La hue­lla de un san­to

Ar­zo­bis­po mar­ti­ri­za­do en 1980 y que ma­ña­na se­rá ca­no­ni­za­do es­tu­vo en Pa­na­ja­chel, So­lo­lá.

Prensa Libre - - Portada - Por Fran­cis­co Mau­ri­cio Mar­tí­nez fmar­ti­nez@pren­sa­li­bre.com.gt

Con­ven­to en So­lo­lá guar­da re­cuer­do del obis­po Ós­car Romero.

Des­pués de una ma­ña­na aje­trea­da, de­bi­do a que ha­bía re­dac­ta­do va­rios do­cu­men­tos que en­via­ría a or­ga­nis­mos de Eu­ro­pa a fin de so­li­ci­tar ayu­da pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, mon­se­ñor Ós­car Ar­nul­fo Romero em­pren­dió una de sus vi­si­tas más ex­ten­sas a Gua­te­ma­la.

An­tes de su par­ti­da con­ver­só con mon­se­ñor Steh­le, di­rec­tor de Ad­ve­niat, y con el doc­tor Cór­do­va, di­rec­tor de Mi­se­reor, dos de las ins­ti­tu­cio­nes coope­ran­tes.

“Des­pués de es­ta ma­ña­na —4 de di­ciem­bre de 1979—, que ha si­do muy in­ten­sa, sa­lí por la tar­de ha­cia Gua­te­ma­la, don­de pa­sa­ré es­ta se­ma­na que cul­mi­na­rá el sá­ba­do, en la pro­fe­sión de re­li­gio­sas Car­me­li­tas en su re­ti­ro de Car­mel Ju­yú (Pa­na­ja­chel, So­lo­lá)”, re­la­ta en Su Dia­rio Romero, quien ma­ña­na se­rá ca­no­ni­za­do en el Va­ti­cano, jun­to al pa­pa Pa­blo VI, en una ceremonia a la cual se es­pe­ra que asis­tan unas 70 mil per­so­nas.

Aun­que al pa­re­cer esa vez su es­tan­cia fue la más lar­ga en el país, el re­li­gio­so, quien fue ase­si­na­do en El Sal­va­dor el 24 de mar­zo de 1980, en una ca­pi­lla pa­ra en­fer­mas de cán­cer, de la or­den Car­me­li­ta, es­tu­vo va­rias ve­ces —al­gu­nas so­lo de pa­so—, en va­rios paí­ses, es­pe­cial­men­te del Vie­jo Con­ti­nen­te, y en Mé­xi­co. Du­ran­te esas ho­ras que per­ma­ne­ció en Gua­te­ma­la dic­tó va­rias con­fe­ren­cias de pren­sa a me­dios na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

SA­LU­DA A AMI­GOS

Ese día el ar­zo­bis­po de San Sal­va­dor, quien ha­bía asu­mi­do el car­go el 3 de fe­bre­ro de 1977, por de­ci­sión de Pa­blo VI, lle­gó al país en ho­ras de la no­che pa­ra des­can­sar. “He sen­ti­do el bien que ha­cen unas pe­que­ñas va­ca­cio­nes en me­dio de tan­to tra­jín de nues­tro Mi­nis­te­rio”, re­la­ta en Su Dia­rio.

A la ma­ña­na si­guien­te visitó la librería Lo­yo­la, en la zo­na 1, y ad­qui­rió al­gu­nos li­bros que con­si­de­ró úti­les. Tam­bién se en­con­tró con va­rios sa­cer­do­tes gua­te­mal­te­cos que le mos­tra­ron su gran apre­cio y ca­ri­ño. “Yo he agra­de­ci­do al Se­ñor y a ellos por es­te tes­ti­mo­nio de fra­ter­ni­dad que, gra­cias a Dios, se dis­fru­ta aún en otros paí­ses don­de uno pien­sa no ser tan co­no­ci­do”, cuen­ta Romero en el do­cu­men­to.

“ERA MUY QUE­RI­DO” Des­pués del me­dio­día, el je­rar­ca sal­va­do­re­ño y su pi­lo­to via­ja­ron ha­cia la ca­sa de re­ti­ro Car­mel Ju­yú, en Pa­na­ja­chel, So­lo­lá, ad­mi­nis­tra­da por las her­ma­nas Car­me­li­tas. Lle­ga­ron en la no­che.

“—Via­ja­mos— unas tres ho­ras de ca­mino, pin­to­res­co ca­mino, so­bre to­do, al lle­gar al La­go de Atitlán, en cu­yas ori­llas es­tá si­tua­da es­ta pre­cio­sa ca­sa a la que lle­ga­mos de no­che”, cuen­ta en su li­bro au­to­bio­grá­fi­co.

Mar­ga­ri­ta Pratt, ma­dre su­pe­rio­ra de Camel Ju­yú, quien lle­gó en 1972, re­cuer­da el mo­men­to en que mon­se­ñor Romero arri­bó. “Nos visitó por­que lo in­vi­ta­mos por te­le­gra­ma pa­ra que asis­tie­ra a un ac­to en el que pro­fe­sa­rían unas re­li­gio­sas. Fue un año an­tes que lo ma­ta­ran”, di­jo.

Pratt, re­li­gio­sa gua­te­mal­te­ca, des­cri­be al ar­zo­bis­po “co­mo un hom­bre sen­ci­llo y muy de­ci­di­do, mues­tra de ello es que cuan­do nos visitó ya era per­se­gui­do. Fue muy que­ri­do por las mon­jas de la or­den Car­me­li­tas mi­sio­ne-

ras de San­ta Te­re­sa”.

El sa­cer­do­te Juan Sa­ra­sa, de la or­den de los Car­me­li­tas Des­cal­zos y quien re­si­de en la Ca­sa Pa­rro­quial de Pa­na­ja­chel, coin­ci­de con Pratt en que el már­tir cus­catle­co era “muy so­cia­ble y al na­da más ver­lo se evi­den­cia­ba su in­ten­ción de ser­vi­cio. Mos­tra­ba mu­cha hu­mil­dad, sen­ci­llez y era muy cen­tra­do”.

El sa­cer­do­te, quien lle­gó al país pro­ve­nien­te de Pam­plo­na, Es­pa­ña, en 1970, re­cuer­da que en esa opor­tu­ni­dad Romero lo in­vi­tó a que tra­ba­ja­ra con él en la Dió­ce­sis de San Sal­va­dor, pe­ro no acep­tó. “Era una per­so­na co­mo po­cas”, afir­ma.

EVO­CAN RE­CUER­DOS

En Su Dia­rio, Romero cuen­ta que esa no­che ce­le­bró una mi­sa con la co­mu­ni­dad de Car­me­li­tas, a quie­nes ca­li­fi­ca de “muy cor­dia­les y muy ca­ri­ño­sas”. Des­pués de la mi­sa ce­na­ron y du­ran­te la co­mi­da re­cor­da­ron y co­men­ta­ron pa­sa­jes vi­vi­dos. “Re­cuer­dos muy gra­tos”, se­ña­la.

Mon­se­ñor cuen­ta que uno de esos días viajó a Chi­chi­cas­te­nan­go, Qui­ché, pe­ri­plo en el cual fue acom­pa­ña­do por unas re­li­gio­sas. Es un lu­gar “cu­yas tra­di­cio­nes se re­mon­tan al pa­ga­nis­mo in­dí­ge­na en el mis­mo tem­plo cris­tiano”, es­cri­bió.

En el lu­gar, los “cu­ran­de­ros

y orantes, a su ma­ne­ra, in­cien­san, ele­van ora­cio­nes, ex­pre­san en pé­ta­los de di­ver­sos co­lo­res sus in­ten­cio­nes an­te el pa­trón del pue­blo, que qui­zá en su men­ta­li­dad con­fun­den con sus ído­los pa­ga­nos. Es una re­li­gio­si­dad po­pu­lar bien in­tere­san­te”, des­cri­be el már­tir.

LA DES­PE­DI­DA

El sá­ba­do 8 de di­ciem­bre, Romero em­pren­dió el re­gre­so a San Sal­va­dor, pe­ro an­tes ofi­ció una mi­sa en honor de la Vir­gen Inmaculada, du­ran­te la cual hi­cie­ron

su pro­fe­sión seis nue­vas car­me­li­tas.

En­tre los in­vi­ta­dos se en­con­tra­ban la su­pe­rio­ra ge­ne­ral de la Con­gre­ga­ción y gran can­ti­dad de re­li­gio­sas de Mé­xi­co y Cen­troa­mé­ri­ca. “Ce­le­bré y ex­pre­sé en la ho­mi­lía mi ad­mi­ra­ción por es­te lu­gar y mi ser­vi­cio je­rár­qui­co a la vi­da re­li­gio­sa. Con­ce­le­bra­ron el Vi­ca­rio Ge­ne­ral y un pa­dre Car­me­li­ta.

“En la tar­de re­gre­sé a El Sal­va­dor y des­pués de un via­je de cua­tro ho­ras se­sio­né con el Pa­dre Mo­reno, con Be­to Cué­llar, con el

Vi­ca­rio Ge­ne­ral, Pa­dre Cor­tez, el Can­ci­ller Pa­dre Bri­to, pa­ra in­for­mar­me y to­mar cri­te­rios pa­ra mi ho­mi­lía acer­ca de la vi­da del país en es­ta se­ma­na que he es­ta­do ausente”, fi­na­li­za el ca­pí­tu­lo so­bre su vi­si­ta.

CON QUE­ZA­DA TORUÑO Una de las pri­me­ras vi­si­tas que hi­zo Romero a Gua­te­ma­la se dio el 13 de ma­yo de 1972, cuan­do era obis­po y lle­gó en re­pre­sen­ta­ción del ar­zo­bis­po de San Sal­va­dor, mon­se­ñor Chá­vez y Gon­zá­lez, cuan­do mon­se­ñor Ro­dol­fo Que­za­da Toruño fue nom­bra­do obis­po ti­tu­lar de la Dió­ce­sis de Za­ca­pa, se­gún pu­bli­có Pren­sa Li­bre en su edi­ción del lu­nes 15.

La ceremonia se efec­tuó en la ca­te­dral me­tro­po­li­ta­na, el sá­ba­do, de las 17 a las 19.30 ho­ras, y en­tre los asis­ten­tes se en­con­tra­ban Ma­rio Ca­sa­rie­go y Ace­ve­do, ar­zo­bis­po de Gua­te­ma­la; Prós­pe­ro Pe­na­dos del Ba­rrio, de San Mar­cos; Juan Ge­rar­di, de Al­ta Ve­ra­paz; y Jo­sé Ju­lio Agui­lar, de Es­cuintla.

Tam­bién es­tu­vo pre­sen­te el en­ton­ces sa­cer­do­te y aho­ra mon­se­ñor Ál­va­ro Ra­maz­zi­ni, ar­zo­bis­po de la Dió­ce­sis de Huehue­te­nan­go, quien cuen­ta que en esa oca­sión no tu­vo opor­tu­ni­dad de sa­lu­dar a Romero, a quien co­no­ció en 1970.

“Su­pon­go que par­ti­ci­pó en la con­sa­gra­ción epis­co­pal de mon­se­ñor Que­za­da por­que era obis­po auxiliar de San Sal­va­dor. La ceremonia fue muy emo­ti­va y des­pués hu­bo una ce­na don­de par­ti­ci­pó to­da la co­mu­ni­dad. Hu­bo mu­cha ale­gría”, ci­ta Ra­maz­zi­ni.

“Un día de 1971, cuan­do tra­ba­ja­ba en el Se­mi­na­rio Me­nor, pa­só mon­se­ñor Romero vi­si­tan­do, pe­ro los se­mi­na­ris­tas se en­con­tra­ban en su día li­bre. Se pre­sen­tó co­mo obis­po auxiliar de San Sal­va­dor, pla­ti­ca­mos bre­ve­men­te y lo lle­vé a don­de se en­con­tra­ba una con­gre­ga­ción de re­li­gio­sas, cu­ya ma­yo­ría era sal­va­do­re­ña”, cuen­ta Ra­maz­zi­ni.

El ar­zo­bis­po de la Dió­ce­sis de Huehue­te­nan­go ex­pre­sa que en esos años Romero no ha­bía to­ma­do una po­si­ción crí­ti­ca an­te la si­tua­ción de vio­len­cia que vi­vía El Sal­va­dor, lo cual su­ce­dió cuan­do fue nom­bra­do ar­zo­bis­po de San Sal­va­dor.

“Fue un hom­bre cohe­ren­te en su mi­sión de pas­tor que da la vi­da por sus ove­jas. Siem­pre bus­có de­cir la ver­dad pa­ra cons­truir la paz”, afir­ma el re­li­gio­so.

ESQUIPULAS Y AMI­GOS Mon­se­ñor Romero visitó en otras opor­tu­ni­da­des el país, pa­ra cum­plir con sus fun­cio­nes en el Se­cre­ta­ria­do Epis­co­pal de Amé­ri­ca Cen­tral (Se­dac), en la dé­ca­da de 1970, mo­men­tos que apro­ve­chó pa­ra vi­si­tar la ba­sí­li­ca de Esquipulas y sa­lu­dar a sus ami­gos, en­tre ellos Ge­rar­do Flo­res y Luis Man­re­sa y For­mo­sa, se­gún cuen­ta el sa­cer­do­te San­tia­go Ote­ro.

“Ve­nía de vez en cuan­do, pa­ra el día de Esquipulas, lo re­que­ría el car­de­nal Ma­rio Ca­sa­rie­go, y asis­tió a va­rios en­cuen­tros y re­ti­ros con re­li­gio­sos y re­li­gio­sas. Al­gu­nas ve­ces se hos­pe­dó en la po­sa­da Belén, en An­ti­gua Gua­te­ma­la, Sa­ca­te­pé­quez”, re­su­me Ote­ro, quien co­no­ció a Romero en 1976, en San Sal­va­dor.

Se­gún Ote­ro, mon­se­ñor Romero tu­vo bue­na amis­tad con el tam­bién je­rar­ca de la igle­sia Ca­tó­li­ca del país Juan Jo­sé Ge­rar­di Co­ne­de­ra, con quien man­te­nía co­rres­pon­den­cia. “Cuan­do mar­ti­ri­za­ron a Romero, Ge­rar­di fue el en­car­ga­do de lle­var la car­ta de con­do­len­cias a la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Sal­va­do­re­ña”, re­cuer­da Ote­ro.

Ote­ro no du­da de que Romero ha­ya vi­si­ta­do otros lu­ga­res de Gua­te­ma­la co­mo Co­bán, Al­ta Ve­ra­paz, y Quet­zal­te­nan­go. “Ha­bría que ha­cer una cro­no­lo­gía de las vi­ven­cias del fu­tu­ro san­to sal­va­do­re­ño pa­ra co­no­cer más sus víncu­los con Gua­te­ma­la, que pu­do ha­ber si­do su se­gun­da pa­tria”, agre­gó.

Se­gún Ra­maz­zi­ni, en con­tex­tos his­tó­ri­cos muy di­fe­ren­tes Ge­rar­di y Romero po­drían te­ner al­gu­nos pun­tos en co­mún.

“Am­bos bus­ca­ron de­nun­ciar la reali­dad de sus paí­ses, por ello fue­ron ase­si­na­dos”, en­fa­ti­zó.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: JO­SUÉ S. NAVICHOC

Mon­se­ñor Ós­car Ar­nul­fo Romero, du­ran­te su vi­si­ta a Gua­te­ma­la, en la ca­sa de re­ti­ros Car­mel Ju­yú, en di­ciem­bre de 1979, tres me­ses an­tes de que fue­ra ase­si­na­do en El Sal­va­dor.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: LA PREN­SA GRÁ­FI­CA DE EL SAL­VA­DOR

Mon­se­ñor Ós­car Romero sa­lu­da al pa­pa Juan Pa­blo II en la Bi­blio­te­ca Va­ti­ca­na de Ro­ma, Ita­lia, en fe­bre­ro de 1980.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: JO­SUÉ S. NAVICHOC

Sor Mar­ga­ri­ta Pratt, su­pe­rio­ra de Camel Ju­yú, en Pa­na­ja­chel, co­no­ció per­so­nal­men­te a mon­se­ñor Romero. En sus ma­nos sos­tie­ne una fo­to del pre­la­do con pro­fe­sas car­me­li­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.