jo de Ma­no­lo Ga­llar­do, lo cual no de­ja de sor­pren­der por­que se tra­ta de una pin­tu­ra aje­na a las tendencias de mo­da lo­ca­les y muy dis­tin­ta de la crea­ción de to­dos los más repu­tados maes­tros. Por otra par­te, el su­yo es un tra­ba­jo pro­fe­sio­nal de con­su­ma­do vir­tuo­sis­mo téc­ni­co del cual so­lo es fá­cil ha­blar de mo­do me­ra­men­te des­crip­ti­vo y anec­dó­ti­co”.

Es­tas pa­la­bras se las de­di­có en un li­bro póstumo —pu­bli­ca­do en 2009— el afa­ma­do es­cri­tor gua­te­mal­te­co Ma­rio Mon­te­for­te To­le­do (1911-2003) al ar­tis­ta plás­ti­co Ma­no­lo Ga­llar­do, quien a sus 81 años es con­si­de­ra­do uno de los re­fe­ren­tes más ta­len­to­sos y po­lé­mi­cos de la pin­tu­ra y es­cul­tu­ra gua­te­mal­te­ca.

Su obra se ha ex­pues­to en lu­ga­res co­mo el Mu­seo Re­gio­nal de Chia­pas, Mé­xi­co; Mu­seo del Va­ti­cano, en Ita­lia; y Ca­sa Do Bra­sil, en Es­pa­ña, en­tre otros. Ade­más, sus pie­zas fi­gu­ran en co­lec­cio­nes pri­va­das por to­do el mun­do.

“El ar­te es una ex­pre­sión sen­si­ble del al­ma, una ma­ne­ra de sa­car lo que uno lle­va aden­tro co­mo las in­quie­tu­des, la cul­tu­ra y la sen­si­bi­li­dad”, co­men­tó el Ga­llar­do.

CON­TRO­VER­SIAL

Su cuer­po de tra­ba­jo ha si­do ca­si tan con­tro­ver­sial co­mo ex­ten­so, ca­rac­te­rís­ti­ca que él ve co­mo al­go po­si­ti­vo, aun­que a mu­chos les ha cau­sa­do al­gún sin­sa­bor.

“A ve­ces mi obra ge­ne­ra re­vue­lo en al­gu­nas per­so­nas. Yo soy fe­liz por­que eso ha­ce tras­cen­der la obra. Cuan­do la se­ño­ra —Ro­xa­na— Bal­det­ti me se­cues­tró la fi­gu­ra con­tra el fe­mi­ci­dio que qui­se co­lo­car en el Cen­tro Cul­tu­ral Miguel Án­gel As­tu­rias, esa no­ti­cia dio la vuel­ta al mun­do. Si yo hu­bie­ra que­ri­do pa­gar esa pu­bli­ci­dad no me hu­bie­ra al­can­za­do el di­ne­ro”, di­jo Ga­llar­do.

La fi­gu­ra a la que se re­fie­re Ga­llar­do es la es­cul­tu­ra que hi­zo en con­tra del fe­mi­ci­dio en la que se ve a una mu­jer tor­tu­ra­da, col­ga­da por los bra­zos y cla­man­do al cie­lo. La obra iba a ex­hi­bir­se en el Tea­tro Na­cio­nal; sin em­bar­go, la en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­ta Ro­xa­na Bal­det­ti can­ce­ló el ac­to de inau­gu­ra­ción y co­lo­có la ima­gen en el só­tano de ese re­cin­to. Lue­go de un pro­ce­so le­gal la pie­za re­gre­só al ar­tis­ta y aho­ra se ex­hi­be en las ins­ta­la­cio­nes de la Es­cue­la Na­cio­nal de Ar­tes Plás­ti­cas.

SUS INI­CIOS

Co­mo la ma­yo­ría de los gran­des ar­tis­tas, Ga­llar­do dio se­ña­les de ge­nia­li­dad des­de tem­pra­na edad. Cuan­do él te­nía 7 años, su pa­dre lle­va­ba a sus ami­gos a ver có­mo di­bu­ja­ba su pe­que­ño hi­jo. Es­tan­do en pri­me­ro pri­ma­ria tu­vo la osa­día de bo­rrar el di­bu­jo que su pro­fe­sor ha­bía co­lo­ca­do en el pi­za­rrón e hi­zo uno nue­vo por­que con­si­de­ro que el pri­me­ro es­ta­ba mal he­cho. El edu­ca­dor lo cas­ti­gó, pe­ro al fi­nal de ese año le otor­gó un pre­mio por ha­ber ob­te­ni­do el pri­mer lu­gar en un cer­ta­men es­co­lar de di­bu­jo.

Cuan­do era ado­les­cen­te Ga­llar­do ya es­ta­ba acos­tum­bra­do a ga­nar con­cur­sos in­ter­es­co­la­res de ar­te. El ar­tis­ta re­cor­dó que en una opor­tu­ni­dad fue des­ca­li­fi­ca­do de un cer­ta­men por­que se pen­só que la obra

que ha­bía pre­sen­ta­do ha­bía si­do elaborada por un pro­fe­sio­nal.

Al año si­guien­te vol­vió a par­ti­ci­par y al ver su tra­ba­jo el ju­ra­do com­pren­dió su ta­len­to y le otor­ga­ron el pri­mer lu­gar. Ade­más, le re­co­no­cie­ron la vic­to­ria del año an­te­rior. Ga­llar­do aún tie­ne col­ga­da en su ca­sa la pin­tu­ra con la que fue des­ca­li­fi­ca­do.

Lue­go de ha­ber ter­mi­na­do el di­ver­si­fi­ca­do, su pa­dre lo obli­gó a es­tu­diar me­di­ci­na, pe­ro cuan­do es­ta­ba por cum­plir 19 años de­jó la ca­rre­ra y se fue a Es­pa­ña pa­ra es­tu­diar ar­te en la Real Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de San Fer­nan­do, la Aca­de­mia Ar­tium, la Aca­de­mia Pe­ña de Ma­drid y en la Aca­de­mia de San Car­los de Va­len­cia, Es­pa­ña.

Ga­llar­do es­tu­vo ca­si sie­te años en Eu­ro­pa, tiem­po en el que ob­tu­vo be­cas y me­da­llas de­bi­do a su ex­cel­so desem­pe­ño en la pin­tu­ra. Du­ran­te su es­tan­cia en el vie­jo con­ti­nen­te bus­có ins­pi­ra­ción y re­co­rrió ciu­da­des ri­cas en ar­te co­mo Flo­ren­cia y Ro­ma, en Ita­lia; así co­mo Pa­rís y Val­mon­dois, en Fran­cia; la úl­ti­ma es co­no­ci­da por­que Vin­cent Van Gogh, uno de los re­fe­ren­tes de Ga­llar­do, creó gran par­te de sus pin­tu­ras en ese lu­gar.

SU OBRA

El tra­ba­jo de Ga­llar­do se ha cen­tra­do prin­ci­pal­men­te en la fi­gu­ra hu­ma­na. En su ha­ber hay una gran can­ti­dad de re­tra­tos de per­so­na­jes de la po­lí­ti­ca, el ar­te y la re­li­gión. En­tre los que des­ta­can al­gu­nos pre­si­den­tes de Gua­te­ma­la, Juan Pa­blo II y los es­cri­to­res Miguel Án­gel As­tu­rias y Ma­rio Mon­te­for­te To­le­do.

“He re­tra­ta­do a mu­chos pre­si­den­tes; a los úl­ti­mos no por­que son una ver­güen­za. Juan Jo­sé Aré­va­lo me di­jo que el re­tra­to que le hi­ce era el que más le ha­bía gus­ta­do; lo pin­té cuan­do te­nía 15 años”, re­cor­dó el ar­tis­ta.

SE­LLO DIS­TIN­TI­VO

El des­nu­do fe­me­nino ha si­do la téc­ni­ca más co­no­ci­da, pro­lí­fi­ca, des­ta­ca­da y po­lé­mi­ca en la ca­rre­ra del pin­tor.

“La pri­me­ra per­so­na que re­tra­té fue mi ma­dre cuan­do te­nía unos 8 años. Más ade­lan­te me em­pe­zó a in­tere­sar más ha­cer di­bu­jos de mu­je­res y en el co­le­gio re­tra­ta­ba a las no­vias de mis com­pa­ñe­ros. En Eu­ro­pa en­se­ñan el des­nu­do co­mo ba­se pa­ra apren­der a pin­tar y la mu­jer siem­pre ha si­do mi te­ma cen­tral. Son flo­res que han ro­dea­do mi vida y des­de mi pun­to de vis­ta de hom­bre son lo más be­llo a mi al­re­de­dor”, ex­pli­có Ga­llar­do.

Ya sea en sus se­gui­do­res o sus de­trac­to­res, la obra de Ga­llar­do ge­ne­ra gran­des pa­sio­nes gra­cias a que siem­pre ha se­gui­do con per­se­ve­ran­cia la vi­sión que ha guia­do su tra­ba­jo des­de el co­mien­zo y no per­mi­te que opi­nio­nes ex­ter­nas o crí­ti­cas lo des­víen de su rum­bo. Sus te­so­ros son sus es­tu­dios, sus me­di­ta­cio­nes, sus experiencias y sus re­cuer­dos, los cua­les cons­tan­te­men­te se cue­lan en sus crea­cio­nes ar­tís­ti­cas.

“Tu­ve años di­fí­ci­les, pe­ro eso es im­por­tan­te por­que las di­fi­cul­ta­des ten­san las cuer­das del al­ma”. Ma­no­lo Ga­llar­do, ar­tis­ta plás­ti­co

FO­TO PREN­SA LI­BRE: CORTESÍA

En su ado­les­cen­cia Ga­llar­do par­ti­ci­pó en un con­cur­so con es­ta pin­tu­ra —una de sus pri­me­ras crea­cio­nes—. Fue des­ca­li­fi­ca­do por­que el ju­ra­do pen­só que era obra de un adul­to. Un año más tar­de se su­po la ver­dad.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: PA­BLO JUÁ­REZ AN­DRINO

Ma­no­lo Ga­llar­do guar­da gran par­te de su obra en su es­tu­dio ubi­ca­do en la zo­na 15 de la ca­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.