007 con per­mi­so para ro­bar

Prensa Libre - - Opinión - An­to­nio Mos­que­ra Agui­lar http://re­gis­troa­ka­si­co.word­press.com

Aban­do­nó su Walt­her PP ado­sa­da a su me­ji­lla por ser un ar­ma para mu­jer. Ja­mes Bond, la re­em­pla­zó por la Be­ret­ta 950B. Aun­que tie­ne li­cen­cia para ma­tar es­pías; en vez de ello, las se­du­ce en un ho­tel de Baha­mas, Mos­cú, Mó­na­co, etc. Go­zar de per­mi­sos del MI6 o de la CIA para pa­sar so­bre la ley fa­bri­có el de­lei­te pa­ga­do de sí mis­mo en la gue­rra fría.

Vla­di­mir Pu­tin in­va­de Cri­mea ba­jó re­cla­mo a Oc­ci­den­te por no ha­ber cum­pli­do con su pro­me­sa. La OTAN no se am­plia­rá ni un mi­lí­me­tro ha­cia el Es­te, le di­je­ron al in­ge­nuo Gor­ba­chov. No obs­tan­te, allí es­tá en Po­lo­nia y los paí­ses bál­ti­cos. El jue­go de las po­ten­cias, EUA, Ru­sia, Chi­na y Eu­ro­pa, se con­vir­tió en ru­do; has­ta aho­ra, afor­tu­na­da­men­te, na­die quie­re la gue­rra. No obs­tan­te, sus ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia vuel­ven a las prác­ti­cas del pa­sa­do.

Scotland Yard ha de­nun­cia­do a los si­ca­rios ru­sos, Ale­xan­der Pe­trov y Rus­lan Bod­hi­rov, co­mo au­to­res del in­ten­to de ase­si­na­to con­tra el es­pía de­ser­tor de la GRU Ser­gei Skri­pal y su hi­ja Yu­lia. Los fo­to­gra­fia­ron en va­rias par­tes de Lon­dres, ha­lla­ron la cáp­su­la de ve­neno y la cu­bier­ta di­si­mu­la­da co­mo una go­lo­si­na, don­de se trans­por­tó. Cier­to, to­do es cir­cuns­tan­cial; pe­ro en el jue­go de las su­per­po­ten­cias di­ri­gi­das por ma­to­nes, da lo mis­mo sean de la ex KGB o de ca­si­nos en las Ve­gas.

En el país, se des­cu­brie­ron más de 50 pa­sa­por­tes en­tre­ga­dos a mi­li­tan­tes de Daesh o Es­ta­do Is­lá­mi­co. Se mi­ra ha­cia el cie­lo o la tie­rra, se sil­ba con mo­vi­mien­to rá­pi­do de ojos y to­dos se ha­cen ba­bo­sos. La prin­ci­pal in­di­cia­da se con­vier­te en ope­ra­do­ra po­lí­ti­ca de la fu­tu­ra presidenta. De­nun­cias van, acu­sa­cio­nes vie­nen, pe­ro en el ai­re se de­tie­nen, ¿sa­bes tú, el nom­bre de la ex­fun­cio­na­ria de mi­gra­ción?

Bas­ta con la eje­cu­ción pre­su­pues­tal, para acu­sar a cual­quier fun­cio­na­rio de so­bre­va­lo­rar las com­pras. Con­cep­to por de­más de­lez­na­ble. La anun­cia­da presidenta, cuan­do ocu­pó el pues­to de Fis­cal Ge­ne­ral, ad­qui­rió un edificio en la zo­na 5. Al pro­mo­ver la in­ves­ti­ga­ción, la vin­dic­ta es con­tra el de­nun­cian­te Fi­li­pao. Ob­via­men­te, es­te no es el me­jor per­se­gui­dor pues se le acu­sa de la fa­ci­li­ta­ción ile­gal de trá­mi­tes en la SAT. En se­gun­do plano que­da la ad­qui­si­ción in­ne­ce­sa­ria de un edificio sin fa­ci­li­da­des de es­ta­cio­na­mien­to y se­gu­ri­dad.

Una se­rie de de­cla­ra­cio­nes de la tes­ti­ga pro­te­gi­da, Ane­lie­se He­rre­ra, ex asis­ten­te de Ale­jan­dro Si­ni­bal­di, el pró­fu­go mi­nis­tro, de­ve­la so­bor­nos. Se­ña­la pa­gos de com­pla­cen­cia a per­so­na­jes que asis­tían pe­rió­di­ca­men­te a en­tre­vis­tar­se con el ex­mi­nis­tro del MICIVI. Se de­nun­cia al ma­gis­tra­do de la Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad, Bo­ner­ge Amílcar Me­jía Ore­lla­na, con­tra­tis­ta de Ae­ro­náu­ti­ca Ci­vil por Q1.2 mi­llo­nes; y a la ex Fis­cal Ge­ne­ral, Thel­ma Es­pe­ran­za Al­da­na Her­nán­dez de Ló­pez, acom­pa­ña­da de Gus­ta­vo Adol­fo He­rre­ra Cas­ti­llo, alias el ga­to, se­ña­la­do de in­for­man­te de los grin­gos y ac­tual­men­te asi­la­do por Da­niel Ortega Saa­ve­dra. Pe­ro, CNN y otros pe­rio­dis­tas di­gi­ta­les y de pa­pel, con­ti­núan su cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca por la se­ño­ra co­mo la op­ción del pac­to an­ti­co­rrup­tos.

Per­so­nas li­ga­das a la CIA a tra­vés de So­ros y otros sub­ter­fu­gios, son eti­que­ta­dos de ul­tra­iz­quier­dis­tas. El hi­jo de la em­ba­ja­da y otros se­su­dos miem­bros de tan­ques de pen­sa­mien­to iden­ti­fi­ca­dos tra­di­cio­nal­men­te con la de­re­cha, dan vuel­ta de ga­to para con­ver­tir­se en los co­mu­nis­tas del país.

Lo más pin­to­res­co se ex­pre­sa cuan­do el di­rec­tor de un pe­rió­di­co re­pro­du­ce la acu­sa­ción de re­ci­bir fa­fa, en su mis­mo dia­rio. Al me­nos, la reali­dad su­rrea­lis­ta del país es­tá más di­ver­ti­da que la pe­lí­cu­la Que­mar des­pués de leer. ¡Aten­ción!: es­te es­cri­to se au­tol­vi­da­rá, cin­co se­gun­dos des­pués de su lec­tu­ra.

Con re­pe­tir la pa­la­bra ben­di­cio­nes no se evi­ta­rá la de­ba­cle en el jui­cio éti­co de la ciu­da­da­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.