De­fi­cien­te nu­tri­ción afec­ta a gua­te­mal­te­cos

No bas­ta con calmar el ham­bre, te­ner una die­ta po­co sa­lu­da­ble lle­va a la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des pre­ve­ni­bles que ca­da año se co­bran la vi­da de cin­co de ca­da diez gua­te­mal­te­cos.

Prensa Libre - - Portada - Por Ana Lu­cía Ola ao­la@pren­sa­li­bre.com.gt Por An­drea Oroz­co ao­roz­co@pren­sa­li­bre.com.gt

Lo pri­me­ro que Ju­lio in­gie­re ca­da día es una ta­za de ca­fé con dos cu­cha­ra­das de azú­car, de­be con­du­cir en el trá­fi­co du­ran­te más de una ho­ra pa­ra lle­gar al tra­ba­jo, así que no tie­ne tiem­po pa­ra desa­yu­nar. Ya en la ofi­ci­na, y pa­ra sa­ciar el ham­bre, se co­me un pan con ja­món, sen­ta­do en su es­cri­to­rio, don­de pa­sa­rá el res­to de la ma­ña­na has­ta la ho­ra del al­muer­zo.

Al me­dio­día sien­te ham­bre, pe­ro la ven­ta de co­mi­da más pró­xi­ma no tie­ne op­cio­nes sa­lu­da­bles de me­nú y de­be re­gre­sar pron­to al tra­ba­jo.

Por la tar­de, pa­ra man­te­ner­se des­pier­to fren­te a la compu­tado­ra re­cu­rre a una ga­seo­sa, ga­lle­tas y fri­tu­ras que le per­mi­ten aguan­tar has­ta que sa­le de la ofi­ci­na, con­du­cir nue­va­men­te más de una ho­ra —lo acom­pa­ñan al­gu­nos dul­ces—, lle­gar a ca­sa pa­ra ca­len­tar en el mi­cro­on­das una ce­na pre­pa­ra­da y ver te­le­vi­sión an­tes de dor­mir.

Él tie­ne 37 años, es de es­ta­tu­ra me­dia y pe­sa 200 li­bras. De­bi­do a su die­ta —su con­su­mo de ca­lo­rías es ma­yor que las que pue­de que­mar al día—, su es­ti­lo de vi­da se­den­ta­rio y el es­trés de la ofi­ci­na su­fre de pre­dia­be­tes, igual que el 30% de gua­te­mal­te­cos.

Si no cam­bia sus há­bi­tos, tar­de o tem­prano se­rá diag­nos­ti­ca­do con dia­be­tes, una de las en­fer­me­da­des no trans­mi­si­bles que, jun­to a in­far­tos, pro­ble­mas car­día­cos y res­pi­ra­to­rios fi­gu­ra en­tre las 10 prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te en Gua­te­ma­la, se­gún re­gis­tro del Mi­nis­te­rio de Sa­lud.

“Con los años de es­tar for­zan­do el cuer­po se da el de­te­rio­ro y es cuan­do apa­re­cen es­tas en­fer­me­da­des. Uno no se vuel­ve dia­bé­ti­co de un día pa­ra otro, son años de mal­tra­to y abu­so al cuer­po lo que pre­dis­po­ne su apa­re­ci­mien­to. Y la die­ta es un de­to­nan­te”, in­di­ca la nu­tri­cio­nis­ta Iris Cot­to, del Cen­tro de Ase­so­ría en Ali­men­ta­ción y Nu­tri­ción, de la Es­cue­la de Nu­tri­ción de la Uni­ver­si­dad de San Car­los de Gua­te­ma­la.

CO­MER Y NO CO­MER

Seis de ca­da 10 fa­lle­ci­mien­tos en el mun­do se de­ben a en­fer­me­da­des no trans­mi­si­bles —vin­cu­la­das con la malnu­tri­ción—, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). Gua­te­ma­la no es la ex­cep­ción, pues en el 2013 se atri­bu­yó a es­tos pa­de­ci­mien­tos el 58.12% de de­fun­cio­nes, y la ci­fra au­men­tó en el 2017 a un 79%.

Mien­tras 2.5 mi­llo­nes de per­so­nas pa­de­cen ham­bre en el país, en el otro ex­tre­mo es­tán las que sí lo­gran po­ner co­mi­da en su pla­to, pe­ro lo ha­cen mal, ya que los car­bohi­dra­tos, azú­car y gra­sas son los prin­ci­pa­les com­po­nen­tes de su die­ta, se­gún Cot­to, quien re­fie­re que los gua­te­mal­te­cos “es­ta­mos co­mien­do mal”, lo que con­tri­bu­ye a la apa­ri­ción de esas afec­cio­nes.

Ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das in­cluían en su die­ta hier­bas, le­gum­bres y otros pro­duc­tos que se pro­du­cen en la re­gión, pe­ro es­to ha cam­bia­do drás­ti­ca­men­te.

La agi­ta­da agen­da de la po­bla­ción, es­pe­cial­men­te en zo­nas ur­ba­nas, di­fi­cul­ta de­di­car tiem­po a co­ci­nar pla­ti­llos sa­lu­da­bles, así que los ali­men­tos pre­pa­ra­dos son una cons­tan­te, tie­nen po­cos nu-

trien­tes y su in­ges­ta cau­sa obe­si­dad y so­bre­pe­so, una con­di­ción que se veía co­mo pro­pia de las al­tas es­fe­ras so­cia­les, por­que po­dían per­mi­tir­se co­mer en gran­des ban­que­tes, pe­ro en la ac­tua­li­dad el pro­ble­ma es a to­do ni­vel, ya que en oca­sio­nes es más ba­ra­to ad­qui­rir pro­duc­tos pro­ce­sa­dos.

La Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud (OPS) y la OMS dan cuen­ta de que sie­te de ca­da 10 adul­tos urbanos del país tie­nen so­bre­pe­so y obe­si­dad, que se de­fi­nen co­mo acu­mu­la­ción anor­mal o ex­ce­si­va de gra­sa per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud.

Exis­te otro es­ce­na­rio, el de la des­nu­tri­ción cró­ni­ca. Cer­ca del 46.5% de ni­ños me­no­res de 5 años su­fren es­te fla­ge­lo, de­bi­do a es­ca­sez de ali­men­tos, prin­ci­pal­men­te en el área ru­ral, co­mo tam­bién al des­ba­lan­ce nu­tri­cio­nal, pues en oca­sio­nes la tor­ti­lla de maíz —ti­pi­fi­ca­da co­mo ce­real— es el úni­co ali­men­to en la me­sa de mu­chas fa­mi­lias. Sa­cia el ham­bre, pe­ro so­lo apor­ta car­bohi­dra­tos, y pro­teí­nas en una mí­ni­ma por­ción.

Sin em­bar­go, al com­bi­nar­la con fri­jol —le­gu­mi­no­sa con al­to con­te­ni­do pro­tei­co— se ob­tie­ne la pro­teí­na que el cuer­po ne­ce­si­ta, por­que ayu­da al desa­rro­llo de múscu­los y te­ji­dos.

Lo ideal son dos cu­cha­ra­das de fri­jol por ca­da tor­ti­lla. Con es­to se ob­tie­nen pro­teí­nas com­pa­ra­bles a las que pro­por­cio­nan la car­ne o el hue­vo, re­ve­la la Guía ali­men­ta­ria pa­ra Gua­te­ma­la, re­co­men­da­cio­nes pa­ra una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, pu­bli­ca­da en el 2012. Aun­que es­te ali­men­to ayu­da a pa­liar el ham­bre en zo­nas po­bres del país, se ne­ce­si­tan otros pro­duc­tos pa­ra una die­ta equi­li­bra­da y com­ba­tir los tras­tor­nos nu­tri­cio­na­les que aque­jan al país.

¿QUÉ CO­ME­MOS?

No se sa­be con exac­ti­tud qué ali­men­tos con­su­men los gua­te­mal­te­cos, pues no hay es­tu­dios re­cien­tes al res­pec­to; sin em­bar­go, el Aná­li­sis de la si­tua­ción

ali­men­ta­ria en Gua­te­ma­la, ela­bo­ra­do por el Ins­ti­tu­to de Nu­tri­ción de Cen­tro Amé­ri­ca y Panamá (In­cap) y pu­bli­ca­do en el 2011, pue­de arro­jar una luz.

El in­for­me pre­sen­ta el pa­trón de con­su­mo en áreas ru­ra­les y ur­ba­nas del país, ba­sa­do en los pro­duc­tos más usa­dos en los ho­ga­res.

To­ma­te, tor­ti­lla, pan dul­ce, aves, pa­pas y raí­ces, ce­bo­lla, hue­vos, fri­jo­les, arroz, azú­car, con­di­men­tos, pan fran­cés, ba­na­nos y plá­ta­nos, fru­tas cí­tri­cas, hor­ta­li­zas y res sin hue­so son los pro­duc­tos que consume el 75% de nú­cleos fa­mi­lia­res de las zo­nas ur­ba­nas.

En las fa­mi­lias ru­ra­les pre­do­mi­nan el to­ma­te, la tor­ti­lla y de­ri­va­dos del maíz; pan dul­ce, aves, pa­pas y raí­ces, ce­bo­lla, hue­vos, fri­jo­les, arroz, azú­car, es­pe­cies y pas­tas.

“El nú­me­ro de ali­men­tos usa­dos por los ho­ga­res, es de­cir la va­rie­dad de ali­men­tos em­plea­dos en la ali­men­ta­ción, re­fle­ja has­ta cier­to pun­to la ca­li­dad nu­tri­cio­nal de la die­ta. En cuan­to más di­ver­si­fi­ca­da es­té, me­jor se­rá su ca­li­dad”, afir­ma el in­for­me.

La lis­ta de la ca­nas­ta bá­si­ca ali­men­ta­ria que mes a mes re­co­ge el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) ayu­da­ría a di­lu­ci­dar qué co­men los gua­te­mal­te­cos. Se in­clu­yen los 34 pro­duc­tos que más lle­gan a la me­sa de la po­bla­ción; sin em­bar­go, Hum­ber­to Mén­dez, es­pe­cia­lis­ta en mo­ni­to­reo y eva­lua­ción del In­cap, se­ña­la que es­ta no re­pre­sen­ta una die­ta equi­li­bra­da ni com­ple­ta.

“Si uno quie­re ver­lo co­mo una fo­to­gra­fía, la ta­bla que pu­bli­ca el INE es lo que consume la po­bla­ción. A ese do­cu­men­to no se le pue­den atri­buir ca­rac­te­rís­ti­cas de una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble o nu­tri­cio­nal, sen­ci­lla­men­te re­co­ge lo que la po­bla­ción pro­me­dio com­pra pa­ra con­su­mir y cuán­to pa­ga por ello. Equi­vo­ca­da­men­te se le ha que­ri­do atri­buir que es nu­tri­cio­nal, pe­ro in­clu­ye ga­seo­sas o em­bu­ti­dos”, agre­ga Mén­dez.

En­tre los pro­duc­tos que se enu­me­ran en la ca­nas­ta bá­si­ca ali­men­ta­ria es­tán arroz, ave­na, pan fran­cés y dul­ce, fi­deos y tor­ti­lla de maíz, en el apar­ta­do de los ce­rea­les, mien­tras que en las car­nes se re­por­ta el con­su­mo de res sin hue­so y con hue­so, cer­do, po­llo o ga­lli­na y em­bu­ti­dos.

Le­che en pol­vo y lí­qui­da, que­so fres­co o du­ro y cre­ma fres­ca son lác­teos que los gua­te­mal­te­cos sue­len

com­prar. Ad­quie­ren, ade­más, hue­vos, acei­tes y fru­tas co­mo agua­ca­te, ba­na­nos, plá­ta­nos, pi­ña y san­día. Y en­tre las ver­du­ras y hor­ta­li­zas, to­ma­te, güis­quil, ce­bo­lla blan­ca y hier­bas.

La In­ca­pa­ri­na es par­te de la Ca­nas­ta. El fri­jol es uno de los ali­men­tos in­fal­ta­bles y, se­gún el Aná­li­sis de la si­tua­ción ali­men­ta­ria, ela­bo­ra­do por el In­cap, se consume en nue­ve de ca­da 10 ho­ga­res del país. En tan­to que el azú­car, tam­bién en la lis­ta del INE, es usa­da por el 80% de fa­mi­lias.

La me­sa gua­te­mal­te­ca in­clu­ye sal, so­pas ins­tan­tá­neas, ca­fé y ga­seo­sas. Es­tas úl­ti­mas se con­su­men en seis de ca­da 10 ho­ga­res.

De acuer­do con Pi­lar Ló­pez, nu­tri­cio­nis­ta del In­cap, en es­tas lis­tas se in­clu­yen ali­men­tos y pro­duc­tos con ba­jo apor­te nu­tri­cio­nal, por lo que no pue­den to­mar­se co­mo una die­ta re­co­men­da­da pa­ra la po­bla­ción. “Pa­ra que la ali­men­ta­ción sea ade­cua­da tie­ne que ser com­ple­ta y equi­li­bra­da”, agre­ga.

Re­cien­te­men­te, el In­cap pre­sen­tó la ter­ce­ra edi­ción de la Ta­bla de Com­po­si­ción de Ali­men­tos de Cen­troa­mé­ri­ca, que in­clu­ye 25 gru­pos de ali­men­tos, con un to­tal de dos mil 657 pro­duc­tos, en­tre los cua­les se men­cio­na por pri­me­ra vez co­mi­da rá­pi­da, snacks y bo­ca­di­llos, así co­mo co­mi­da ca­se­ra y de res­tau­ran­te.

En es­te do­cu­men­to se en­cuen­tra in­for­ma­ción so­bre los ma­cro­nu­trien­tes y mi­ne­ra­les, así co­mo vi­ta­mi­nas y el por­cen­ta­je que se de­be co­mer de ca­da pro­duc­to. Es una he­rra­mien­ta útil pa­ra eva­luar la in­ges­ta de nu­trien­tes, pre­pa­ra­ción de guías ali­men­ta­rias y ela­bo­ra­ción de die­tas in­di­vi­dua­les o co­lec­ti­vas, en­tre otros usos.

La ta­bla tam­po­co tie­ne un tin­te o ape­lli­do nu­tri­cio­nal, úni­ca­men­te pre­sen­ta in­for­ma­ción de la ma­yor can­ti­dad de pro­duc­tos que la po­bla­ción co­me. Por ejem­plo, al co­mer 100 gra­mos —tres on­zas— de fri­jol ne­gro co­ci­do con sal, una per­so­na in­gie­re 8.86 g. pro­teí­nas, 27 mi­li­gra­mos de cal­cio y 2.10 mi­li­gra­mos de hie­rro.

CON­TRAS­TE DE REALI­DA­DES

Uno de los fac­to­res por los que el gua­te­mal­te­co se ali­men­ta mal es el eco­nó­mi­co, men­cio­nó Mén­dez. “Si co­mo un al­muer­zo sa­lu­da­ble, que in­clu­ye car­ne y en­sa­la­da, es­te tie­ne un cos­to mu­cho más al­to que una ham­bur­gue­sa. La ca­pa­ci­dad de com­pra de la po­bla­ción es bas­tan­te li­mi­ta­da, y si es­to lo re­la­cio­na­mos con que el 60% de la po­bla­ción vi­ve en po­bre­za, en­ton­ces exi­gir­les a esas per­so­nas que com­pren co­mi­da sa­lu­da­ble es con­tra­dic­to­rio”, di­jo.

“No es que a las per­so­nas les gus­te lle­nar­se de tor­ti­lla. Es men­ti­ra. No tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra ac­ce­der, por ejem­plo, a pro­duc­tos de ori­gen ani­mal co­mo car­ne. La tor­ti­lla es un ali­men­to bá­si­co. No quiero de­cir que sea ma­lo, pe­ro tie­ne que ir acom­pa­ña­da de otro ali­men­to”, agre­gó.

Pa­ra que es­tas per­so­nas sal­gan de esa con­di­ción de po­bre­za y de des­nu­tri­ción cró­ni­ca, el ex­per­to con­si­de­ra que es ne­ce­sa­rio dar­les edu­ca­ción y ac­ce­so a sa­lud pa­ra que pue­dan ser pro­duc­ti­vas y ob­te­ner in­gre­sos que les per­mi­tan co­mer me­jor.

“La des­nu­tri­ción cró­ni­ca es efec­to de to­do es­to, y se ha­ce po­co o na­da en el país pa­ra com­ba­tir­la, por­que la asis­ten­cia ali­men­ta­ria no sig­ni­fi­ca dar una bol­si­ta —con co­mi­da—, co­mo mu­chas ve­ces se quie­re ha­cer, sino com­ba­tir el mal de raíz, que, si le po­ne­mos nom­bre, se­ría Desa­rro­llo”, di­jo el ex­per­to del In­cap.

Uni­do a es­ta reali­dad, en Gua­te­ma­la se ha­bla de la do­ble car­ga de la nu­tri­ción: ma­dres con so­bre­pe­so —un pro­ble­ma en el 45% de ho­ga­res— e hi­jos des­nu­tri­dos. Pa­re­ce con­tra­dic­to­rio, pe­ro en el ám­bi­to na­cio­nal el 18% de nú­cleos fa­mi­lia­res en­ca­ja en es­te cua­dro, se­ña­la Ló­pez.

En es­te pun­to los ex­per­tos coin­ci­den en que pa­ra com­ba­tir la malnu­tri­ción es ne­ce­sa­rio edu­car y aten­der a las mu­je­res des­de el em­ba­ra­zo y en­fo­car­se en los pri­me­ros años de vi­da de los in­fan­tes, pues el da­ño por la des­nu­tri­ción cró­ni­ca es irre­ver­si­ble.

Es­te afec­ta el desa­rro­llo fí­si­co y men­tal. “En los pri­me­ros años de vi­da se ter­mi­na de for­mar el sis­te­ma ner­vio­so, y si la ali­men­ta­ción es de­fi­cien­te no se for­ma ade­cua­da­men­te, y al fi­nal son ni­ños que no tie­nen el ren­di­mien­to del res­to de la po­bla­ción in­fan­til”, di­jo Cot­to.

Se­gún Cinth­ya Ca­ro­li­na Pi­net­ta, nu­tri­cio­nis­ta con es­pe­cia­li­dad en Cien­cias en Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria y Nu­tri­cio­nal, los ni­ños que aho­ra pa­de­cen des­nu­tri­ción su­fri­rán de adul­tos obe­si­dad y es­tán pro­pen­sos a al­gu­na en­fer­me­dad cró­ni­ca.

Ese au­men­to de pe­so no so­lo va ama­rra­do a la pre­dis­po­si­ción, sino tam­bién a la fal­ta de ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da, que co­mien­za en ca­sa, don­de con­su­mir ali­men-

tos pro­ce­sa­dos es ca­da vez más fre­cuen­te. Ade­más, cul­tu­ral­men­te so­mos con­su­mi­do­res de plá­ta­nos fri­tos, hue­vos fri­tos, fri­jo­les fri­tos, en­tre otros pla­ti­llos gra­sos. Ade­más, el con­su­mo de azú­car es ele­va­do, cuan­do lo re­co­men­da­do son seis cu­cha­ra­di­tas dia­rias, pe­ro al be­ber una agua ga­seo­sa se in­gie­ren 12.

Un ni­ño en­gor­da de di­fe­ren­te ma­ne­ra que un adul­to. Cot­to ex­pli­ca que un adul­to tie­ne cier­ta can­ti­dad de adi­po­ci­tos —cé­lu­las en­car­ga­das de al­ma­ce­nar ener­gía en for­ma de gra­sa— ya for­ma­dos, y al lle­var una die­ta inade­cua­da es­tos al­ma­ce­nan la gra­sa y la per­so­na sube de pe­so; sin em­bar­go, un ni­ño en eta­pa de desa­rro­llo tie­ne cier­ta can­ti­dad de adi­po­ci­tos y al in­ge­rir ali­men­tos gra­sos, es­tos en lu­gar de “in­flar­se” se mul­ti­pli­can, y cuan­do lle­ga a la edad adul­ta ten­drá más can­ti­dad de cé­lu­las que al­ma­ce­nan gra­sa e inevi- ta­ble­men­te en­gor­da­rá.

El 5% de la po­bla­ción in­fan­til en Gua­te­ma­la su­fre de obe­si­dad o so­bre­pe­so.

ALI­MEN­TAR­SE ME­JOR ES CLA­VE

¿Cuál es la die­ta apro­pia­da? Los es­pe­cia­lis­tas su­gie­ren in­cluir ali­men­tos de to­dos los gru­pos nu­tri­cio­na­les que apa­re­cen en la Olla Fa­mi­liar, una adap­ta­ción pa­ra Gua­te­ma­la de la Pi­rá­mi­de Nu­tri­cio­nal, a fin de que sea com­pren­si­ble y cul­tu­ral­men­te acep­ta­da en las zo­nas ru­ra­les.

La olla con­tie­ne ce­rea­les, gra­nos y tu­bércu­los; fru­tas, hier­bas y ver­du­ras; le­che y de­ri­va­dos; azú­car y gra­sas. Co­mo ele­men­tos adi­cio­na­les se re­co­mien­da be­ber su­fi­cien­te agua y evi­tar el se­den­ta­ris­mo. Los ni­ños de en­tre 5 y 17 años de­be­rían ha­cer un mí­ni­mo de 60 mi­nu­tos dia­rios de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, mien­tras que los adul­tos de 18 a 64 años, un mí­ni­mo de 150 mi­nu­tos se­ma­na­les.

No es ne­ce­sa­rio con­su­mir de to­dos los ali­men­tos en ca­da co­mi­da, pe­ro sí in­cluir dia­ria­men­te to­dos los gru­pos, com­bi­nan­do va­rie­dad y pro­por­ción.

“La ex­cu­sa de la gen­te es que co­mer sano sa­le ca­ro, pe­ro si se con­su­men pro­duc­tos de tem­po­ra­da es me­jor”, di­ce Cot­to.

La le­che, fuen­te de pro­teí­nas y cal­cio, es po­co ac­ce­si­ble pa­ra mu­chos ho­ga­res, pe­ro Gua­te­ma­la tie­ne un “re­cur­so in­va­lua­ble” que pue­de sus­ti­tuir­la, y es la In­ca­pa­ri­na, in­ven­ta­da por el In­cap.

Pi­net­ta re­co­mien­da pre­pa­rar los ali­men­tos en ca­sa y evi­tar las co­mi­das pro­ce­sa­das. “Los más pe­li­gro­sos son los ul­tra­pro­ce­sa­dos, aque­llos que so­lo des­ta­po y me los pue­do co­mer; son pu­ro car­bohi­dra­to y sal”, agre­ga.

En la me­sa de los gua­te­mal­te­cos no fal­ta el sa­le­ro, lo cual es per­ju­di­cial. “La sal es una sus­tan­cia que ne­ce­si­ta­mos en pe­que­ñas can­ti­da­des, no es­ta­mos di­se­ña­dos pa­ra con­su­mir una can­ti­dad gran­de. Es­to ha­ce que el cuer­po re­ten­ga más agua y eso so­bre­car­ga las ar­te­rias, el co­ra­zón y los ri­ño­nes, y po­de­mos desa­rro­llar en­fer­me­da­des co­mo hi­per­ten­sión o fa­llas car­día­cas o re­na­les”, ad­vir­tió Ro­drí­guez.

La ca­li­dad de­fi­cien­te de los ali­men­tos que Ju­lio in­gie­re, uni­do a la fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, el es­trés y la pre­sión la­bo­ral a que es­tá so­me­ti­do a dia­rio, con­tri­bu­ye a que es­té a un pa­so de pa­de­cer dia­be­tes, la cual afec­ta a 9% de los gua­te­mal­te­cos, co­men­tó el car­dió­lo­go Da­vid Ro­drí­guez.

Si desa­rro­lla la en­fer­me­dad hay otro ries­go pa­ra él. Ro­drí­guez in­di­ca que sie­te de ca­da 10 dia­bé­ti­cos pue­den su­frir hi­per­ten­sión. La ma­yo­ría de es­tos pa­cien­tes tie­nen cua­tro ve­ces más ries­go de in­far­to, lo que pue­de con­du­cir­los a la muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.