MAES­TRA DE LA LI­TE­RA­TU­RA

Más de 20 li­bros pu­bli­ca­dos de poe­sía, na­rra­ti­va y en­sa­yo ha­blan de la só­li­da ca­rre­ra li­te­ra­ria de Aí­da To­le­do, quien re­ci­bió es­te año un re­co­no­ci­mien­to del Pre­mio 15 de Sep­tiem­bre.

Prensa Libre - - Letras - Por In­grid Rol­dán Mar­tí­nez bue­na­vi­da@pren­sa­li­bre.com.gt

La li­te­ra­tu­ra le apa­sio­na. Es­cri­be to­do el tiem­po, pro­du­ce cons­tan­te­men­te. Se le co­no­ce más por su obra poé­ti­ca, pe­ro sus en­sa­yos dan cuen­ta de una ba­se aca­dé­mi­ca que sos­tie­ne sus tex­tos.

En el pa­no­ra­ma tam­bién es­tá su na­rra­ti­va. Re­ci­bió es­ta se­ma­na el re­co­no­ci­mien­to Maes­tre en Le­tras en Quet­zal­te­nan­go, pe­ro a pe­sar de te­ner una tra­yec­to­ria que la respalda, no ha re­ci­bi­do to­da­vía el Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra Mi­guel Án­gel As­tu­rias.

“Me han pro­pues­to dos o tres ve­ces y no me lo han da­do”, di­ce.

Aí­da To­le­do na­ció y cre­ció en Ciu­dad de Gua­te­ma­la. Su pa­dre es ori­gi­na­rio de Quet­zal­te­nan­go y su ma­má, de Re­tal­hu­leu. Son cua­tro her­ma­nos. Ella se gra­duó de maes­tra de pri­ma­ria en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Cen­tro Amé­ri­ca (In­ca).

UNA GE­NE­RA­CIÓN DE TRAN­SI­CIÓN

Co­men­zó a es­tu­diar Ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad de San Car­los de Gua­te­ma­la; cur­só tres años y me­dio, pe­ro sa­bía que aque­llo no era lo su­yo. Se ins­cri­bió en la ca­rre­ra de Le­tras. Allí co­no­ció a Ser­gio Mo­ra­les Pe­lle­cer, Frie­da Mo­ra­les y

Luis Eduar­do Es­co­bar. Juntos pu­bli­ca­ron un li­bro de na­rra­ti­va cor­ta ti­tu­la­do Dis­cuen­tos.

“Éra­mos par­te de un gru­po más gran­de que ve­nía­mos de di­fe­ren­tes ca­rre­ras y nos reunía­mos a leer poe­sía. Era ese mo­men­to en que ha­bía una gran so­le­dad li­te­ra­ria y mu­cha frag­men­ta­ción, no nos co­no­cía­mos en­tre no­so­tros por la si­tua­ción po­lí­ti­ca”, re­cuer­da. Fue­ron los años en que mu­chos es­cri­to­res sa­lie­ron al exi­lio.

De los po­cos li­bros que lle­ga­ban sa­ca­ban fo­to­co­pias. Te­nían es­ca­so co­no­ci­mien­to de los au­to­res que tu­vie­ron que sa­lir del país. Co­no­cían, por ejemplo, al gru­po Nue­vo Signo, que ha­cía lec­tu­ras de poe­sía, pe­ro de la ge­ne­ra­ción del 70, don­de fi­gu­ra­ban En­ri­que No­rie­ga, Luis Eduar­do Ri­ve­ra y Oto­niel Mar­tí­nez, no los co­no­cie­ron en ese mo­men­to, sino mu­cho des­pués.

La ge­ne­ra­ción de To­le­do se dis­tan­ció del es­ti­lo de sus an­te­ce­so­res. “Era un ver­so más li­bre, más apro­sa­do”, ase­gu­ra. Para ese en­ton­ces Ana Ma­ría Ro­das ha­bía pu­bli­ca­do el li­bro Poe­mas de

la iz­quier­da eró­ti­ca , en 1973. “Ha­bían apa­re­ci­do otros li­bros y no­so­tros no los co­no­cía­mos”, co­men­ta.

A raíz de la pu­bli­ca­ción de Dis­cuen­tos co­no­cie­ron a Ra­fael Gu­tié­rrez, que tra­ba­ja­ba en la re­vis­ta Tzol­kin. “Él nos vio y co­men­zó a pre­gun­tar más por no­so­tros por­que era un gru­po que emer­gía allí, en el seno de la ca­rre­ra de Le­tras. Ese mo­men­to fue clave para no­so­tros, a to­dos nos pu­bli­có al­go”, re­me­mo­ra. Ellos es­cri­bían na­rra­ti­va cor­ta y poe­sía de ver­so li­bre.

NUE­VOS ES­PA­CIOS

El fi­nal de la dé­ca­da de 1980 tra­jo con­si­go un po­co de aper­tu­ra. Pri­me­ro con es­pa­cios que creó la Di­rec-

ción de Be­llas Ar­tes. “Se da­ban ta­lle­res, se ha­cían con­cur­sos y fui­mos con el gru­po a To­to­ni­ca­pán cuan­do le die­ron el Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra a Luis Al­fre­do Aran­go, en 1988”, co­men­ta To­le­do.

En esa ac­ti­vi­dad co­no­ció al poe­ta En­ri­que No­rie­ga, quien es hoy su es­po­so y pa­dre de su hi­ja Zay­da. El gru­po co­men­zó a asis­tir a ta­lle­res li­te­ra­rios con No­rie­ga. Las lec­tu­ras recomendadas por él fue­ron de­ter­mi­nan­tes y abrie­ron un nue­vo pa­no­ra­ma al gru­po. Así To­le­do con­so­li­dó su pri­mer li­bro, Bru­tal ba­ta­lla de si­len­cios, pu­bli­ca­do en 1990. Es­te for­mó par­te de la co­lec­ción Nue­va poe­sía gua­te­mal­te­ca, de­di­ca­da a An­to­nio Bra­ñas.

Se­gún To­le­do, en la dé­ca­da de 1990 fue­ron de­ter­mi­nan­tes para el re­sur­gi­mien­to de la li­te­ra­tu­ra el Pre­mio Na­cio­nal y el re­gre­so del es­cri­tor Mario Mon­te­for­te To­le­do. “Ese mo­men­to es tam­bién po­lí­ti­co; re­gre­sa la gen­te, los es­cri­to­res que ha­bían es­ta­do en el exi­lio. Em­pie­za a ha­ber más vi­da cul­tu­ral”, di­ce.

Por esos años fue que ga­nó por pri­me­ra vez un pre­mio en el Cer­ta­men Per­ma­nen­te 15 de Sep­tiem­bre. En 1992 ga­nó un se­gun­do lu­gar. El li­bro fue pre­sen­ta­do en 1994. “A par­tir de allí, des­pués de es­te pre­mio, me fui al ex­tran­je­ro con la be­ca Ful­bright”, re­cuer­da.

EN ES­TA­DOS UNIDOS To­le­do es­tu­vo en Es­ta­dos Unidos 16 años. Du­ran­te su es­tan­cia en ese país hi­zo mu­cho tra­ba­jo aca­dé­mi­co, pu­bli­có va­rias an­to­lo­gías en Gua­te­ma­la, es­cri­bió mu­cha poe­sía.

Su tiem­po en EE. UU. se di­vi­de en dos eta­pas. De 1995 a 2001 fue es­tu­dian­te en maes­tría, pri­me­ro, y del doc­to­ra­do des­pués.

De 2001 a 2010 tra­ba­jó en EE. UU. co­mo pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria. “Ad­qui­rí una po­si­ción per­ma­nen­te”, co­men­ta. Pe­ro des­pués de es­tar un año sa­bá­ti­co en Gua­te­ma­la, la fa­mi­lia de­ci­dió ra­di­car aquí. “Creo que mi pro­pio desa­rro­llo re­pre­sen­ta una de­ci­sión, una to­ma de po­si­ción co­mo es­cri­to­ra”, di­ce.

En ese pe­rio­do, edi­to­rial El Pen­sa­ti­vo le pu­bli­có en 1997 el li­bro Cuan­do Pit­ts­burgh no ce­sa de ser Pit­ts­burgh.

En 1999 el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra le pi­dió que hi­cie­ra un ho­me­na­je para Mi­guel Án­gel As­tu­rias. “Pen­sé en en­sa­yos cor­tos es­cri­tos so­lo por mu­je­res”, di­ce. Es­te se ti­tu­la En la man­sa os­cu­ri­dad blan­ca de la cum­bre.

Juan Fer­nan­do Ci­fuen­tes pu­bli­có en la edi­to­rial Pa­lo de Hor­mi­go, en 2001, un li­bro de na­rra­cio­nes cor­tas de To­le­do, ti­tu­la­do Pe­zócu­los, hí­bri­do de na­rra­cio­nes poé­ti­cas y poe­mas en pro­sa.

“Apa­re­cie­ron las opor­tu­ni­da­des. En la Uni­ver­si­dad Ra­fael Lan­dí­var (URL) me que­rían pu­bli­car un li­bro y yo in­vi­té a una poe­ta nor­te­ame­ri­ca­na a que pu­bli­ca­ra con­mi­go. Ese li­bro se ti­tu­la Bondades de la ci­ber­né­ti­ca”, co­men­ta.

Es­ta­ba en EE. UU. cuan­do ga­nó el pre­mio úni­co de poe­sía en Quet­zal­te­nan­go, en el 2003, con el li­bro Con la len­gua pe­ga­da al pa­la­dar. Es­te poe­ma­rio fue pu­bli­ca­do en 2006.

“El mun­do aca­dé­mi­co me ha da­do mu­chas opor­tu­ni­da­des co­mo es­cri­to­ra, he desa­rro­lla­do un es­ti­lo en­sa­yís­ti­co que va cam­bian­do y me ha pro­veí­do de opor­tu­ni­da­des, so­bre to­do el tiem­po que vi­ví en EE. UU. Ga­né dos sub­ven­cio­nes de US$5 mil ca­da una para ha­cer in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre Gua­te­ma­la”, re­cuer­da. Es­tos fue­ron otor­ga­dos por la Uni­ver­si­dad de Ala­ba­ma.

RE­GRE­SO A GUA­TE­MA­LA

“Re­gre­sé en 2010 y cos­tó en­con­trar tra­ba­jo, pe­ro yo no pa­ra­ba de es­cri­bir”, re­cuer­da. Ha­cía tra­ba­jos es­po­rá­di­cos de co­rrec­ción de es­ti­lo has­ta que lle­gó a la URL. “Es­tu­ve tres años en in­ves­ti­ga­ción y des­pués vi­ne a la Fa­cul­tad de Hu­ma­ni­da­des”, co­men­ta.

“En­tre 2010 y 2012 hi­ce otro li­bro de cuen­tos y lo so­me­tí a pre­mio de Xe­la. Ga­né el pre­mio úni­co de cuen­to en 2010. Por eso es que me die­ron una con­de­co­ra­ción, por­que en el 2003 yo ha­bía ga­na­do el de poe­sía y en 2013 ga­né el con­cur­so de en­sa­yo. En es­ta oca­sión es ho­no­rí­fi­co”, con­clu­ye To­le­do.

El re­co­no­ci­mien­to le fue en­tre­ga­do el pa­sa­do miér­co­les du­ran­te los Jue­gos Flo­ra­les His­pa­noa­me­ri­ca­nos de Quet­zal­te­nan­go.

“Que en un lu­gar co­mo Gua­te­ma­la que una mu­jer ten­ga la can­ti­dad de pu­bli­ca­cio­nes que ten­go yo es ca­si inusual”. Aí­da To­le­do, es­cri­to­ra y aca­dé­mi­ca gua­te­mal­te­ca.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: ESBIN GAR­CÍA

Aí­da To­le­do se con­fie­sa una apa­sio­na­da de la li­te­ra­tu­ra y ase­gu­ra que el mun­do aca­dé­mi­co le ha da­do mu­chas opor­tu­ni­da­des co­mo es­cri­to­ra.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: ESBIN GAR­CÍA

LA ES­CRI­TO­RA y aca­dé­mi­ca vi­vió 16 años en Es­ta­dos Unidos, don­de nun­ca de­jó de es­cri­bir y apren­dió mu­cho so­bre la in­ves­ti­ga­ción y do­cen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.