¿Real­men­te ame­na­zan el apren­di­za­je los ce­lu­la­res en cla­se?

La ma­yo­ría de los paí­ses oc­ci­den­ta­les ca­re­ce de le­yes es­pe­cí­fi­cas para con­tro­lar el uso de los te­lé­fo­nos mó­vi­les en los cen­tros edu­ca­ti­vos, pe­ro mu­chos go­bier­nos de­ba­ten ya so­bre có­mo evi­tar la dis­trac­ción que pro­vo­can es­tos apa­ra­tos en las au­las.

Prensa Libre - - Portada - Por Redacción In­ter­na­cio­nal EFE

El pa­sa­do 7 de sep­tiem­bre, el go­bierno es­pa­ñol anun­ció que es­tu­dia la po­si­bi­li­dad de prohi­bir el uso de los te­lé­fo­nos mó­vi­les en los co­le­gios, si­guien­do los pa­sos de la ley apro­ba­da para es­te cur­so en Francia, con el ob­je­ti­vo de dis­mi­nuir la adicción di­gi­tal de los es­tu­dian­tes.

En Es­ta­dos Unidos, la ma­yo­ría de las es­cue­las per­mi­te a sus alum­nos acu­dir con sus te­lé­fo­nos, aun­que los obli­gan a man­te­ner­los en si­len­cio o de­jar­los fue­ra de cla­se.

Las nor­mas, sin em­bar­go, se han ido re­la­jan­do y ya hay mu­chos pro­fe­so­res que los con­si­de­ran una he­rra­mien­ta edu­ca­ti­va más, al per­mi­tir el ac­ce­so a la in­for­ma­ción en in­ter­net.

En Mé­xi­co, ca­da es­ta­do tie­ne su pro­pio re­gla­men­to de edu­ca­ción pú­bli­ca, por lo que no hay uni­for­mi­dad en cuan­to a la re­gu­la­ción de los te­lé­fo­nos mó­vi­les en las au­las.

En Coahui­la, por ejemplo, se prohí­be ex­plí­ci­ta­men­te el uso de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, ta­ble­tas elec­tró­ni­cas o cá­ma­ras fotográficas, con el fin de evi­tar que es­tos dis­po­si­ti­vos se con­vier­tan en fac­to­res de dis­trac­ción para las ac­ti­vi­da­des es­co­la­res.

RE­GU­LA­CIÓN

En Ar­gen­ti­na, el uso de los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res se re­gu­la se­gún ca­da ju­ris­dic­ción, aun­que ha­ce dos años la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res de­ro­gó la re­so­lu­ción que li­mi­ta­ba des­de el 2006 el uso de equi­pos mó­vi­les y dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos en ho­ra­rio es­co­lar.

En de­cla­ra­cio­nes a la agen­cia de no­ti­cias Efe, Agus­ti­na Blan­co, di­rec­to­ra de Eva­lua­ción y Pla­nea­mien­to del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, ex­pli­có que en gran par­te de los cen­tros pú­bli­cos no se re­gu­la su uso en ado­les­cen­tes du­ran­te las ho­ras lec­ti­vas, por lo que el de­ba­te so­bre su in­te­gra­ción o prohi­bi­ción con­ti­núa, y abo­gó por "un con­su­mo res­pon­sa­ble" para fa­vo­re­cer la edu­ca­ción.

SE­GÚN CRI­TE­RIO

Cu­ba no cuen­ta con una nor­ma­ti­va es­pe­cí­fi­ca so­bre el uso de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res en los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos, por lo que es una cues­tión que que­da en ma­nos de la di­rec­ción y pro­fe­so­res de ca­da cen­tro, que en al­gu­nos ca­sos au­to­ri­zan su em­pleo para fi­nes do­cen­tes e in­clu­so para ha­cer las ve­ces de cal­cu­la­do­ra.

En el país ca­ri­be­ño de mo­men­to no es­tá dis­po­ni­ble la tec­no­lo­gía 3G de in­ter­net para dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, por lo que los es­tu­dian­tes no pue­den co­nec­tar­se a la red des­de las au­las a tra­vés de sus te­lé­fo­nos o ta­ble­tas.

En el ca­so de Puer­to Ri­co, en el sis­te­ma pú­bli­co de en­se­ñan­za es­tá prohi­bi­do el uso en las es­cue­las del ce­lu­lar, tan­to por par­te del maes­tro co­mo del alumno du­ran­te las cla­ses, así co­mo “reunio­nes pro­fe­sio­na­les y adies­tra­mien­tos” ya que “in­te­rrum­pe el pro­ce­so pe­da­gó­gi­co”. Fue­ra del au­la, es­tá per­mi­ti­do su uso.

En Chi­na, el país con más usua­rios de mó­vil del mun­do (unos mil 300 mi­llo­nes), no hay en prin­ci­pio le­yes na­cio­na­les que prohí­ban la uti­li­za­ción de ce­lu­la­res en cen­tros edu­ca­ti­vos, por lo que que­da en ma­nos de ca­da cen­tro to­mar la de­ci­sión, pe­ro en la prác­ti­ca ca­si to­das las es­cue­las e ins­ti­tu­tos apli­can es­tric­tas li­mi­ta­cio­nes.

En los úl­ti­mos años se ha in­for­ma­do de va­rios ca­sos de “cas­ti­gos ejem­pla­ri­zan­tes” en es­cue­las e ins­ti­tu­tos don­de si al­gún

alumno era sor­pren­di­do usan­do el ce­lu­lar en cla­se su apa­ra­to era des­trui­do a mar­ti­lla­zos o lan­za­do al agua de­lan­te de otros es­tu­dian­tes en el pa­tio de re­creo.

SIN LE­GIS­LA­CIÓN

La In­dia ca­re­ce igual­men­te de una le­gis­la­ción uni­fi­ca­da, aun­que la ten­den­cia ge­ne­ral es per­mi­tir a los es­tu­dian­tes lle­var­los a cla­se pe­ro no uti­li­zar­los.

En el 2009, Nue­va Del­hi prohi­bió el uso de te­lé­fo­nos a alum­nos y en­se­ñan­tes al en­ten­der que su uso es una “cau­sa se­ria” de dis­trac­ción, fal­ta de con­cen­tra­ción y pue­den ser mal uti­li­za­dos, y des­de en­ton­ces otros es­ta­dos nu­me­ro­sos es­ta­dos co­mo Har­ya­na (nor­te) y Kar­na­ta­ka (sur) han emi­ti­do nor­mas en la mis­ma di­rec­ción.

La ma­yo­ría de paí­ses del sud­es­te de Asia y Ocea­nía no dis­po­ne de una re­gu­la­ción es­pe­cí­fi­ca y de­ja la de­ci­sión de im­po­ner o no res­tric­cio­nes a dis­cre­ción de ca­da cen­tro edu­ca­ti­vo.

RES­TRIC­CIO­NES

En Sin­ga­pur, sin em­bar­go, la ma­yo­ría de es­cue­las im­po­ne res­tric­cio­nes a su uso en cla­se y en al­gu­nos ca­sos los pro­fe­so­res han con­fis­ca­do du­ran­te me­ses el ce­lu­lar a los alum­nos.

En Ale­ma­nia tam­po­co hay unas nor­mas uni­fi­ca­das pe­ro en al­gu­nos es­ta­dos, co­mo Ba­den-Würt­ten­berg (su­r­oes­te del país) la le­gis­la­ción des­car­ta la po­si­bi­li­dad de una prohi­bi­ción ge­ne­ra­li­za­da ya que se con­si­de­ra que se tra­ta de un te­ma que no es com­pe­ten­cia de las es­cue­las.

El úni­co es­ta­do fe­de­ra­do que prohí­be ex­pre­sa­men­te el uso de te­lé­fo­nos es Ba­vie­ra, y au­to­ri­za a los pro­fe­so­res a de­co­mi­sar­los el tiem­po que sea ne­ce­sa­rio.

En Ita­lia es­tá per­mi­ti­do el uso en es­cue­las e ins­ti­tu­tos para fi­nes di­dác­ti­cos, si bien re­cae en los pro­fe­so­res y en el cen­tro edu­ca­ti­vo la res­pon­sa­bi­li­dad de de­ter­mi­nar si per­mi­tir a los alum­nos te­ner el mó­vil en cla­se.

En Bél­gi­ca, don­de las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas de­pen­den de ca­da co­mu­ni­dad lin­güís­ti­ca, la de­ci­sión de per­mi­tir el uso de te­lé­fo­nos mó­vi­les en las au­las co­rres­pon­de a los cen­tros es­co­la­res.

Se­gún de­ta­lló a Efe una por­ta­voz del Mi­nis­te­rio fran­có­fono de Edu­ca­ción, exis­ten va­rios pro­yec­tos pi­lo­to en las es­cue­las va­lo­nas en­ca­mi­na­dos a eva­luar los po­ten­cia­les usos be­ne­fi­cio­sos de los dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos en las cla­ses, para lo cual in­clu­so se fo­men­ta que los es­tu­dian­tes lle­ven sus pro­pios te­lé­fo­nos mó­vi­les.

En Ru­sia el uso de los te­lé­fo­nos en los cen­tros edu­ca­ti­vos tam­po­co es­tá re­gu­la­do por ley y la prác­ti­ca ha­bi­tual es que ca­da co­le­gio de­ci­de so­bre es­te asun­to.

Sin em­bar­go, la mi­nis­tra de Edu­ca­ción ru­sa, Ol­ga Va­síl­ye­va, se ha pro­nun­cia­do pú­bli­ca­men­te a fa­vor de se­guir el ejemplo de Francia y prohi­bir el uso en los cen­tros de edu­ca­ción pri­ma­ria y se­cun­da­ria.

Pre­gun­ta­do al res­pec­to, el pre­si­den­te de Ru­sia, Vla­dí­mir Pu­tin, pu­so en du­da la efec­ti­vi­dad de la prohi­bi­ción, da­do que al­gu­nos dis­po­si­ti­vos pue­den ayu­dar en la edu­ca­ción.

En Por­tu­gal, aun­que no exis­te una prohi­bi­ción co­mo tal, el Es­ta­tu­to del Alumno de Por­tu­gal apro­ba­do en 2012 re­co­ge co­mo de­ber de los es­tu­dian­tes no uti­li­zar el te­lé­fono mó­vil en el au­la a me­nos que su uso es­té re­la­cio­na­do con las ac­ti­vi­da­des for­ma­ti­vas y cuen­te con la au­to­ri­za­ción del pro­fe­sor.

Los alum­nos sí tie­nen li­ber­tad para uti­li­zar­lo du­ran­te el re­creo o los pe­río­dos de des­can­so.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: SER­VI­CIOS

Uso de smartp­ho­nes y re­des so­cia­les Más que un sim­ple dis­po­si­ti­vo, el te­lé­fono in­te­li­gen­te se ha con­ver­ti­do en una cul­tu­ra com­ple­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.