¿Más mar­chas? ¿O más poe­mas?

Prensa Libre - - Opinión - Pau­lo Al­va­ra­do pres­to_­no­n_­trop­po@yahoo.com

Hay per­so­nas que se mo­les­tan cuan­do se po­ne en evi­den­cia el des­pro­pó­si­to de las mar­chas de sep­tiem­bre en las que se imi­tan prác­ti­cas y ejer­ci­cios cas­tren­ses. En­tre otras co­sas, su ale­ga­to es que di­chos des­plie­gues no van a pro­vo­car que los es­co­la­res se vuel­van mi­li­cia­nos más ade­lan­te. Tie­nen ra­zón. En­fras­car­se en una ca­rre­ra mi­li­tar de­pen­de de con­di­cio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas, in­fluen­cias y orien­ta­cio­nes fa­mi­lia­res (ex­plí­ci­tas o im­plí­ci­tas) apar­te que, des­de el si­glo XIX, per­te­ne­cer al ejér­ci­to en nues­tro país in­clu­so se ha vi­sua­li­za­do co­mo cues­tión de es­ta­tus y una con­ve­nien­te si­ne­cu­ra. La­men­ta­ble­men­te, lo que se pa­sa por al­to es el efec­to nor­ma­li­za­dor que en la so­cie­dad ci­vil tie­ne la acep­ta­ción pa­si­va, sin jui­cio crí­ti­co y sin cues­tio­na­mien­to, de un es­ta­do de gue­rra cons­tan­te. Así, a mu­chos les pa­re­ce tan nor­mal que los es­tu­dian­tes des­per­di­cien su tiem­po en ma­nio­bras inú­ti­les y sin va­lor for­ma­ti­vo ni ar­tís­ti­co, co­mo que sub­sis­tan fuer­zas ar­ma­das que no so­la­men­te se han en­tro­me­ti­do siem­pre en lo que no les in­cum­be, sino que cons­ti­tu­yen un cri­mi­nal y cos­to­sí­si­mo dre­na­je de los re­cur­sos de la na­ción. No se pue­de jus­ti­fi­car que ha­ya des­fi­les el 15 de sep­tiem­bre, por­que tam­po­co se pue­de jus­ti­fi­car que ha­ya un ejér­ci­to en el país.

En ese con­tex­to, qué con­tras­te el que brin­da una ac­ti­vi­dad tal co­mo la ce­le­bra­ción del Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer In­dí­ge­na, es­te mis­mo mes. Ins­ti­tui­da el 5 de sep­tiem­bre de 1983, la con­me­mo­ra­ción evo­ca la cruen­ta muer­te de la ay­ma­ra pe­rua­na Bar­to­li­na Si­sa, tor­tu­ra­da, ase­si­na­da y des­cuar­ti­za­da por los sol­da­dos de su épo­ca —dos si­glos an­tes— y ex­hi­bi­do pú­bli­ca­men­te su ca­dá­ver para es­car­mien­to de cuan­tos qui­sie­ran se­guir su ejemplo. To­do, a cau­sa de uno de los de­li­tos que más asus­tan al ti­rano y al ex­plo­ta­dor: la lu­cha por la li­ber­tad.

Sen­ci­llo, aun­que sig­ni­fi­ca­ti­vo, el ac­to de ha­ce on­ce días en la pla­za cen­tral de la ca­pi­tal no pue­de ha­ber in­quie­ta­do a nin­gún ofi­cial de la de­no­mi­na­da se­gu­ri­dad pú­bli­ca. Sin em­bar­go, es­cu­char la ora­to­ria de In­grid Gam­boa, Ix­kik Poz Sa­la­nic e Iris Ren Ca­nil, fue pres­tar­le oí­dos al fu­tu­ro. El even­to no pro­du­jo el al­bo­ro­to ni te­nía el ta­ma­ño de una ma­ni­fes­ta­ción ma­si­va. Sin em­bar­go, los poe­mas de Neg­ma Ja­netth Coy y las can­cio­nes de Ch’umil­kaj Ni­cho te­nían sa­bor a por­ve­nir. El sol de la tar­de obli­ga­ba a en­tre­ce­rrar los ojos. Sin em­bar­go, las fo­to­gra­fías y las pie­zas pin­ta­das in­ci­ta­ban a abrir­los y a pen­sar en un ma­ña­na. En el ar­te, fu­tu­ro, por­ve­nir y ma­ña­na ya exis­ten, por­que una de las vir­tu­des del ar­te es que no ne­ce­si­ta gran so­fis­ti­ca­ción para tra­zar un ca­mino. Bas­ta la pa­la­bra ha­bla­da o es­cri­ta, o una gui­ta­rra, o un pin­cel. Le es aje­na la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria para fa­bri­car fu­si­les de asal­to y, no obs­tan­te, in­fun­de pá­ni­co al co­ro­nel y al ge­ne­ral por­que el fu­tu­ro y el por­ve­nir y el ma­ña­na es­pan­tan a quie­nes vi­ven de la muer­te de otros.

Por eso, el go­ber­nan­te no ne­ce­si­ta a un bu­fón de la cor­te; él mis­mo lo en­car­na, con dis­cur­sos cu­yo atur­di­mien­to e in­sen­sa­tez es­con­den las ma­ca­bras in­ten­cio­nes de los ma­rio­ne­tis­tas que lo ha­cen ges­ti­cu­lar y ex­tra­viar la mi­ra­da. Por eso, los ma­rio­ne­tis­tas no quie­ren sa­ber de mo­vi­mien­tos in­dí­ge­nas, y me­nos si son li­de­ra­dos por mu­je­res. Por eso, en lu­gar de mar­char in­cons­cien­tes al com­pás de un re­do­blan­te y una cor­ne­ta de gue­rra, esas mu­je­res ha­cen su­yas la poe­sía, la música y la pin­tu­ra. Por eso, poe­sía, música y pin­tu­ra no son ma­te­rias sus­tan­ti­vas en el cu­rrícu­lo es­co­lar y ca­da vez se les asig­na me­nos tiem­po, a fin de que el alum­na­do lo mal­gas­te mar­chan­do a la or­den de sar­gen­tos im­pro­vi­sa­dos. Y por eso, aun­que los alum­nos no ter­mi­nen co­mo mi­li­ta­res, sí ter­mi­na­rán pa­gan­do sus sa­la­rios, sus pro­pie­da­des y sus pri­vi­le­gios.

Mu­je­res que, en lu­gar de mar­char in­cons­cien­tes, ha­cen su­yas la poe­sía, la música y la pin­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.