Trom­pe­tas, elo­tes, gri­tos y un lo­co en la pla­za

Prensa Libre - - Opinión - Juan Car­los Le­mus @juan­le­mus9

El vier­nes 14 de sep­tiem­bre, la pla­za cen­tral de la ca­pi­tal era Ba­bel. Un des­equi­li­bra­do to­mó el mi­cró­fono, ha­bló de ma­los ex­tran­je­ros y de fer­vor pa­trio. Muy a su pe­sar, aun­que ha­bía sa­ca­do a las ca­lles a sus sol­da­dos, po­li­cías con pe­rros e in­fil­tra­dos para in­fun­dir mie­do e im­pe­dir que le fue­ra con­tra­di­cha tan­ta hi­po­cre­sía, la gen­te lo abu­cheó, ele­vó pan­car­tas, le gri­tó bu­rro y otros im­pro­pe­rios, y le exi­gió, a gri­tos, su re­nun­cia al car­go co­mo Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de Gua­te­ma­la.

Si­mul­tá­nea­men­te, co­mo desafian­do el dis­cur­so del ti­po al mi­cró­fono y des­de­ñan­do tam­bién la re­chi­fla, las ban­das es­co­la­res se ali­nea­ron pre­pa­ran­do aquí y allá su re­co­rri­do fi­nal. Mien­tras el ira­cun­do ha­bla­ba, los tam­bo­res re­tum­ba­ban cer­ca de Ca­te­dral, por la fuen­te, por el por­tal de co­mer­cio y el par­que Cen­te­na­rio. Los es­tu­dian­tes lu­cían fe­li­ces, aje­nos al dis­cur­so del lo­co y tam­bién a las pe­ti­cio­nes de su re­nun­cia; mar­cha­ban co­mo lo en­sa­ya­ron du­ran­te me­ses en sus co­le­gios, en ca­lle­jo­nes y can­chas de fut­bol. Ha­brán pen­sa­do que se pre­pa­ra­ron to­do el año y no va­lía la pe­na sus­pen­der por una na­da.

En tan­to que el de­men­te pi­rue­tea­ba su dis­cur­so sor­tean­do vu­vu­ze­las que se le atra­ve­sa­ban por la na­riz y las ore­jas, mien­tras lo ata­ca­ban los mos­cos de la re­chi­fla; mien­tras que muer­to de mie­do e ira re­sal­ta­ba las palabras fe, va­lo­res, ban­de­ra y fa­mi­lia; y en tan­to que las ban­das ha­cían oír sus trom­pe­tas, mi­les de per­so­nas ca­mi­na­ban de aquí para allá co­mien­do elo­tes, fu­man­do, pla­ti­can­do y rién­do­se co­mo cuan­do va uno por la fe­ria.

Quie­nes so­mos le­ni­nis­tas, trots­kis­tas, fi­de­lis­tas, maoís­tas, co­me­ni­ños y de­más eti­que­tas pro­co­mu­nis­tas que nos han co­lo­ca­do los due­ños del po­der y la glo­ria, veía­mos con des­alien­to, esa no­che, que per­sis­tie­ra la mar­cia­li­dad cho­can­te y no el re­cla­mo es­tu­dian­til al uni­neu­ro­nal del mi­cró­fono por­que los re­pri­mió ce­rran­do el pa­so y sa­can­do ar­ma­dos a sus kai­bi­les. Era con­tra­dic­to­rio que, si ha­bía man­da­do ce­rrar cua­dras para pro­te­ger­se y acu­dir a la Ca­te­dral don­de le de­di­ca­ron un te­deum para él so­li­to con su fa­mi­lia y ami­gos, des­fi­la­ran las ban­das co­mo si na­da, co­mo si no hu­bie­ra res­trin­gi­do la lo­co­mo­ción. Uno no se ex­pli­ca, más bien, los maoís­tas co­me­ni­ños no nos ex­pli­ca­mos por qué pe­se a la hu­mi­lla­ción de un de­pra­va­do se ce­le­bre “la li­ber­tad”, se des­fi­le y esas co­sas.

Pe­ro ca­da co­sa tie­ne su ex­pli­ca­ción. No va­mos a con­de­nar a los mu­cha­chos. Qui­sie­ra uno que no mar­cha­ran y que, si lo ha­cen, fue­ra co­mo los es­tu­dian­tes de Xe­la o de Qui­ché que lo hi­cie­ron con pan­car­tas en con­tra del mo­no­neu­ro­nal del mi­cró­fono. Pe­se a ello, in­ten­ta­ré en­ten­der­lo: es po­si­ble que a de­ter­mi­na­da edad se bus­que en los des­fi­les la opor­tu­ni­dad de to­mar las ca­lles por­que to­do el año esas ca­lles nos to­man a no­so­tros. Son es­pa­cios in­se­gu­ros, des­hu­ma­ni­za­dos. ¿Có­mo re­cha­zar la opor­tu­ni­dad de vol­ver­las “su­yas” abrién­do­se pa­so con los tam­bo­res? Mar­char no ne­ce­sa­ria­men­te es in­con­cien­cia so­cial, pe­ro tam­po­co es prue­ba de fer­vor pa­trio co­mo di­ce el per­tur­ba­do. A la bús­que­da de li­ber­tad se le eti­que­ta co­mo so­be­ra­nía por­que es lo que la gen­te es­pe­ra oír. Tam­bién, pue­de que al­gu­nos quie­ran ma­ni­fes­tar de esa ma­ne­ra su ale­gría e iden­ti­fi­ca­ción con el si­tio don­de na­cie­ron, es pro­ba­ble.

En cuan­to a la for­ma bru­tal de hu­mi­llar a la po­bla­ción, re­cor­de­mos que no se pue­de es­pe­rar me­nos de un pa­ra­noi­de, el del mi­cró­fono. Tras ex­hi­bir po­der, sus ven­trí­lo­cuos se lo sien­tan so­bre el mus­lo para que ha­ble de va­lo­res, tra­di­ción y esas co­sas. Y acer­ca de los que pe­dían su re­nun­cia, cla­ro, có­mo no exi­gir que le qui­ten la pis­to­la al mono, los hi­los al mu­ñe­co, el mi­cró­fono al lo­co.

Có­mo no exi­gir que le qui­ten la pis­to­la al mono, los hi­los al mu­ñe­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.