En­fó­que­se y no pos­ter­gue más

Iden­ti­fi­que esas ta­reas que lo obli­gan a pro­cras­ti­nar y a dis­traer­se de su ver­da­de­ro ob­je­ti­vo. Lue­go, eje­cu­te su me­jor plan de tra­ba­jo.

Prensa Libre - - Mundo Económico - Por Ch­ris Bai­ley ac­tua­li­dad@pren­sa­li­bre.com.gt

Lo más pro­ba­ble es que en es­te mis­mo mo­men­to us­ted es­té pro­cras­ti­nan­do —de­jan­do para des­pués— al­go. Qui­zá in­clu­so es­tá le­yen­do es­te ar­tícu­lo para ha­cer­lo.

Para en­ten­der por qué y có­mo su­pe­rar ese de­seo, es­car­bé a tra­vés de do­ce­nas de ar­tícu­los aca­dé­mi­cos.

En un ni­vel neu­ro­ló­gi­co, la pro­cras­ti­na­ción es el re­sul­ta­do de que la par­te emo­cio­nal de su ce­re­bro, su sis­te­ma lím­bi­co, do­mi­ne a la par­te ra­cio­nal de su ce­re­bro, la cor­te­za pre­fron­tal. Sin em­bar­go, hay for­mas en las que pue­de dar­le la ven­ta­ja al la­do ló­gi­co de su ce­re­bro. He aquí las me­jo­res que he des­cu­bier­to.

RE­VIER­TA DE­TO­NA­DO­RES

Los de­to­na­do­res apa­re­cen cuan­do una la­bor, en apa­rien­cia, es abu­rri­da, frus­tran­te, di­fí­cil, am­bi­gua, ca­re­ce de es­truc­tu­ra, no es in­trín­se­ca­men­te gra­ti­fi­can­te o ca­re­ce de sig­ni­fi­ca­do per­so­nal.

Si al­gu­na ta­rea es así, tra­te de pen­sar en for­ma dis­tin­ta acer­ca de es­ta, ha­cien­do que la idea de com­ple­tar­las sea más efec­ti­va.

Cuan­do una ta­rea ac­ti­va de­to­na­do­res de pro­cras­ti­na­ción, nos re­sis­ti­mos a ha­cer­la. Al des­cu­brir su ni­vel de re­sis­ten­cia, pue­de su­pe­rar ese im­pul­so.

Por ejemplo, re­duz­ca la can­ti­dad de tiem­po que des­ti­na­ría a la ta­rea has­ta que en­cuen­tre un pe­río­do en el que ya no se re­sis­ta a la ta­rea, y en­ton­ces há­ga­la.

HA­GA LO QUE SEA

Es más fá­cil con­ti­nuar con la ta­rea des­pués de que ha su­pe­ra­do el obs­tácu­lo ini­cial de co­men­zar en pri­mer lu­gar. Ini­ciar al­go fuer­za una re­eva­lua­ción sub­cons­cien­te de ese tra­ba­jo, en la que po­dría­mos des­cu­brir que la la­bor real ac­ti­va me­nos de­to­na­do­res de los que ori­gi­nal­men­te an­ti­ci­pa­mos, ha­cien­do que sea más pro­ba­ble que con­ti­nue­mos el tra­ba­jo más ade­lan­te.

Por úl­ti­mo, nuestros dis­po­si­ti­vos ofre­cen una cor­nu­co­pia de dis­trac­cio­nes. Cuan­do no­ta que es­tá usan­do su dis­po­si­ti­vo para pro­cras­ti­nar, des­co­néc­te­lo. Es­tas son for­mas com­pro­ba­das de com­ba­tir la pro­cras­ti­na­ción. Sí­ga­las, y se en­con­tra­rá pos­po­nien­do mu­cho me­nos a me­nu­do.

© 2018 Har­vard Bu­si­ness School

Pu­blis­hing Corp.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: SHUTTERSTOCK

Des­ha­bi­li­tar las dis­trac­cio­nes di­gi­ta­les no le de­ja más op­ción que tra­ba­jar en lo que real­men­te es im­por­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.