Re­la­jos y más re­la­jos en el fut

Ser pa­rias due­le, pe­ro ser pa­rias por­que el fut ha si­do el ca­mino pa­ra har­tar­se de pla­ta por me­dio de la co­rrup­ción due­le más.

Prensa Libre - - Opinión - Ale­jan­dro Bal­sells Con­de @Ale­x_­bal­sells

Co­mo so­mos un país ates­ta­do de co­rrup­ción so­mos pa­rias. La Fifa, ese an­tro de co­rrup­ción mun­dial pe­ro que su­fre su pro­ce­so de au­to­de­pu­ra­ción ha vis­to en nues­tras autoridades del fut una co­rrup­ción que gol­pea la más ele­men­tal no­ción de hon­ra­dez, or­den y espíritu de­por­ti­vo.

Sa­be­mos que el de­por­te es ma­ne­ja­do de for­ma opa­ca. Es­cán­da­los abun­dan y así han tras­cen­di­do des­fal­cos en la com­pra de ta­ble­ros pa­ra bas­ket, pla­tas du­do­sas en ci­clis­mo, ne­go­cia­cio­nes ra­ras en ecues­tres, elec­cio­nes in­com­pren­si­bles en mo­to­crós, por de­cir al­gu­nas, pe­ro de plano hay más.

La Con­fe­de­ra­ción De­por­ti­va go­za de la mis­ma au­to­no­mía cons­ti­tu­cio­nal que la Usac o el IGSS, se es­ta­ble­ció des­de la má­xi­ma nor­ma su au­to­no­mía pa­ra ase­gu­rar la co­rrec­ta y pro­ba ad­mi­nis­tra­ción, con el ob­je­ti­vo de alcanzar el éxi­to de­por­ti­vo. Co­mo la au­to­no­mía no es su­fi­cien­te tam­bién que­dó un fuerte apor­te fi­nan­cie­ro, y es así co­mo ja­más en nues­tra his­to­ria se han apor­ta­do los mi­llo­nes del era­rio pú­bli­co pa­ra la pro­mo­ción de­por­ti­va co­mo aho­ra.

Me­da­lla olím­pi­ca en mar­cha, éxi­tos en los Pa­na­me­ri­ca­nos y Cen­troa­me­ri­ca­nos del Ca­ri­be, así co­mo demostrar que Gua­te­ma­la es la po­ten­cia de­por­ti­va cen­troa­me­ri­ca­na en­chi­na nues­tra piel, pe­ro ¿por qué el fut va de fra­ca­so en fra­ca­so?

En 2016, pre­ci­sa­men­te por la co­rrup­ción de escándalo que re­gis­tró la Conca­caf y en especial el fut gua­te­mal­te­co, la pro­pia Fifa nom­bró una co­mi­sión nor­ma­li­za­do­ra que tu­vo, des­de el ini­cio, la re­sis­ten­cia de los que siem­pre han man­da­do. La Co­mi­sión Nor­ma­li­za­do­ra se en­fren­tó a la Asam­blea de la Fe­de­ra­ción de Fut y, palabras más palabras me­nos, con ar­gu­men­tos de so­be­ra­nía se in­ten­tó so­lo echar una pe­que­ña bar­ni­za­da a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pa­ra que to­do si­guie­ra igual, con la fran­ca opo­si­ción de quie­nes de­bían nor­ma­li­zar lo anor­mal.

La ac­ti­tud de los man­da­ma­ses de siem­pre ge­ne­ró que fue­ra la pro­pia Fifa la que se­ña­la­ra un pro­yec­to de es­ta­tu­tos so­bre los cua­les es fá­cil per­ca­tar­se de que chocan con las le­yes y re­gla­men­tos que re­gu­lan el de­por­te fe­de­ra­do, pe­ro la mo­ra­le­ja fue cla­ra: la Fifa co­rro­bo­ró que la coop­ta­ción em­pie­za con el sis­te­ma elec­to­ral (Tri­bu­nal Elec­to­ral) y el ór­gano de con­trol es un ce­ro a la iz­quier­da (Tri­bu­nal de Ho­nor). El pro­yec­to de es­ta­tu­tos con­tem­pla su propio ór­gano de con­trol y pro­pia for­ma de elec­ción.

La pro­pues­ta de Fifa con cla­ri­dad es­ta­ble­ce un me­dio de con­trol in­terno que no es lo que lo que nues­tra ley re­co­no­ce y a la vez ins­ti­tu­ye un pro­ce­di­mien­to de elec­ción dis­tin­to, es­to sig­ni­fi­ca que el fut tie­ne dos op­cio­nes, la pri­me­ra, que go­ce de una exen­ción especial pa­ra que sus es­ta­tu­tos res­pon­dan a Fifa y no al sis­te­ma ju­rí­di­co na­cio­nal, o se­gun­do, la pri­va­ti­za­ción por com­ple­to del fut pa­ra sa­car­lo de la ór­bi­ta pú­bli­ca, lo cual es una lo­cu­ra e irres­pon­sa­bi­li­dad, ade­más de te­ner apa­ren­te in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad.

To­dos sa­be­mos que la co­rrup­ción aflo­ra tan­to en lo pú­bli­co co­mo en lo pri­va­do, y tam­bién sa­be­mos que ha­cer ex­cep­cio­nes ca­suís­ti­cas no es sa­bia decisión, por­que si es­to se apli­ca hoy pa­ra el fut, ma­ña­na se apli­ca­rá pa­ra el beis, la na­ta­ción o el aje­drez, así que el cos­to de la decisión no es na­da fá­cil. Por el al­to ni­vel de co­rrup­ción y por la irres­pon­sa­bi­li­dad de una asam­blea que ma­ne­ja al fut co­mo su feu­do, mi­les de pa­to­jos no pue­den so­ñar con su se­lec­ción en com­pe­ti­cio­nes mun­dia­les. A es­tas al­tu­ras di­ri­gen­tes de­por­ti­vos de­bie­ron ya ha­ber he­cho acer­ca­mien­tos di­plo­má­ti­cos con Fifa pa­ra con­se­guir un jus­to me­dio, pe­ro co­mo la le­gi­ti­mi­dad es me­nos que ce­ro, si que­re­mos ju­gar de­be­mos ape­chu­gar.

Ser pa­rias due­le, pe­ro ser pa­rias por­que el fut ha si­do el ca­mino pa­ra har­tar­se de pla­ta por me­dio de la co­rrup­ción due­le más. ¿No cree?

Re­cor­de­mos que nues­tro que­ri­do Mu­ni­ci­pal es aho­ra una so­cie­dad anó­ni­ma con due­ños par­ti­cu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.