Una his­to­ria para cues­tio­nar al país

Prensa Libre - - Opinión - Pe­dro Pa­blo So­la­res @pep­sol

Mí­re­la ahí, pues­ta en­ci­ma del es­cri­to­rio de in­flu­yen­tes y to­ma­do­res de de­ci­sio­nes, a lo lar­go de to­do EE. UU. Es una co­pia de la re­vis­ta News­week, cu­ya re­cien­te edición ama­ne­ció, en es­te fin de se­ma­na de nues­tras mar­chas y an­tor­chas, con su his­to­ria de por­ta­da, pre­ci­sa­men­te acer­ca de al­go re­la­ti­vo a Gua­te­ma­la. Pe­ro ni por un se­gun­do pien­se que tie­ne al­go que ver con nues­tra in­de­pen­den­cia, o so­be­ra­nía. Ni si­quie­ra va­ya us­ted a creer que se re­fie­re al tras­cen­den­tal es­ti­ra y en­co­ge al­re­de­dor de Cicig y los co­rrup­tos lo­ca­les. Lo que hoy leen los al­tos círcu­los del po­der mun­dial es la his­to­ria des­ga­rra­do­ra de aque­lla pe­que­ña ju­tia­pa­ne­ca, de quien les he com­par­ti­do en an­te­rio­res oca­sio­nes. Leen so­bre mi clien­ta y ami­ga, El­sa Joha­na Or­tiz. Y la tra­ve­sía in­fer­nal –co­mo bien la des­cri­bió News­week­que atra­ve­só, para re­cu­pe­rar a An­tony, su úni­co hi­jo, a quien ha­bía per­di­do, en las ga­rras des­pia­da­das de la po­lí­ti­ca an­ti­mi­gra­to­ria de Trump. E in­de­pen­dien­te­men­te de su po­si­ción en el de­ba­te mi­gra­to­rio, en lo que se­gu­ra­men­te coin­ci­di­rán los in­flu­yen­tes lectores, es que Gua­te­ma­la es el pa­ra­dig­ma ac­tual de lo fa­lli­do; una re­pú­bli­ca en­clen­que, de la que sus ha­bi­tan­tes es­ca­pan, a to­da cos­ta. ¿De qué –es­pe­ra­ría uno que se pre­gun­ten- se fu­ga es­ta gen­te? ¿Qué po­drá ser tan de­s­es­pe­ran­za­dor en su país de na­ci­mien­to, para que pre­fie­ran su­frir los su­pli­cios de la emi­gra­ción irre­gu­lar?

Oja­lá, una res­pues­ta a esas pre­gun­tas, la en­tien­dan al ver las imá­ge­nes de ese mis­mo día, de don Jimmy Mo­ra­les en Ciu­dad de Gua­te­ma­la. Ce­le­bran­do la in­de­pen­den­cia na­cio­nal, sa­ti­na­do y plan­cha­do, en ban­da pre­si­den­cial en­ro­lla­do, la ca­ra fron­tal de una pro­pues­ta na­cio­na­lis­ta, exal­tó con­cep­tos en los que Joha­na y los emi­gran­tes, sim­ple­men­te no creen. Mo­ra­les espu­ta en un mi­cró­fono palabras que in­sul­tan y ofen­den a cual­quie­ra que en­tien­de el país. Re­afir­man­do un rum­bo di­se­ña­do des­de las éli­tes, es el mis­mo que de­ri­vó en que el nues­tro sea hoy el país con más ciu­da­da­nos cru­zan­do las fron­te­ras del nor­te. Mo­ra­les ha­bla de “uni­dad” mien­tras se aís­la en un am­bien­te de odio. Ha­bla de “diá­lo­go” pe­ro se blin­da en­tre hor­das de pi­ra­tas di­gi­ta­les con­tra­ta­dos. No se abre, no in­ter­cam­bia, ni ac­ce­de, ja­más. Ha­bla de paz, mien­tras or­de­na que kai­bi­les re­gre­sen a las ca­lles. Mi­li­ta­ri­za los ac­tos ci­vi­les de Go­bierno, co­mo si no tu­vie­ra idea de que la chis­pa que ini­ció la emi­gra­ción ma­si­va al nor­te, fue la gue­rra in­ter­na que tan­to nos cos­tó su­pe­rar.

Cues­ta una enor­mi­dad, pe­ro lo me­jor de Gua­te­ma­la es­tá hoy cues­tio­nan­do al país, más que ce­le­brán­do­lo. Y no es para me­nos, cuan­do lee uno tan­tas his­to­rias co­mo las de El­sa Joha­na Or­tiz. Por ello, se ve de­ses­pe­ra­do al Eje­cu­ti­vo cuan­do im­pi­de que los ciu­da­da­nos ex­pre­sen li­bre­men­te su sen­tir. Ce­rran­do las pla­zas, prohi­bien­do pan­car­tas, y ex­hi­bien­do mi­li­cias que no con­ven­cen a na­die. Y ex­pul­san­do del país a la fi­gu­ra tras­cen­den­tal que abrió los ojos de tan­to gua­te­mal­te­co, so­bre có­mo el país ha es­ta­do coop­ta­do en fa­vor del in­te­rés de una inacep­ta­ble

Lo me­jor de Gua­te­ma­la es­tá hoy cues­tio­nan­do al país, más que ce­le­brán­do­lo.

mi­no­ría.

La his­to­ria de News­week re­ve­la mu­chas co­sas para dis­cu­tir en el fu­tu­ro. El tra­to in­hu­mano que su­fren los mi­gran­tes en EE. UU. La com­pli­ci­dad de Gua­te­ma­la, y la can­di­dez con la que omi­te actuar nues­tro mi­nis­te­rio ex­te­rior. Pe­ro en es­ta ce­le­bra­ción pa­tria, ca­be usar­la de re­fe­ren­cia para evi­den­ciar cuán­ta ne­ce­si­dad hay de pro­mo­ver un Es­ta­do del que no es­té for­za­da a es­ca­par su po­bla­ción. Im­por­tan­te re­fle­xión, en es­pe­cial para la éli­te del país, los em­pre­sa­rios or­ga­ni­za­dos, los in­dus­tria­les, los ex­por­ta­do­res, que con su res­pal­do y li­de­raz­go eco­nó­mi­co, per­mi­ten un Es­ta­do de ver­güen­za mun­dial. Aquí la his­to­ria: https://www.news­week.com/2018/09/21/trump-fa­mily-se­pa­ra­tion-one-mot­her-fights-back-1118170.html

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.