ALUD DES­TRU­YE CHIQUIMULILLA

To­rren­te de la­va, ro­cas y are­na que ba­jó del vol­cán Te­cuam­bu­rro de­jó muer­te y da­ños.

Prensa Libre - - Hemeroteca - Por Nés­tor Ga­li­cia nga­li­cia@pren­sa­li­bre.com.gt

Los ha­bi­tan­tes de Chiquimulilla, San­ta Ro­sa, re­cuer­dan con tris­te­za aquel fa­tí­di­co 19 de sep­tiem­bre de 1982, cuan­do ocu­rrió la tra­ge­dia más gran­de de la his­to­ria del mu­ni­ci­pio: un alud que des­cen­dió del vol­cán Te­cuam­bu­rro y cau­só muer­te y des­truc­ción.

En días an­te­rio­res, es­ta lo­ca­li­dad ha­bía si­do cas­ti­ga­da por agua­ce­ros acom­pa­ña­dos de vien­tos hu­ra­ca­na­dos y ríos que ame­na­za­ban con des­bor­dar­se, pe­ro no es­pe­ra­ba una ca­tás­tro­fe co­mo la ocu­rri­da.

Se­gún el tes­ti­mo­nio que ve­ci­nos so­bre­vi­vien­tes die­ron en esa opor­tu­ni­dad, pen­sa­ron que se tra­ta­ba del fin del mun­do. Se es­cu­cha­ban re­tum­bos que pro­ve­nían del vol­cán y vie­ron ató­ni­tos co­mo se em­pe­za­ba a for­mar una grie­ta de la cual sa­lía una fuer­te co­rren­ta­da que arras­tró la­va, ro­cas y gran­des tron­cos de ár­bo­les. A su pa­so por el po­bla­do, arra­só con de­ce­nas de vi­vien­das y sus mo­ra­do­res.

En un prin­ci­pio res­ca­ta­ron 62 ca­dá­ve­res y se re­por­ta­ron 250 de­sa­pa­re­ci­dos. Días des­pués se con­ta­bi­li­za­ron 315 muer­tos, so­lo en es­te mu­ni­ci­pio, y unas 400 fa­mi­lias afec­ta­das.

Ade­más se re­gis­tra­ron pér­di­das en agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría.

Se­ma­nas des­pués se su­po que uno de los em­bal­ses sub­te­rrá­neos del vol­cán Te­cuam­bu­rro fue el cau­san­te de la tra­ge­dia, ya que es­te se rom­pió al su­pe­rar su ca­pa­ci­dad por la llu­via que afec­tó al país.

La tra­ge­dia de Chiquimulilla fue com­par­ti­da por nu­me­ro­sos mu­ni­ci­pios que fue­ron afec­ta­dos por el tem­po­ral esa se­ma­na.

El Co­mi­té Na­cio­nal de Emer­gen­cia re­por­tó 566 muer­tos y más de nue­ve mil per­so­nas eva­cua­das en San­ta Ro­sa, Ju­tia­pa, Re­tal­hu­leu, San Mar­cos y Es­cuintla.

En es­te úl­ti­mo de­par­ta­men­to el río Ma­ría Lin­da cau­só inun­da­cio­nes y en Iz­ta­pa se abrió una nue­va bo­ca­ba­rra que unió las aguas del mar con las del ca­nal de Chiquimulilla.

Días des­pués de la tra­ge­dia, el en­ton­ces je­fe de Es­ta­do, Efraín Ríos Montt, ex­hor­tó a los dam­ni­fi­ca­dos en su acos­tum­bra­do men­sa­je do­mi­ni­cal a de­mos­trar un espíritu fuer­te y de­ter­mi­na­do para su­pe­rar la tra­ge­dia; ade­más, ca­li­fi­có lo ocu­rri­do co­mo un “gol­pe de Dios para que la gen­te lo bus­que”.

FO­TO: HE­ME­RO­TE­CA PL

La mag­ni­tud de la ca­tás­tro­fe de Chiquimulilla, en 1982, era evi­den­te; se apre­cian grue­sos tron­cos de ár­bo­les arran­ca­dos de raíz por el alud.

FO­TO: HE­ME­RO­TE­CA PL

Ve­ci­nos de Chiquimulilla, San­ta Ro­sa, ob­ser­van có­mo que­da­ron va­rias vi­vien­das lo­ca­li­za­das a la ori­lla del río Hu­ra­ya­la, el cual na­ce en las fal­das del Vol­cán Te­cuam­bu­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.